Saltar apartados

Acto de Graduación de la Facultad de Ciencias

Alicante, 23 de noviembre de 2007

Permítanme expresarles mi sincera gratitud a todos ustedes por acompañarnos en este acto que forma parte de la elaborada programación con la que la Facultad de Ciencias conmemora a San Alberto Magno, patrón de la Facultad. Este año la Facultad de Ciencias ha rediseñado el conjunto de actividades que desde hace tiempo viene realizando con motivo de San Alberto Magno y, con buen criterio, ha incorporado a las mismas el acto de Graduación de los titulados por la Facultad de Ciencias. Es un acierto que en este acto solemne se proceda a la entrega de diplomas a los alumnos egresados, en lugar de convocar a los alumnos que se encuentran cursando el último año de carrera pero que todavía no han terminado sus estudios.

En primer lugar, deseo felicitar al profesor Miguel Ángel Yus, por la Lección Magistral que nos ha brindado sobre el tema “El orgullo de ser químico”, especialmente motivador para todos los estudiantes y egresados de esta Facultad. Miguel, en nombre de todos los presentes te felicito por tu brillante conferencia.

Quiero referirme ahora a las empresas e instituciones que en este acto han sido distinguidas por la estrecha colaboración que vienen teniendo con la Facultad de Ciencias. La Facultad, y con ella la Universidad de Alicante, ha querido reconocer el importante apoyo que nos prestan tanto el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) como la empresa APPLUS-LABAQUA al posibilitar que nuestros alumnos puedan realizar prácticas pre-profesionales en sus instalaciones. Esto es muy importante para la formación de nuestros alumnos y, por tanto, muy importante para la Universidad. Por ello, quiero agradecer públicamente todo el apoyo que nos prestáis.

Querría ahora dirigir mi atención a la Distinción Honorífica San Alberto Magno que se acaba de otorgar al Ayuntamiento de Santa Pola. El Centro de Investigaciones Marinas (CIMAR) de Santa Pola es uno de los proyectos más queridos de la Universidad de Alicante. La investigación y los estudios en biología marina y ciencias del mar son una apuesta estratégica de nuestra universidad, campo en el que disponemos de grupos de investigación de la máxima cualificación y reputación internacional. El CIMAR es, por tanto, un Centro del máximo interés para la universidad, que ha sido posible gracias al empeño y el apoyo que el Ayuntamiento de Santa Pola siempre nos ha prestado. La Distinción Honorífica que se ha concedido, aunque no tiene ningún valor material, expresa, sin embargo, el reconocimiento y el agradecimiento sincero de nuestra universidad al Ayuntamiento de Santa Pola.

La entrega a los egresados de sus títulos de licenciado o de ingeniero es la culminación de una de las actividades más importantes que realiza la Universidad, es una de sus piedras angulares. Podemos pensar en una universidad que deje de realizar alguna de las muchas actividades que hoy llevamos a cabo, pero, en ningún caso, podemos imaginarnos una universidad que no proporcione egresados, que no capacite a alumnos como vosotros para que mañana podáis ocupar puestos de relevancia en la sociedad.

Os felicito a todos, licenciados en Biología, Ciencias del Mar, Matemáticas y Química e Ingenieros Geólogos y Químicos, por culminar con éxito el trabajo que habéis desarrollado en vuestra Facultad. Ese esfuerzo tiene su recompensa en la titulación que la Universidad de Alicante os otorga ahora. Este acto protocolario os distingue por vuestro esfuerzo y sacrificios en la adquisición de los conocimientos necesarios para afrontar vuestro futuro profesional. A partir de ahora, tendréis que tomar ciertas decisiones relevantes para vuestras vidas y es muy posible que sintáis algo de vértigo ante los retos que tenéis que afrontar. No obstante, pensad que la graduación es un reconocimiento de vuestra madurez, de vuestra mayoría de edad y de vuestra capacidad para superar las dificultades. Estoy íntimamente convencido de que la Universidad también habrá contribuido a vuestra formación integral como ciudadanos.

Mi felicitación más singular va dirigida a aquellos que habéis sido nominados para el Premio Extraordinario de Licenciatura e Ingeniería y para aquellos de vosotros que habéis recibido la mención especial por haber finalizado vuestros estudios con la calificación de sobresaliente. Habéis hecho un buen trabajo y tenéis motivos para estar orgullosos.

La sociedad ha invertido en vosotros, en vuestra formación, recursos muy importantes. De muy variadas formas, en vuestra actividad diaria futura se producirá un retorno a la sociedad de los anticipos que os ha adelantado y que servirá para ayudar a la formación de las generaciones venideras. Olvidaréis los malos momentos que ya habéis superado y crecerán los buenos recuerdos de un tiempo de plena vitalidad y crucial para vuestra formación. Tengo la seguridad de que, en esta nueva etapa de vuestra vida, recordaréis siempre los años que habéis pasado aquí con nosotros, y que seréis los mejores embajadores que puede desear esta Universidad.

Este año 2007 ha sido declarado Año de la Ciencia por el Ministerio de Educación y Ciencia. Uno de los dos pilares fundamentales de la actividad de cualquier universidad es hacer Ciencia, y en esta Facultad sabéis muy bien cómo se hace y los esfuerzos que cada avance científico requiere. En las dos últimas décadas, la ciencia española ha experimentado un gran avance, tanto en términos cuantitativos como cualitativos, y estos avances se explican en gran medida por el empuje de las universidades, entre las que se encuentra esta universidad, la Universidad de Alicante.

No obstante, queda mucho por hacer y sabemos que debemos realizar importantes esfuerzos para conseguir situarnos inequívocamente entre los países más avanzados en materia de ciencia y tecnología. Pero también queda por hacer una labor pedagógica muy importante: tenemos que ser capaces de explicar al conjunto de la sociedad el papel que la ciencia y la tecnología desempeñan en el desarrollo socioeconómico de nuestro país, tenemos que conseguir que la sociedad valore mucho más intensamente los conocimientos científicos para, así, conseguir que nuestros jóvenes vuelvan a llenar las aulas de los bachilleratos de ciencias.

Además, hemos de conseguir que los resultados de nuestros grupos de investigación que sean susceptibles de ser aplicados sean incorporados en nuestra sociedad, porque nuestra universidad ha de sentirse arropada por la sociedad en la que está inserta. No queremos estar aislados, queremos ser útiles. Una de las vías por las que la Universidad de Alicante puede contribuir al desarrollo económico de todo nuestro entorno es facilitando la transferencia de tecnología.

Nuestra apuesta por el Parque Científico y Tecnológico de Alicante quiere contribuir decisivamente a la consecución de ese objetivo. Como bien sabéis, en estos momentos se está concluyendo la construcción del edificio de Servicios Técnicos de Investigación, que pasará a estar en servicio en 2009. Dentro de poco tiempo quedará instalada la planta fotovoltaica, fruto de los acuerdos suscritos con Unión-Fenosa y la CAM. Igualmente, a principios del próximo año estaremos en condiciones de presentar al Ayuntamiento de Alicante licencia para la construcción del edificio de Institutos de Investigación, al que seguirá posteriormente el edifico de Creación de Empresas. Todas estas actuaciones están incluidas dentro del proyecto de ampliación de nuestra universidad en el espacio reservado para los equipamientos del Parque Científico, cuya ordenación urbanística, que abarca unos 170.000 m2, ha asumido directamente la Generalitat Valenciana. Las dificultades urbanísticas suelen ser normalmente el obstáculo más importante que hay que resolver para poder acometer el desarrollo de los Parques Científicos, pero en estos momentos estamos avanzando significativamente en la resolución de estas dificultades.

Así, por ejemplo, el día 30 del pasado mes de octubre se publicó finalmente en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOCV) la Resolución de la Conselleria de Infraestructuras y Transportes por la que se licita la construcción de los dos pasos de comunicación que permitirán conectar nuestro actual campus con la zona de ampliación al otro lado de la autovía de Castalla. La ejecución del mismo está prevista que se realice, a partir de la fecha de adjudicación, en 12 meses y el presupuesto asciende a más de 5 millones de euros. La construcción de estos dos pasos es muy importante para la universidad, porque romperá la barrera que significa la autopista de Castalla, haciendo posible una comunicación directa -tanto peatonal, como de bicicletas y automóviles- manteniendo la unidad entre nuestro actual campus y su ampliación.

Como conocéis, el estatuto de nuestra universidad contiene un conjunto de disposiciones que han de conducir a una reordenación de nuestra estructura de centros. El pasado mes de octubre el Claustro de la universidad aprobó los criterios mínimos y generales que han de orientar esta reordenación de Centros, que quedará ultimada el próximo mes de enero, aun cuando su materialización práctica deba esperar a su tramitación por el Consejo Social y a su aprobación por la Generalitat Valenciana. Una vez concluido todo este proceso, la Facultad de Ciencias verá claramente reforzada su posición dentro de nuestra universidad.

Estamos entrando en un período de cambios -de cambios profundos- como muy posiblemente nunca se habían producido en la universidad española. Desde hace años estábamos esperando que llegaran estos cambios que se anunciaban una vez y otra, pero que no acababan de materializarse. Pero ya están aquí. El pasado mes de mayo entró en vigor la Ley de Modificación de la LOU (LOMLOU) que ha introducido importantes modificaciones en las normas que regulan las universidades, especialmente en dos ámbitos que forman parte del núcleo de la actividad universitaria: los procedimientos de selección del profesorado universitario y la estructura de las titulaciones oficiales.

En mi opinión, la modificación de mayor calado que introduce la LOMLOU se encuentra en la reestructuración de los títulos universitarios oficiales que, hasta ahora, venían definidos por el Gobierno en un catálogo y cuya estructura básica también era establecida por el Gobierno al dictar las directrices propias de cada una de ellos. En adelante, como sucede en los países que cuentan con las mejores universidades, vamos a ser las propias universidades quienes determinaremos los títulos oficiales aunque, a diferencia de lo que sucede en estos países, en nuestro caso necesitaremos la autorización previa de la Comunidad Autónoma.

Hace unas pocas semanas se publicó finalmente el Real Decreto de Ordenación de las Enseñanzas Universitarias Oficiales, y en muy poco tiempo se publicarán el resto de las normas que lo desarrollan. Por tanto, muy posiblemente a partir del mes de febrero vamos a dar los primeros pasos de adaptación de nuestros títulos universitarios al Espacio Europeo de Educación Superior, iniciando el proceso de elaboración de los Títulos Grado. Como sabéis, esta adaptación tendrá que estar terminada, como muy tarde, en septiembre de 2010, ya que las universidades no podremos ofertar plazas de nuevo ingreso para las actuales titulaciones de Licenciado, Diplomado, Arquitecto, Arquitecto Técnico, Ingeniero e Ingeniero Técnico. A partir de ahora se va a producir, por consiguiente, una transformación de la estructura de los títulos universitarios como nunca antes había experimentado la universidad española.

La responsabilidad que vamos a adquirir es considerable. Los mayores márgenes de libertad que, en el futuro, vamos a tener las universidades hacen que nuestro futuro sea, en buena medida, el resultado de nuestras propias decisiones, entre las que, sin duda, se encuentran las decisiones que vamos a empezar a tomar en los próximos meses. La apuesta por la calidad va a ser, con seguridad, un factor clave que acabará perfilando buena parte de nuestro prestigio futuro como universidad. Hemos de aprovechar la oportunidad que nos brinda la aparición de los títulos de Grado para mejorar nuestras metodologías docentes, hemos de situar a los alumnos en el centro del trabajo docente, proporcionando una atención personalizada a los estudiantes. El reto que nos aguarda no va a ser, desde luego, sencillo, pero es, sin duda, apasionante.

Todos los cambios importantes que alteran el rumbo que las instituciones universitarias hemos ido siguiendo conllevan riesgo. En el mes de enero de este mismo año, en el Paraninfo de la Universidad, y coincidiendo con los actos conmemorativos de Santo Tomás de Aquino, y a propuesta de esta Facultad de Ciencias, se produjo la investidura como Doctor Honoris-Causa del profesor Alan Heeger, Premio Nobel de Química. En su intervención, el profesor Heeger hizo especial énfasis en que la exposición al riesgo constituye un ingrediente imprescindible para la mejora de la calidad de las universidades. El profesor Heeger tiene razón: tenemos que arriesgar si queremos mejorar la calidad del proceso formativo que nuestra Universidad brinda a sus estudiantes y, sin riesgo no será posible tener éxito en la adaptación de nuestra universidad al marco europeo de educación superior.

En definitiva, vamos a enfrentarnos a un reto de una magnitud que hasta ahora nunca habíamos conocido. No va a ser desde luego, sencillo, pero va a merecer la pena. Tendremos que poner en el proceso grandes dosis de sensatez y de generosidad, pero estoy convencido de que estaremos a la altura de lo que la sociedad espera de nosotros. Como en cualquier institución, también en la Universidad existen fuertes inercias que pueden dificultar el logro de estos objetivos. Por ello es imprescindible que el conjunto del profesorado adopte actitudes y mentalidades abiertas.

Animo a la Facultad de Ciencias a sumarse de manera entusiasta al importante objetivo de la reforma de las enseñanzas universitarias. Va a ser, sin duda, un reto por el que merece la pena apostar.

Terminaré reiterando mi felicitación a los nuevos titulados. Ha transcurrido para vosotros un tiempo de dedicación y esfuerzos, que han sido compartidos también por vuestras familias y amigos, con su correspondiente cuota de sacrificios, y que se han visto finalmente culminados con brillantez y éxito.

Al profesorado de la Facultad de Ciencias y al Personal de Administración y Servicios os animo a seguir trabajando con ilusión y a continuar con vuestro compromiso por la mejora de la calidad de todos los servicios que proporciona nuestra Universidad.

Muchas gracias.

Oficina del Rector


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3866 / 9372

Fax: (+34) 96 590 9464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464