Saltar apartados

Carta del rector, Manuel Palomar

 

Manuel_Palomar

 

Alicante, 28 de abril de 2020

 

Estimadas compañeras, y compañeros 

Estimadas y estimados estudiantes 

Espero que tanto tú como los tuyos os encontréis bien. Con esta carta quiero hacerte llegar un mensaje sobre la situación en la que nos encontramos en estos tiempos tan difíciles que estamos atravesando. Sin duda, y a pesar de esta crisis, saldremos de ella reforzados en nuestro firme compromiso por la educación superior universitaria como el mejor instrumento para construir el bienestar y para avanzar como personas y como sociedad.

La Universidad de Alicante tiene razones para sentirse orgullosa de sí misma. En condiciones sobrevenidas y adversas, ha conseguido proseguir sus tareas esenciales sin graves disfunciones y se apresta a afrontar el inmediato futuro implementando medidas de seguridad adicionales y preparándose para un nuevo modelo de universidad, que previsiblemente será bimodal, presencial y on line. Lo que requerirá una adaptación progresiva de docentes y discentes en la enseñanza superior y la potenciación de las herramientas tecnológicas que faciliten esta docencia combinada. 

La situación excepcional que atravesamos ha obligado a tomar rápidas decisiones en un clima de aislamiento, sin tiempo para convocar los organismos de control ordinarios y debatir fluidamente y con sosiego las disposiciones a tomar. 

Desde el pasado 13 de marzo se estableció la impartición provisional de toda la docencia de manera no presencial. Resolución que aprobamos en la primera reunión telemática del Consejo de Gobierno de la Universidad de Alicante el 30 de marzo, en el que destaqué la primacía de la seguridad y la salud en el proceso y resalté la rápida adaptación lograda para la enseñanza no presencial y la puesta en marcha de un Plan de Continuidad Docente en un tiempo récord. 

De acuerdo a la situación de estado de alarma, establecimos los “servicios esenciales” de la Universidad de Alicante y se reafirmó que se hiciera extensivo a todo el colectivo de estudiantes el Reglamento de Adaptación Curricular, tanto en lo referente a los procedimientos de desarrollo de la actividad docente no presencial como a los sistemas de evaluación adaptados y alternativos al currículum ordinario, mediante los oportunos ajustes y modificaciones. 

En este mismo sentido, las rectoras y rectores de las universidades públicas valencianas junto a la consellera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital acordamos, en una reunión telemática celebrada el 3 de abril: mantener toda la docencia en formato online durante lo que resta del curso 2019-2020; desarrollar en cada universidad los procedimientos de adaptación de la evaluación a través de medios no presenciales; y manifestar nuestra voluntad de trabajar de forma coordinada para adoptar las mejores soluciones con el objetivo de garantizar el desarrollo del curso académico 2019-2020 en las mejores condiciones, dadas las circunstancias, garantizando la calidad de la docencia y la atención al alumnado. 

A fin de adoptar las medidas oportunas para hacer cumplir dicha resolución, se creó una Comisión de Adaptación Curricular, Evaluación Continua Alternativa y Convocatorias de Evaluación que ha elaborado el Documento de Directrices Generales sobre los diferentes mecanismos de evaluación no presencial y evaluación continua, prácticas y trabajos de final de grado y final de máster. Los instrumentos y los criterios de evaluación de cada asignatura serían concretados y aprobados por los órganos correspondientes y por las Facultades y la Escuela Politécnica Superior, teniendo en cuenta las características de cada asignatura y titulación.

En cuanto a la organización e impartición de la docencia no presencial se estableció, mediante resolución rectoral, la ordenación y puesta en funcionamiento de las aulas virtuales para cada docente, entendidas como espacios virtuales síncronos de relación entre docentes y discentes para el desarrollo de la docencia on line. 

La situación, evolución y perspectivas de la COVID-19 no permiten tener la seguridad de que la convocatoria C4 pueda llevarse a cabo de forma presencial, por evidentes razones de salud y seguridad de las personas. Ante esto, no se puede mantener la incertidumbre en cuanto al formato de celebración de las pruebas, y se ha establecido que la docencia hasta finalización del curso y la evaluación de las convocatorias C3 y C4 sean de forma no presencial, garantizando de esta manera la finalización del curso académico 2019-2020. 

Soy consciente de la importante aceleración de estas medidas sucesivas y soy consciente también de los problemas que afectan a no pocos estudiantes: incertidumbre ante los nuevos métodos de enseñanza y evaluación, carencia o insuficiencia de medios tecnológicos o de conexión adecuada a Internet, temor a perder el curso, a un rendimiento escaso o a una formación inconveniente, secuelas psicológicas, viviendas poco adecuadas para la concentración que requiere el estudio, tal vez la misma enfermedad, propia o de personas próximas, respuesta inadecuada o insuficiente en algunas asignaturas. Miedo y depresión silenciosa. 

Y de los que afectan a todos los profesores, dado el sobreesfuerzo que representan los nuevos métodos de docencia, el rediseño de los objetivos y el aprendizaje y el despliegue de las tecnologías que los hacen posibles. Singularmente en el caso de aquellos que, adaptados a una universidad presencial, de repente se han visto abocados a una repentina transición en la que no solo han tenido que delinear nuevas orientaciones para la enseñanza de sus asignaturas, sino a usar unas tecnologías para cuyo empleo no estaban suficientemente preparados. 

También de los problemas con los que deben lidiar los diferentes servicios de la universidad que han debido adaptar su trabajo a través de la sede electrónica. De manera especial a aquellos que desarrollan servicios esenciales, al Servicio de Informática, ejemplar en su actuación y dedicación y al Servicio de Prevención, encargado de disponer medidas de cautela y hacer primar la seguridad y la salud de las y los trabajadores y de las y los estudiantes. 

A todos ellos y ellas, como al resto de trabajadores que cumplen funciones útiles y esenciales en la universidad (seguridad, mantenimiento, limpieza, jardinería, ...), quiero agradecer su compromiso, su implicación para dar continuidad a las tareas que tenemos encomendadas: la docencia, la investigación, el contrato que nos une con nuestras sociedades de referencia, la solidaridad. Y pedirles disculpas si se han sentido atropelladas por la premura en las adaptaciones que se les demandaba. Pero también que entiendan que cuando la realidad galopa, las decisiones para afrontarla no pueden seguir al paso, acomodadas al ritmo de las buenas y muy necesarias condiciones comunes. 

Se nos juzgará por los resultados. Y a tal fin, quiero asegurar que para las universidades los estudiantes son su razón de ser, que su seguridad y su salud, pero también su formación, son prioritarios, y que se velará para que no se vean afectados ni perjudicados por sucesos de los que no han sido responsables, sin que por ello se resienta la moral del esfuerzo y del mérito. 

También los grupos de investigación de la Universidad de Alicante no solo han proseguido con sus tareas en condiciones difíciles, sino que se han implicado en la lucha contra la COVID-19, con aportaciones significativas en todas las ramas del conocimiento y donaciones de todo tipo de material, en muestra del compromiso de nuestra institución con la sociedad en la que se inscribe. 

Un compromiso redoblado con la puesta en marcha del Programa de Voluntariado de Emergencia Social Colectiva, una iniciativa impulsada desde la UA al poco tiempo de la declaración del estado de alarma, en respuesta a la situación de crisis y que involucra al conjunto de la comunidad universitaria como colectivo estratégico por su especialización, así como otros miembros de la comunidad universitaria para labores de acompañamiento y asistencia a personas en riesgo o situación de vulnerabilidad y exclusión social. 

Estoy convencido de que lo conseguiremos, porque todo cambia, pero algunas cosas no cambian, o cambian muy lentamente. De hecho, casi sin darnos cuenta y cómo en tantas otras profesiones, ya trabajábamos de modo bien diferente al de hace pocos lustros, de modo que esta crisis no hace sino acelerar una transición ya iniciada. Lo que no ha cambiado, sin embargo, es nuestra voluntad de saber y nuestra vocación de servicio público, los ingredientes centrales de nuestro oficio. Y ojalá que nunca jamás cambien. Por el bien de todos y de todas.

 

Recibe un fuerte abrazo, 

Manuel Palomar

Rector

 

 

 

 

 

Actualidad Universitaria


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3400

Fax: (+34) 96 590 3464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464