Saltar apartados

La Universidad de Alicante calcula la posibilidad de que el asteroide 2012 DA14 se rompa

AsteroideAlicante, 18 de febrero de 2013

La Universidad de Alicante está calculando la posibilidad de que el asteroide 2012 DA14 acabe en trozos durante su alejamiento de la Tierra. El grupo de Ciencias Planetarias de la UA está utilizando simulaciones numéricas para estimar las probabilidades de que esto ocurra.

El profesor Adriano Campo Bagatin, del Departamento de Física, Ingeniería de Sistemas y Teoría de la Señal, se plantea al respecto si es posible que el asteroide que el viernes 15 de febrero pasó a menos de 28.000 kilómetros de la superficie de la Tierra, termine disgregándose por efecto de las fuerzas de marea debidas a nuestro planeta.

"Mucho depende de su estructura interna —señala— . Si fuese un cuerpo monolítico, formado por una única pieza, esto no pasaría, pero si el asteroide está formado por varios fragmentos reacumulados, unidos por su propia fuerza gravitatoria, podría haberse disgregado y al próximo paso cercano a la Tierra se nos presentaría como una procesión de fragmentos alineados. Por medio de simulaciones numéricas, intentamos reproducir la estructura de este cuerpo y ver qué efecto tuvo el paso cercano a la Tierra. Estas simulaciones necesitan cierto tiempo pero esperamos tener los resultados en los proximos dias, antes de que 2012 DA14 esté demasiado lejos y sea demasiado debil como para comprobar qué ha pasado realmente con él". Se estima que este cuerpo celeste o sus fragmentos, en caso de que se haya producido esa disgregación, volverán a cruzar la órbita terrestre pero a una distancia mucho mayor, a 2 millones de kilómetros en vez de menos de 30.000.

Adriano Campo Bagatin, coordinador de la Comunidad Española de Ciencias Planetarias, ha participado recientemente en la preselección de un asteroide para un proyecto de misión de la Agencia Espacial Europea, la Marco Polo-R, que pretende traer a la Tierra muestras de su superficie para ser estudiadas en laboratorio.

 

Reflexiones sobre meteoritos y pequeños asteroides

Asteroides: el semáforo antes del choque

 

Adriano Campo Bagatin

Profesor Titular de la Universidad de Alicante

Coordinador de la comunidad española de Ciencias Planetarias

 

En un intervalo de menos de 24 horas, el viernes pasado, hemos tenido dos visitas más o menos inesperadas: la caída de un meteorito del tamaño de unos pocos metros y el paso de un asteroide de decenas de metros a una distancia de la superficie terrestre (unos 27mil kilómetros), inferior a la altura a la que se encuentran los satélites para telecomunicaciones.

¿Nos están asaltando los asteroides? No, podemos estar tranquilos en este sentido. Ningún fenómeno conocido está provocando un flujo de objetos mayor del habitual. Está todo dentro de lo esperado, aunque sea 'impactante' que dos eventos de este tipo ocurran el mismo día: cosas de la estadística.

A lo que nos tendremos que acostumbrar es a las alarmas sobre pequeños asteroides (los denominados NEAs: Near Earth Asteroids en inglés) que se acercan a la Tierra. Ojo, hablamos de pequeños asteroides de pocas decenas de metros, no ya de los devastadores asteroides de centenares de metros de tamaño. Las campañas de observación de NEAs han ido aumentando conforme mejoraba el acceso a telescopios y cámaras CCD adecuadas a los tiempos y esto supone un aumento en el descubrimiento de estos pequeños objetos en órbitas muy próximas a nuestro planeta y antes de que se acerquen a éste. Pero estos asteroides están ahí desde hace cientos de miles de años, lo único que pasa es que ahora empezamos a verlos. Y hay millones de estos cuerpos, por lo que tampoco sería un evento tan raro que alguno terminara dando con sus rocas en nuestro planeta. ¿Qué hacer? Evidentemente no tendría sentido preparar unos costosos dispositivos de defensa o naves espaciales que simplemente no tendrían el tiempo de actuar frente a tan repentinas amenazas. Para pequeños males, pequeños remedios, en el sentido de poco costosos. Sería suficiente establecer, mejor todavía si de común acuerdo entre todos los países de determinadas áreas geográficas, por ejemplo Europa, unos protocolos de evacuación que permitieran, frente a un riesgo de impacto conocido con pocos días de antelación, poner a salvo la población.

Pero todo esto no existe, y no existe ni siquiera a nivel estatal ni autonómico: no hay ningún protocolo de este tipo y seguimos sorprendidos mirando al cielo cómo una roca de 50 metros a 30mil kilómetros por hora nos avisa de lo que podría ocurrir mañana, o dentro de años. Pero ya se sabe cómo funcionan las cosas, solemos poner semáforos en cruces peligrosos solo tras tener algún accidente mortal. ¿De verdad queremos esperar al próximo cruce con un asteroide?

 

Comenta esta noticia en Facebook o en Twitter

 

 

Actualidad Universitaria


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3400

Fax: (+34) 96 590 3464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464