Saltar apartados

Festividad de Santo Tomás de Aquino

Alicante, 28 de enero de 2005

Sean mis primeras palabras una muestra de reconocimiento agradecido por acompañarnos en este solemne acto de la festividad de Santo Tomás de Aquino.

Que compartan con nosotros este día constituye un motivo de satisfacción, que se acrecienta por ser también este el primero que tengo el honor de presidir en calidad de Rector de la Universidad de Alicante.

La festividad de Santo Tomás de Aquino, patrón de todas las universidades católicas desde que lo proclamara el pontífice León XIII en 1880, se ha convertido en la tradición académica de nuestras universidades en una jornada de celebración, en la que, de forma simbólica se sintetizan todos los aspectos que dan sentido a la institución universitaria.

La función que la sociedad encomienda a la universidad se concreta sobre todo en la investigación, la docencia y formación integral de los estudiantes, y en la extensión universitaria, como facetas complementarias de la generación, de la trasmisión del conocimiento y de la proyección social de la actividad que se desarrolla en sus aulas y laboratorios.

La labor que se ha desarrollado en ellos durante el último curso se simboliza hoy en este acto de colación de los títulos que se conceden a nuestros diplomados, licenciados, ingenieros y doctores.

Los estudiantes egresados en el curso 2003-2004 están hoy aquí representados por sus compañeros que han obtenido los premios extraordinarios y por aquellos que hoy han recibido el birrete que los acredita como doctores.

Sé bien que para todos vosotros han sido años intensos de estudio, de capacitación y de formación humana. Un tiempo de dedicación y esfuerzos, que han sido compartidos también por vuestras familias y amigos, y que se han visto finalmente culminados con brillantez y éxito.

Os felicito, pues sinceramente, y os animo a que, con vuestra capacitación, con vuestro comportamiento ético y solidario, seáis siempre embajadores de la Universidad de Alicante en la sociedad.

En vosotros, los nuevos diplomados, licenciados, ingenieros y doctores queda representada la aspiración de los universitarios al conocimiento racional, científico y crítico como componentes que deben presidir la investigación y la docencia en los diferentes campos del saber humano.

Santo Tomás, en un contexto y unas realidades históricas muy diferentes a las actuales, definía el conocimiento como la búsqueda incansable de la verdad. Alcanzar la verdad era para él un fin en sí mismo, pero sobre todo, la verdad, según escribía, era para entregarla a los demás.

El conocimiento que se atesora sólo adquiere un valor realmente social cuando sienta las bases que permiten generar nuevos conocimientos, cuando se aplica racionalmente y cuando se transmite.

Como universidad pública tenemos que reafirmarnos cada día en los objetivos de ensanchar el horizonte de nuestra investigación y en incrementar la calidad de la docencia que impartimos en las aulas.

Todos somos conscientes de que estamos ante unos años que serán decisivos para el futuro de las universidades españolas.

El proceso de adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, la implantación de la metodología de Bolonia, la necesaria movilidad de profesores y estudiantes no son ya lejanos desafíos, sino realidades inmediatas ante las que tenemos la obligación de responder sin dilaciones.

La normativa básica que regula los estudios de grado y de postgrado; las titulaciones de Master de especialización y de Doctor, es ya una realidad, y es posible que dentro de apenas unos pocos meses tengamos ya concretadas y aprobadas por el Gobierno las propuestas del Consejo de Coordinación Universitaria sobre el nuevo catálogo de titulaciones universitarias.

Nosotros estamos dispuestos a aprovechar la oportunidad que brinda la creación de un Espacio Europeo de Educación Superior para apostar de forma decidida por una investigación y una docencia de calidad que responda a las demandas reales de nuestra sociedad y de acuerdo con los principios contenidos en el Estatuto de la Universidad de Alicante.

Somos también conscientes de que los recursos no son ilimitados, y que la universidad tendrá que hacer muchos esfuerzos suplementarios.

Pero estamos acostumbrados a ellos, pues no es esta la primera vez que como comunidad universitaria nos enfrentamos a la necesidad de llevar a cabo procesos de transformación.

Todos nosotros tenemos la obligación ética de sumarnos a este proceso de forma solidaria y con el mayor consenso posible, pero siempre de manera que no se desvirtúen los verdaderos objetivos de un Espacio Europeo de Educación Superior ni la formación de nuestros estudiantes en este nuevo contexto.

La Universidad de Alicante tiene bien acreditado que, a lo largo de sus veinticinco años de existencia ha sabido aprovechar los recursos de que ha dispuesto, que ha sido capaz de formar con éxito millares de profesionales capacitados y de investigadores como los que hoy han recibido sus títulos, y que siempre ha proyectado su futuro con una clara voluntad de servir a los intereses de la sociedad de la que forma parte.

Hoy disponemos de unos de los Campus más alabados y admirados por quienes nos visitan, y la sociedad alicantina puede y tiene que sentirse orgullosa de ello.

No obstante, el grado de ocupación de nuestros edificios es tan intensivo que hace imposible que nuestra universidad pueda realizar todas sus actividades con la calidad de la que es capaz. Necesitamos disponer de más aulas en las que realizar más y mejores prácticas docentes, y necesitamos disponer de nuevos laboratorios que permitan instalar los equipos de investigación para los que no tenemos espacio físico en los edificios.

Pero, cómo ya he manifestado en diversas ocasiones, en estos momentos, están completamente agotadas todas las posibilidades de edificación.

La ampliación del actual campus, que tiene como primera etapa la construcción de la nueva Facultad de Educación, debe concretarse en un futuro inmediato en un nuevo campus científico que permita desarrollar la capacidad de nuestros investigadores.

Sin duda, hemos de saber transmitir a las autoridades y explicar a la sociedad alicantina que la apuesta de la Universidad de Alicante por su ampliación y por el campus científico sólo será posible con su concurso, con su implicación activa, y por qué no decirlo, con su complicidad.

Nosotros estamos dispuestos a poner toda nuestra capacidad, todo nuestro trabajo, toda nuestra ilusión y todo nuestro empeño para alcanzar las metas que se nos exigen, pero es también necesario que dispongamos de los recursos imprescindibles para poder llevar a cabo con éxito la inmediata adaptación de la universidad de Alicante al Espacio Europeo de Educación Superior, para que nuestros estudiantes y nuestros investigadores dispongan de las mejores condiciones para desarrollar su labor, y para que, en definitiva, la Universidad de Alicante sea, como lo ha sido, un motivo de orgullo para la sociedad de la que forma parte, de la misma manera que para nosotros es un orgullo celebrar con vosotros este acontecimiento de conceder los nuevos títulos de doctor y los premios extraordinarios.

Permítanme pues, que mis palabras finales en este acto de la festividad de Santo Tomás de Aquino se dirijan a los nuevos graduados, licenciados, ingenieros y doctores aquí presentes como destacados representantes de nuestros estudiantes.

Vosotros sois un ejemplo destacado de la labor que se desarrolla en nuestra Universidad, y por ello, en nombre de toda la comunidad universitaria, os reitero el orgullo y la felicitación por el éxito que habéis obtenido.

Permitidme también que no me despida de vosotros, puesto que, aunque vuestros destinos discurrirán en adelante por caminos diversos, nunca dejaréis de formar parte de la Universidad de Alicante.

Muchas gracias a todos por su presencia.

Oficina del Rector


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3866 / 9372

Fax: (+34) 96 590 9464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464