Saltar apartados

Festividad de San Raimundo de Peñafort

Alicante, 22 de febrero de 2008

En primer lugar quiero agradecer a la decana de derecho su amable invitación, que me ha brindado la oportunidad de compartir este entrañable acto con todos ustedes. Acto que nos llena de orgullo, alegría y satisfacción ya que supone la culminación de los objetivos que hemos compartido todos los presentes en estos últimos años y que constituyen el fin más importante de la universidad, que es la formación de titulados. También deseo expresar mi agradecimiento a todos los asistentes por su presencia en este acto con el que nuestra querida Facultad de Derecho conmemora la festividad de su patrón San Raimundo de Peñafort.

Quiero felicitar a D. Javier Corcuera Atienza, Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco, por su magistral lección sobre “La Constitución en su 30 aniversario” y expresar mi reconocimiento y admiración por su dilatada trayectoria de compromiso con la libertad.

La Universidad española se encuentra en un momento crítico y trascendental. El proceso de convergencia europea supone uno de los retos más apasionantes que hemos tenido ocasión de afrontar. Supone un cambio muy importante en la metodología docente y, además, en el marco normativo que se está desarrollado, una gran dosis de autonomía a las universidades para diseñar sus planes de estudio. Esta importante dosis de autonomía supone, además, un riesgo importante que debemos ser capaces de asumir para el diseño y puesta en marcha de esos nuevos planes. Así pues, y dado que todavía no se ha desarrollado el decreto del profesorado, es necesario consensuar que dedicación corresponde al profesorado universitario en este nuevo contexto. Además, nos encontramos con una incertidumbre adicional, debida en este caso a la difícil situación financiera en que se encuentran las universidades públicas valencianas y, en particular, la Universidad de Alicante. Como todos ustedes saben, arrastramos una situación difícilmente sostenible en la que la deuda reconocida (cantidades reconocidas por la propia Generalitat y todavía no ingresadas) asciende a 417 MM € para el conjunto de las 5 universidades y a mas de 75 MM € en el caso de nuestra universidad, y estas cifras corresponden solo a la deuda contable por la aplicación del plan plurianual de financiación. A ellas habría que añadir una cifra importante correspondiente a trienios, infraestructuras docentes e infraestructuras científico-tecnológicas, que no estaban contempladas en dicho plan y que se recogieron en los protocolos firmados por el President de la Generalitat valenciana y los rectores el 14 de octubre de 2005.

Evidentemente, este no es el mejor panorama para abordar esta reforma profunda de los planes de estudio y metodologías docentes y será necesario el compromiso y el esfuerzo de todos los miembros de la comunidad universitaria para, cada uno desde sus funciones, poner los medios necesarios para salir airosos de este proceso.

Lamentablemente, parece ser que las universidades valencianas no gozamos de la elocuencia de San Raimundo, y mucho menos de sus dotes de persuasión. A diferencia de sus excepcionales logros conseguidos a través de la palabra, las universidades valencianas seguimos sin obtener respuesta de nuestro gobierno autónomo. Es evidente que tendremos que seguir trabajando en este empeño.

Pero esta celebración no debe empañarse con estos problemas de falta de financiación y definición de políticas universitarias claras, de apoyos tibios a la investigación desarrollo e innovación en las principales fuentes de generación de conocimiento que son las universidades.

Es el momento de dirigirme a los verdaderos protagonistas de este acto, es decir, a quienes hoy han recibido sus títulos de Licenciatura en Derecho, Diplomatura en Gestión y Administración Pública, Licenciatura en Criminología, Estudios Simultáneos en Derecho y Administración y Dirección de Empresas y Estudios de Seguridad Pública y Detective Privado. Para todos vosotros este acto representa la culminación de años de esfuerzo dedicados al estudio.

El Derecho, así como las especialidades estrechamente vinculadas con él, tales como las que están representadas en los diplomas que hoy se han entregado, es algo tan presente en nuestras vidas como el aire que respiramos y, al igual que este elemento, damos por descontado que debe estar siempre ahí, a nuestra libre disposición. El Derecho regula nuestras vidas desde el mismo momento en que nacemos y hasta después de nuestro último suspiro. Los que, como yo, no estamos versados en su conocimiento, pocas veces caemos en la cuenta de que sin el Derecho nuestra existencia sería un caos y la convivencia con nuestros semejantes, imposible. Debéis, por tanto sentiros orgullos de dedicar vuestra vida profesional a esta materia que debe desarrollarse, aplicarse y cuidarse tanto como el aire que respiramos. Disponéis de una elevada capacitación que os permitirá contribuir de forma muy valiosa a la prosperidad y el bienestar social.

El paso decisivo que habéis dado en vuestras vidas os abrirá a partir de ahora nuevos horizontes y ampliará vuestras responsabilidades. Superando provechosamente vuestros estudios habéis adquirido un perfil profesional muy acorde con las demandas actuales y el buen funcionamiento de la sociedad dependerá, en gran medida, de como desarrolléis vuestra vida profesional.

Os deseo de todo corazón que a partir de ahora iniciéis una fructífera etapa, tanto para vosotros mismos como para la sociedad, que recogerá ahora la cosecha de los esfuerzos y los recursos que ha invertido en vosotros durante vuestro periodo de formación.

Igual que esta Universidad no os olvidará nunca os rogamos que vosotros recordéis siempre con cariño vuestro paso por nuestras aulas. Sabed que siempre que volváis (y deseamos que lo hagáis con frecuencia) os encontraréis en vuestra casa. Podéis estar seguros de que la propia Facultad en que habéis estudiando os seguirá ofreciendo continuas oportunidades de ampliación y actualización de vuestros conocimientos. Porque, no os quepa duda, que el que hayáis culminado un crucial momento en vuestro proceso formativo no quiere decir, en absoluto, que se hayan agotado vuestras posibilidades de formación. La complejidad del mundo que nos rodea y de las normas por las que nos regimos está creciendo a un ritmo vertiginoso. Muchas veces se habla de la rápida evolución de las nuevas tecnologías o de la medicina o de la física o de otras ciencias con repercusión en la vida diaria, porque sus resultados son tangibles y cotidianos, pero hay otras revoluciones, como las que se producen en el mundo del Derecho, menos evidentes pero como mínimo tan profundas como las otras y tan decisivas para configurar el futuro. Manteneros alerta respecto a esos cambios será, a partir de ahora, uno de vuestros compromisos, y tanto la Facultad de Derecho como el resto de la Universidad de Alicante os brindará ayuda para ello.

La sociedad necesita a profesionales formados para adentrarse en la compleja aplicación del Derecho. No os voy a cansar con la larga lista de empleos a que vuestra licenciatura os permitirá acceder, tanto en el ámbito público como en el privado, porque además la conocéis mucho mejor que yo. Repito: la sociedad os necesita, y mucho. Asimismo, el amplio tejido empresarial de nuestro entorno necesita de directivos capaces ,dotados de la completa formación que proporcionan los estudios de Derecho y Administración y Dirección de Empresas y con aptitudes para liderarlas en un ambiente tan competido como es el del libre mercado. La Diplomatura de Gestión y Administración Pública necesita a profesionales con una preparación específica para hacer frente a la creciente complejidad de las tareas en el sector público, cada vez más tecnificadas y exigentes en cuanto a sus procedimientos y que, para un buen servicio al ciudadano, ya no pueden conformarse con unos niveles de formación que eran aceptables hace años. Y respecto a los estudios de Criminología y Seguridad Pública y Detective Privado, no hace falta más que asomarse a las páginas de sucesos de los periódicos para entender lo sensibilizada que está la sociedad hacia los problemas que vosotros os encargaréis de prevenir y combatir. No es una exageración afirmar que gracias a vosotros muchas personas dormirán un poco más tranquilas.

La Facultad de Derecho puede sentirse legítimamente orgullosa del éxito con que todos vosotros habéis culminado vuestros estudios. Me consta que lo ha hecho posible la dedicación y la alta solvencia académica de vuestros profesores, la eficaz organización del centro y la eficiencia del personal de administración y servicios que en él desempeñan su cometido. La licenciatura de Derecho no sólo se confirma como una de las titulaciones fundamentales que otorga esta Universidad sino que la Facultad viene logrando una exitosa diversificación de su oferta. También os felicito por la consolidación de los estudios de Criminología, convertidos hoy, tras evolucionar de su original carácter, en Licenciatura, cuya primera promoción de titulados ha recibido en este acto sus diplomas acreditativos.

Formáis parte de una Facultad que sabe tanto de actualizar a diario sus estudios como de los muy antiguos principios que regulan el Derecho, y de las sutilezas que implica la aplicación desde las más importantes leyes a las modestas ordenanzas, pasado por la ecuánime interpretación de los acuerdos entre las personas o entidades. Pertenecéis a una facultad donde la más reciente evolución y la tradición más añeja se combinan en fluida sintonía.

Fruto de los esfuerzos de este centro ha sido asimismo que por primera vez durante este solemne acto ha reunido un grupo de organismos y empresas van a obtener el merecido reconocimiento a su colaboración en forma de prácticas externas realizadas por sus alumnos. Me refiero a la Subdelegación del Gobierno, la Consellería de Justicia, SUMA, Diputación y los Colegios de Abogados y Procuradores. Les agradezco sinceramente la ayuda prestada para lograr que nuestros estudiantes puedan aplicar sus conocimientos a la realidad diaria de su profesión.

Finalmente, quiero dedicar mis últimas palabras a los padres y familiares de todos los egresados. Deseo darles mi más sincera enhorabuena por el éxito alcanzado por sus hijos y que supone la culminación de toda una vida de amor, atención, dedicación, apoyo y sacrificio que los que somos padres conocemos y anhelamos.

Mi mas sincera enhorabuena a todos y muchas gracias por su atención.

Oficina del Rector


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3866 / 9372

Fax: (+34) 96 590 9464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464