Saltar apartados

Investigadores de la Universidad de Alicante han descubierto mecanismos de regulación del reloj interno de los seres vivos

Las cianobacterias tienen un enorme potencial biotecnológico ya que, al realizar la fotosíntesis, pueden solucionar el problema del CO2

Una de las aplicaciones prácticas del estudio puede ser la producción de combustible biofuel de forma más asequible

 

Investigaciones1

Cultivo líquido de diversos mutantes de Synechococcus

 

Alicante, 6 de febrero de 2015

Investigadores del Departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la Universidad de Alicante y de la Division of Biological Sciences de la Universidad de San Diego, en California, acaban de publicar un artículo, publicado en la Revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS), que saca conclusiones sobre el ritmo circadiano. Con este nombre se conoce al reloj interno que existe en los animales y las plantas y que les permite adaptarse a las condiciones, que en algunas zonas geográficas son extremadamente diversas y cambiantes. Los ciclos de luz y oscuridad (día y noche) tienen una enorme importancia para las especies y la actividad de la vida en la tierra. Así, la mayoría de los organismos poseen relojes internos. El trabajo publicado en la UA descubre mecanismos de regulación que permiten la comunicación molecular entre las señales ambientales y las que controlan el reloj interno, a fin de optimizar procesos metabólicos y fotosintéticos.

Las cianobacterias fueron pioneras en desarrollar un reloj interno para adaptarse, e incluso anticipar los ciclos de luz y oscuridad. Para llevar a cabo este estudio, los científicos han trabajado con el organismo modelo en el que más detalles moleculares se conocen sobre el reloj circadiano, que es la cianobacteria Synechococcus elongatus PCC7942, utilizada en laboratorios de todo el mundo, y en la que han realizado el descubrimiento.

Las cianobacterias son los microorganismos que crearon la atmosfera de oxígeno del planeta y posibilitaron la vida tal y como la entendemos actualmente. Realizan, de forma más eficiente, el mismo tipo de fotosíntesis que las plantas, consumiendo CO2 y tienen por tanto enorme importancia evolutiva y ecológica, y un gran potencial biotecnológico. Así, una de las aplicaciones prácticas del estudio puede ser la producción de combustible biofuel de forma más asequible.

El trabajo conecta las líneas de investigación de los grupos de la Universidad de Alicante y la de San Diego, dirigidos respectivamente por las genetistas Asunción Contreras y Susan Golden. Cuatro de los seis investigadores del trabajo pertenecen al Departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la UA.

 

Referencia bibliográfica:

Javier Espinosa, Joseph S. Boyd, Raquel Cantos, Paloma Salinas, Susan S. Golden, Asuncion Contreras.

División de Genética, Universidad de Alicante, Alicante, Spain; and Center for Circadian Biology, Division of Biological Sciences, University of California, San Diego, La Jolla, CA 92093.

Cross-talk and regulatory interactions between the essential response regulator RpaB and cyanobacterial circadian clock output

Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS)

 

Enlace paper on line

 

Investigaciones2 Investigaciones3
Biomasa de Synechococcus en medio sólido

Foto miembros grupo (izda-dcha): Paloma Salinas, Raquel Cantos, Asunción Contreras, Carina Racovac y Javier Espinosa. Un miembro más no está en la foto (Jose I. Labella)

 

 

 

Actualidad Universitaria


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3400

Fax: (+34) 96 590 3464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464