Saltar apartados

Festividad de Santo Tomás de Aquino

Alicante, 28 de enero de 2010

La festividad de Santo Tomás de Aquino es la primera gran celebración académica del año y quiero, una vez más, agradecerles a todos Vds. su presencia hoy aquí.

El solemne acto que celebramos mantiene viva una tradición universitaria que se remonta a 1880, fecha en la que el Papa León XIII proclamó a Santo Tomás de Aquino patrón de las universidades. Desde aquella fecha, todas las universidades han convertido esta festividad en una jornada de celebración, en la que se procede a la entrega de distinciones muy sentidas y totalmente arraigadas en la institución universitaria.

Acabamos de hacer entrega de los Premios Extraordinarios a aquellos diplomados, licenciados, arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros e ingenieros técnicos merecedores de este importante reconocimiento académico. Del mismo modo, se han otorgado los Premios Extraordinarios de Doctorado a quienes se han hecho merecedores de los mismos. También, como Rector, he sentido especial satisfacción por investir a los señores André Clas y Manuel Seco Reymundo como Doctores Honoris Causa de la Universidad de Alicante, por hacer entrega a nuestro querido compañero Dr. D. José María Santiago Pérez de la Distinción al Mérito Universitario y por hacer entrega de la Medalla de Oro, a título póstumo, a D. José Ramón García Antón.

Más adelante haré referencia a la importancia de nuestros nuevos Doctores Honoris Causa y al significado de la entrega de la Distinción al Mérito Universitario y de la Medalla de Oro de la Universidad, pero, en primer lugar, quisiera dirigirme a los diplomados, licenciados, arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros e ingenieros técnicos, alumnos egresados en el curso 2008-2009 y que hoy se encuentran representados aquí por los compañeros que han logrado los Premios Extraordinarios en sus respectivas especialidades.

Sé bien que, para todos vosotros, han sido años particularmente intensos, años de estudio, de cualificación profesional y también de formación humana.

Los estudios que con dedicación habéis realizado en las aulas de nuestra Universidad os han enriquecido como profesionales y como personas y, en muchos casos, sólo ha sido posible gracias al compromiso y al esfuerzo de vuestras familias, al apoyo de vuestros amigos y de vuestras personas queridas. Estoy seguro de que para vosotros y, también para ellos, han significado sacrificios y, por eso, que los hayáis culminado con éxito, es una satisfacción compartida por todos.

En vosotros y vosotras, los nuevos diplomados, licenciados, arquitectos e ingenieros, queda representada la aspiración de los universitarios por acceder al conocimiento científico y crítico como componentes que deben presidir los diferentes campos del saber humano.

En esta que es vuestra Universidad, además de los contenidos teóricos, os hemos facilitado la utilización de las tecnologías de la información y de la comunicación, hemos promovido el trabajo en equipo, os hemos animado a “aprender a emprender” y a poner en práctica vuestros propios proyectos e iniciativas.

La sociedad ha invertido en vuestra formación y en vuestra cualificación como universitarios y, de ahora en adelante, fuera ya de estas aulas, tendréis que empezar a devolver a la sociedad los recursos que ella ha invertido en vosotros. Es probable que algunos tengáis una lógica incertidumbre ante los nuevos horizontes que se os abren, ante los nuevos caminos que vais a emprender. Para recorrerlos será necesario trabajar con renovado esfuerzo pero, si de algo estamos seguros, es de que todos disponéis de la formación adecuada para poder hacerlo y de que la Universidad de Alicante está también comprometida en brindaros la ayuda necesaria para el perfeccionamiento de vuestros perfiles profesionales.

Os felicito por vuestro éxito y os animo a que, tanto en el ejercicio de vuestra profesión como con vuestro comportamiento ético, seáis siempre ejemplo y reflejo de los estudiantes de la Universidad de Alicante y sus embajadores permanentes ante la sociedad, puesto que estoy convencido de que siempre mantendréis un grato recuerdo de los años que habéis pasado como estudiantes en este Campus.

La generación de conocimiento es una de las funciones que la universidad ha de llevar a cabo; sin ella no podríamos hablar propiamente de universidad. Para desempeñar adecuadamente esta función, nuestra universidad ha de propiciar todos los años la aparición de nuevas cohortes de investigadores que se incorporen al proceso de creación y de ampliación del conocimiento por medio de la investigación.

Quiero felicitar, pues, a los doctores que habéis subido a este estrado para recibir, tras varios años de esfuerzos, el Premio Extraordinario de Doctorado.

Sabéis bien que, durante todo este tiempo, habéis tenido el apoyo de la institución y de muchas personas de nuestra comunidad universitaria. Habéis contado, en particular, con la orientación y la ayuda de vuestros directores de tesis, a quienes agradezco públicamente la dedicación y el empeño que han puesto para que cada uno de vosotros hayáis contribuido con vuestras tesis doctorales a generar nuevo conocimiento y, también, a abrir nuevas vías para investigaciones futuras. Estoy seguro de que para cada uno de vuestros directores es un motivo de satisfacción y de orgullo ver que vuestro trabajo ha sido hoy reconocido con el Premio Extraordinario.

Ahora os corresponde asumir nuevas responsabilidades. Debéis de conseguir que los resultados de vuestra investigación se materialicen en publicaciones que acrediten la calidad de vuestro trabajo investigador. Y, una vez que este objetivo esté cubierto, tendréis que demostrar vuestra autonomía investigadora y encontrar nuevas líneas de investigación, porque la generación de nuevos conocimientos ha de ser para vosotros, como lo es para la Universidad, un objetivo permanente.

Acabamos de proceder en esta celebración de la festividad de Santo Tomás de Aquino al acto de investidura de los profesores André Clas y Manuel Seco Reymundo como Doctores Honoris Causa de nuestra universidad, quienes, a partir del día de hoy, se incorporan a nuestro Claustro de doctores.

El título de Doctor Honoris Causa es el de mayor rango académico que puede conceder una universidad y se confiere a quienes hayan realizado importantes contribuciones al conocimiento científico. El prestigio de cualquier universidad está decisivamente relacionado con su contribución al conocimiento, de ahí que las universidades deseemos sentar en nuestro claustro a aquellas personas que han realizado aportaciones fundamentales. Con estas distinciones las universidades queremos reconocer los relevantes méritos académicos de las personas homenajeadas, pero también resultamos beneficiadas al poder apropiarnos del prestigio de los nuevos doctores.

Voy a referirme, a continuación, brevemente, a nuestros dos nuevos doctores, empezando por el profesor D. André Clas.

En primer lugar y, en nombre de todos los presentes, debo felicitar a la Facultad de Filosofía y Letras por haber propuesto incorporar al profesor Clas al claustro de nuestra universidad, felicitación que quiero dirigir singularmente al Departamento de Filologías Integradas por haber tomado la iniciativa, que contó con el respaldo de los Departamentos de Traducción e Interpretación y de Filología Española, Lingüística General y Teoría de la Literatura, lo que finalmente nos ha conducido al acto académico que acabamos de celebrar.

Asimismo, quiero hacer público nuestro reconocimiento a la madrina, la profesora Montserrat Planelles, que ha expuesto de forma resumida, pero clara y convincente, los sobrados méritos que concurren en nuestro nuevo doctor y que fundamentan indiscutiblemente su incorporación a nuestro claustro. Nuestra madrina conoce bien al profesor André Clas, desde que en 1993 tuvo la oportunidad de incorporarse al grupo de investigación GRESLET dirigido por nuestro nuevo Doctor.

No me corresponde glosar el trabajo desarrollado a lo largo de su vida profesional por el profesor André Clas, porque sus méritos ya han sido expuestos por la madrina mucho mejor de lo que yo podría hacerlo aquí.

Pero sí que querría agradecer al profesor Clas la importante colaboración que ha mantenido y mantiene con los grupos de investigación en lexicología, lingüística y terminología de nuestra universidad cuyo trabajo se ha visto considerablemente impulsado gracias a su apoyo, al facilitarles el uso de sus bases de datos TERMIUN y TEXTUM, que ha dado lugar a importantes resultados, como la publicación de un diccionario bilingüe de términos de turismo.

No es la primera vez que el profesor Clas nos visita. Así, en 2003 accedió a dictar la conferencia inaugural del Coloquio Espace et Texte que la Asociación de Profesores de Filología Francesa celebró en nuestra universidad y recientemente, en 2008, participó en nuestro campus en las II Jornadas Internacionales de Fraseología Contrastiva organizadas por el Departamento de Traducción e Interpretación.

La trayectoria profesional del profesor Clas es un excelente ejemplo de trabajo científico para nuestros investigadores, especialmente para los más jóvenes. La incorporación, a partir de hoy, del profesor Clas a nuestro claustro de doctores va a reforzar los vínculos ya existentes con nuestra universidad y va a permitir que los valores universitarios que le rodean se difundan en nuestra universidad.

Quisiera, en nombre de todos, felicitar de nuevo a la Facultad de Filosofía y Letras por haber propuesto incorporar al profesor D. Manuel Seco Reymundo al claustro de nuestra universidad, felicitación que quiero dirigir singularmente al Departamento de Filología Inglesa por haber tomado la iniciativa, que contó con el respaldo de los diferentes departamentos de la Facultad y que, tras el acuerdo del Consejo de Gobierno, ha permitido su investidura como Doctor Honoris Causa por nuestra universidad en este solemne acto de celebración de la festividad de Santo Tomás de Aquino. Como Rector de la Universidad de Alicante quiero darle la bienvenida al profesor Manuel Seco y decirle que nos sentimos muy honrados por su integración en nuestra universidad.

Asimismo quiero hacer público nuestro reconocimiento al padrino, el profesor Félix Rodríguez, buen conocedor del trabajo filológico del profesor Seco y que ha expuesto, de forma clara y convincente, los sobrados méritos que concurren en nuestro nuevo doctor y que fundamentan indiscutiblemente su incorporación a nuestro claustro.

No voy a extenderme en glosar el trabajo desarrollado a lo largo de su vida profesional por el profesor D. Manuel Seco, porque sus méritos han sido expuestos por el padrino mucho mejor de lo que yo podría hacerlo aquí. No obstante, quiero afirmar que es un orgullo para nuestra Universidad que haya aceptado su nombramiento como Doctor Honoris-Causa, porque esto nos permite poder aprovecharnos de su prestigio.

La figura de Manuel Seco posee dimensiones muy singulares en el mundo filológico de nuestro tiempo, destacando su labor en el campo de la lexicografía española, donde es, sin duda, su figura más destacada. Sus dos diccionarios Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española y el Diccionario del español actual son obras cumbres de nuestro idioma.

Es preciso resaltar el vínculo del profesor Seco Reymundo con el departamento de Filología Inglesa, en particular con nuestro padrino, profesor Félix Rodríguez. A lo largo de varias décadas, y de manera generosa, el profesor Seco ha prestado todo su apoyo y asesoramiento a las diferentes investigaciones que se estaban llevando a cabo, lo que ha contribuido a enriquecer los trabajos y publicaciones que sobre lexicografía se han realizado en nuestra universidad.

Esta celebración de la festividad de Santo Tomás de Aquino ha servido como marco para la entrega, por iniciativa de la Facultad de Ciencias, de la Distinción al Mérito Universitario a nuestro querido profesor D. José Mª Santiago Pérez.

José Mª Santiago es un magnífico ejemplo de una persona que ha dedicado toda su actividad profesional, toda su vida, a la universidad, a la Universidad de Alicante. Procedente de la Universidad de Valladolid se incorporó en 1971 al CEU de Alicante, embrión de nuestra actual universidad y desde entonces su trayectoria ha estado siempre volcada en nuestra institución. Ha desarrollado su actividad profesional en nuestra Facultad de Ciencias, de la que ha sido Secretario y Director de su Departamento de Química Analítica, Nutrición y Bromatología, pero también, durante partes importantes de su vida universitaria, ha asumido importantes responsabilidades en la gestión de la universidad, de la que ha sido Director del Secretariado de Acceso, Director del ICE, Director del SIBID y Secretario General.

José Mª Santiago se ha caracterizado siempre por su rectitud, honestidad, energía y capacidad de trabajo. Todas estas cualidades y su talante dialogante han propiciado que la universidad le haya encomendado la realización de tareas de la máxima responsabilidad en muchos momentos difíciles y también han hecho que se haya ganado el cariño de todos aquellos que hemos tenido la oportunidad de conocerlo.

José Mª, quiero agradecerte en nombre de la Facultad de Ciencias y de toda la Comunidad Universitaria tu dedicación a nuestra institución, que ha querido reconocer tu trabajo concediéndote la Distinción al Mérito Universitario y he tenido el honor de hacerte entrega de ella.

El acto de hoy tiene también un contenido singular y especialmente emotivo por su significado. Hemos hecho entrega, a título póstumo, de la Medalla de Oro a D. José Ramón García Antón, la más alta distinción honorífica que la universidad puede otorgar y que debe recaer en personas que han estado al lado y que han apoyado de manera especialmente relevante a la Universidad de Alicante. Así lo valoró el Consejo de Gobierno de nuestra Universidad cuando, el pasado día 29 de septiembre, reconoció la importante labor que José Ramón había realizado a favor de la Universidad de Alicante.

José Ramón García Antón ha sido una persona muy querida en esta casa, a la que se vinculó, si se me permite el juego de palabras, antes de que la Universidad de Alicante fuera creada, ya que él fue profesor de la Escuela de Obras Públicas en sus primeras etapas cuando ésta pertenecía a la Universidad Politécnica de Valencia y continuó siéndolo, posteriormente, cuando estos estudios técnicos pasaron a integrarse en nuestra universidad. Fue, por tanto, profesor de nuestra universidad -uno de los profesores más entusiastas de la Universidad de Alicante- hasta que sus obligaciones como Conseller le impidieron poder continuar con su vocación docente.

José Ramón García Antón ha sido, desde siempre, una persona completamente convencida de la importancia que la universidad tiene para la sociedad. José Ramón siempre estuvo convencido de que la sociedad necesita un flujo continuo de profesionales dotados de una formación superior muy cualificada. También defendió siempre que la universidad debe generar nuevos conocimientos a través de la investigación y debe difundirlos a la sociedad mediante procesos de transferencia y que la sociedad tiene que poner al servicio de la universidad los recursos que ésta necesita para poder llevar a acabo estas tareas. Estas convicciones las mantuvo siempre José Ramón y en ningún momento se vieron alteradas cuando, a partir de su incorporación al gobierno valenciano, tuvo que dedicar toda su actividad a la acción política.

En la Universidad de Alicante hemos podido corroborar que estas convicciones eran bien profundas. Voy a referirme solamente a algunas de las actuaciones que llevó a cabo y que han beneficiado a nuestra universidad. Así, en su etapa de Conseller d’Infraestructures i Transports, programó la red de infraestructuras de transporte público para la comarca de l’Alacantí. Incluyó, desde el primer momento, a nuestro campus como uno de los nodos de dicha red de transporte público. La construcción del apeadero del ferrocarril, que está en servicio desde hace dos años, y la construcción de la línea 2 del tranvía son una buena prueba de ello. Igualmente, en dicha etapa tomó la iniciativa de programar la construcción de dos pasos subterráneos por debajo de la autopista A-77, el primero de los cuales está ejecutándose en estos momentos, y que va a permitir enlazar nuestro actual campus con la ampliación de la universidad.

Querría destacar especialmente el apoyo que esta universidad encontró cuando José Ramón pasó a ser Conseller de Medi Ambient, Aigua, Urbanisme i Habitatge. La ampliación de la Universidad de Alicante y la construcción de nuestro Parque Científico están siendo posibles gracias a los acuerdos que él propició, entre nuestra universidad, el Ayuntamiento de Alicante y la Conselleria que él dirigía y que se firmaron hace dos años. Estos acuerdos, que constan de dos fases, contemplan en su primera fase el “Plan Especial de Reserva de Suelo Dotacional Público” para el Parque Científico que está ejecutándose en estos momentos y, en su segunda fase, el “Proyecto de Urbanización de la Ampliación del Campus” que se encuentra en fase de redacción y que va a posibilitar que las necesidades de ampliación de nuestra universidad durante las tres próximas décadas sean posibles.

Los ejemplos que acabo de dar son una prueba indiscutible de la importancia que él concedía a las universidades y del apoyo que otorgó a nuestra universidad. Pero me gustaría destacar especialmente su talante, aunque seré muy breve. José Ramón era una persona muy accesible que siempre escuchaba los planteamientos de su interlocutor, tratando de entenderlos, virtud que aunque debería estar muy extendida, sin embargo suele ser muy escasa. Su actitud era siempre constructiva: le presentabas un problema y él buscaba la solución.

Luisa e hijos, presentes en este acto. Habéis perdido a José Ramón, todos hemos perdido a José Ramón, pero lo que él ha hecho por la Universidad de Alicante no se perderá, porque sus iniciativas van a perdurar a lo largo del tiempo. La Universidad de Alicante ha querido reconocer su trayectoria con esta universidad y hoy, en el acto solemne de la festividad de Santo Tomás de Aquino, le acabamos de entregar nuestra máxima distinción honorífica, la Medalla de Oro.

Para finalizar mi intervención quiero dirigirme de nuevo a vosotros, graduados, diplomados, licenciados, arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros e ingenieros técnicos y premios extraordinarios de doctorado, aquí presentes como representantes del conjunto de nuestros estudiantes.

Sois un ejemplo destacado de la labor que se desarrolla en nuestra Universidad, y por ello, en nombre de toda la comunidad universitaria, os reitero el orgullo que sentimos y nuestra felicitación por el éxito que habéis obtenido.

Me gustaría que el espíritu inquieto que habéis demostrado que tenéis para aprender y superaros continúe en vosotros en esta nueva etapa que comenzáis, porque, tal y como dijo Bernard Shaw,

"Algunas personas miran el mundo y dicen: "¿Por qué?"

Otras, miran el mundo y dicen: "¿Por qué no?"

Continuad ampliando vuestros conocimientos y apostad por una formación a lo largo de la vida. Permitidme que no me despida de vosotros, porque nunca dejaréis de formar parte de la Universidad de Alicante. Sólo os brindaré un "hasta la próxima".

Muchas gracias.

Oficina del Rector


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3400

Fax: (+34) 96 590 3464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464