Saltar apartados

Festividad de Santo Tomás de Aquino

Alicante, 29 de enero de 2007

Me gustaría iniciar mi intervención agradeciendo a todos Vds. su presencia en esta solemne festividad de Santo Tomás de Aquino.

El acto que celebramos hoy es una tradición universitaria que se remonta a 1880, fecha en la que el Papa León XIII proclamara a Santo Tomás de Aquino patrón de las universidades católicas. Desde entonces, esta festividad se ha convertido en todas las universidades en una jornada de celebración, en la que se procede a la entrega de un conjunto de distinciones muy sentidas y totalmente arraigadas en la institución universitaria.

En este acto hemos procedido a realizar la entrega de los premios extraordinarios correspondientes l curso 2005-2006 a aquellos diplomados, licenciados, arquitectos e ingenieros que se han hecho acreedores a los mismos. Igualmente, han subido a este estrado los nuevos doctores de la Universidad de Alicante para recibir el birrete que les acredita como tales. Asimismo, hemos tenido la oportunidad de conceder al profesor Alan Heeger la más alta distinción que, con carácter honorífico, la universidad puede otorgar: su investidura como Doctor Honoris-Causa, investidura que está reservada para aquellas personas que hayan reunido méritos excepcionales en pro de la ciencia, de la cultura, del arte o del mejoramiento de otros aspectos de la sociedad.

Quiero dirigirme, en primer lugar, a los estudiantes egresados en el curso 2005-2006 como diplomados, licenciados, arquitectos o ingenieros que se encuentran representados hoy aquí por sus compañeros que han obtenido los premios extraordinarios.

Sé bien que para todos vosotros han sido años intensos de estudio, de capacitación y de formación humana. Un tiempo de dedicación y esfuerzos, que han sido compartidos también por vuestras familias y amigos, con su cuota de sacrificios, y que se han visto finalmente culminados con brillantez y éxito.

En vosotros, los nuevos diplomados, licenciados, arquitectos e ingenieros, queda representada la aspiración de los universitarios al conocimiento racional, científico y crítico como componentes que deben presidir los diferentes campos del saber humano. En vuestra Universidad, además de los contenidos teóricos, se os ha facilitado la utilización de las tecnologías de la información y de la comunicación, se ha promovido el trabajo en equipo y se os enseñado a emprender y a poner en práctica vuestros propios proyectos e iniciativas.

No obstante, muy posiblemente bastantes de vosotros sentiréis algo de vértigo ante los cambios que vuestras vidas van a experimentar, pero pensad que, de alguna manera, a partir de ahora se os reconoce vuestra madurez, vuestra mayoría de edad. La sociedad ha invertido en vosotros, en vuestra formación, a través de esta universidad. En adelante, fuera ya de estas aulas, vais a tener que empezar a reintegrar a la sociedad los recursos que ella ha invertido en vosotros.

Estoy convencido que siempre recordaréis los años que habéis transcurrido aquí con nosotros, en la Universidad de Alicante. Os felicito, pues, sinceramente, y os animo a que, con vuestra capacitación, con vuestro comportamiento ético y solidario, seáis siempre embajadores de la Universidad de Alicante en la sociedad.

La generación de conocimiento es una de las funciones que la universidad ha de llevar a cabo; sin ella no podríamos hablar propiamente de universidad. Para desempeñar adecuadamente esta función, nuestra universidad ha de propiciar todos los años la aparición de nuevas cohortes de investigadores que se incorporen al proceso de creación de nuevos conocimientos.

Quiero felicitar a los nuevos doctores que en el día de hoy habéis podido subir a recoger vuestros birretes. Tras varios años de esfuerzos, habéis conseguido la colación del más alto grado que concede la universidad: el título de doctor. Pero vosotros sabéis que durante todo este tiempo habéis contado con el apoyo de nuestra universidad y de muchas personas; en particular, habéis contado con la orientación y ayuda de vuestros directores de tesis, a los que querría agradecer públicamente toda la dedicación y empeño que han puesto en cada uno de vosotros y que ha permitido que, finalmente, alcancéis vuestro reconocimiento como investigadores.

Pero además de mi felicitación quiero deciros a vosotros, nuevos doctores, que en el día de hoy estáis asumiendo nuevas responsabilidades. Vuestra tesis doctoral no es el fin de una etapa sino el inicio de una nueva. Ahora debéis de conseguir que los resultados de vuestra investigación se materialicen en publicaciones que acrediten la calidad de vuestro trabajo de investigación. Y, una vez que este objetivo esté cubierto, tendréis que demostrar vuestra autonomía investigadora, abordando nuevas líneas de investigación que se ocupen de temas no recogidos en vuestra tesis y contribuyan a la generación nuevos conocimientos.

Acabamos de proceder en esta celebración de la festividad de Santo Tomás de Aquino al acto de investidura del profesor Alan Heeger como Doctor Honoris-Causa de nuestra universidad. Los actos de investidura de Doctores Honoris Causa de todas las universidades -y la de Alicante no es una excepción- están rodeados de un importante ceremonial. Este hecho es fruto de una tradición secular fuertemente arraigada, que revela la importancia académica que las universidades concedemos a estas distinciones.

Como se ha indicado en la laudatio de la madrina, los méritos del profesor Alan Heeger son excepcionales y, por ello, lo hemos incorporado a nuestro claustro. Como Rector de la Universidad de Alicante quiero darle la bienvenida al Profesor Heeger y decirle que nos sentimos muy honrados de su integración en nuestra universidad.

Debo, en primer lugar, felicitar a la Facultad de Ciencias y a la Escuela Universitaria de Óptica y Optometría por haber propuesto al Consejo de Gobierno su nombramiento como Doctor Honoris-Causa. Esta felicitación debe estar especialmente dirigida al departamento de “Física Aplicada” por haber tenido la iniciativa que nos ha conducido al acto académico que ahora estamos celebrando.

En nombre de todos los presentes he de felicitar también a la madrina de este acto, la profesora Dña. Mª Ángeles Díaz García. La profesora Díaz, buena conocedora del trabajo científico del profesor Heeger, ha expuesto de forma resumida, clara y convincente, los sobrados méritos que concurren en nuestro nuevo doctor y que fundamentan indiscutiblemente su incorporación a nuestro claustro.

No voy a extenderme en glosar el trabajo desarrollado a lo largo de su vida profesional por el profesor Heeger, porque sus méritos han sido expuestos por la madrina mucho mejor de lo que yo podría hacerlo aquí. No obstante, quiero afirmar que es un orgullo para nuestra Universidad que haya aceptado su nombramiento como Doctor Honoris-Causa, porque ello nos permite poder aprovecharnos de su prestigio y sumarnos a las numerosas universidades de diversos países del mundo, como Bélgica, Suecia, Finlandia, Japón, China, Israel, Irlanda y Estados Unidos, que previamente ya le habían concedido esta distinción. Nos complace añadirnos a esta lista de universidades, sobre todo teniendo en cuenta que somos la primera universidad española que visita y que le otorga dicho galardón.

Quiero señalar que recientemente el Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros (ICTP) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) mostró interés en invitar al profesor Heeger durante el año 2007, con motivo del 60 aniversario de dicho Instituto. Tras conocer que ya en nuestra Universidad se estaban realizando los trámites pertinentes para la propuesta de su candidatura como Doctor Honoris Causa, el CSIC por su parte decidió otorgarle su máximo galardón, la medalla de oro. Como representante de la Universidad de Alicante me encuentro plenamente satisfecho de haber trabajado conjuntamente con el CSIC, con el fin de hacer posible la visita del Profesor Heeger y de otorgarle todos los honores que sin duda merece.

Es preciso resaltar el vínculo del profesor Heeger con diversos grupos de investigación de nuestra Universidad. En particular, nuestra madrina, la doctora Dña. María A. Díaz García, profesora del departamento de Física Aplicada de la universidad desde el año 2001, ha trabajado los años 1996 y 1997 como investigadora postdoctoral en el grupo del profesor Alan Heeger. Durante esos años realizaron importantes descubrimientos sobre la posibilidad de utilizar ciertos polímeros semiconductores como medios activos láser, que dio lugar al inicio de un nuevo campo de investigación que continúa en la actualidad. De hecho, es ésta una de las líneas de investigación del grupo de la profesora Díaz, que incluye asimismo profesores de la Escuela de Óptica. Todos ellos forman parte del Instituto Universitario de Materiales de Alicante, en el que también se encuentra integrado el grupo del profesor José Luis Vázquez, que lleva varios años trabajando en la fabricación, por métodos electroquímicos, de polímeros conductores. Durante estos años han recibido el apoyo incondicional de nuestra universidad, porque somos conscientes del interés que tienen estos temas de investigación, por su propia contribución al conocimiento y por la repercusión que sus aplicaciones tienen en nuestra sociedad.

La trayectoria profesional del profesor Heeger es un excelente ejemplo de trabajo científico para nuestros investigadores, especialmente para los más jóvenes. El discurso que nos acaba de impartir es especialmente estimulante. Quiero, profesor Heeger, agradecerle el aliento que nos ha transmitido a los universitarios al animarnos a arriesgar, a asumir los riesgos de elegir los problemas importantes, a arriesgarnos a trabajar en equipos multidisciplinares, a arriesgarnos a transformar nuestras universidades en instituciones de primera. He de reconocer que esto último, como Rector de esta universidad, es especialmente importante para mí.

Permítanme que mis palabras finales en este acto de la festividad de Santo Tomás de Aquino se dirijan de nuevo a los nuevos graduados, licenciados, arquitectos, ingenieros y doctores aquí presentes como representantes del conjunto de nuestros estudiantes.

Vosotros sois un ejemplo destacado de la labor que se desarrolla en nuestra Universidad, y por ello, en nombre de toda la comunidad universitaria, os reitero el orgullo y la felicitación por el éxito que habéis obtenido.

Permitidme también que no me despida de vosotros, puesto que, aunque vuestros destinos discurrirán en adelante por caminos diversos, nunca dejaréis de formar parte de la Universidad de Alicante.

Muchas gracias.

Oficina del Rector


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3866 / 9372

Fax: (+34) 96 590 9464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464