Saltar apartados

Festividad de Santo Tomás de Aquino

Alicante, 28 de enero de 2009

La festividad de Santo Tomás de Aquino es la primera gran celebración académica del año y quiero, una vez más, agradecerles a todos Vds. su presencia hoy aquí.

El solemne acto que celebramos mantiene viva una tradición universitaria que se remonta a 1880, fecha en la que el Papa León XIII proclamó a Santo Tomás de Aquino patrón de las universidades. Desde aquella fecha, todas las universidades han convertido esta festividad en una jornada de celebración, en la que se procede a la entrega de distinciones muy sentidas y totalmente arraigadas en la institución universitaria.

Acabamos de hacer entrega de los premios extraordinarios 2007-2008 a aquellos diplomados, licenciados, arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros e ingenieros técnicos merecedores de este importante reconocimiento académico. Del mismo modo, se han otorgado los premios extraordinarios de doctorado a quienes se han hecho acreedores a los mismos. También, como Rector, he sentido especial satisfacción por investir al Sr. Boris Mordukhovich como doctor Honoris Causa de la Universidad de Alicante y por hacer entrega de la Medalla de Oro a D. Manuel Peláez.

Más adelante haré referencia a la importancia de nuestro nuevo Honoris Causa y al significado de la entrega de la Medalla de Oro pero, en primer lugar, quisiera dirigirme a los diplomados, licenciados, arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros e ingenieros técnicos, alumnos egresados en el curso 2007-2008 y que hoy se encuentran representados aquí por los compañeros que han logrado los premios extraordinarios en sus respectivas especialidades.

Sé bien que para todos vosotros han sido años particularmente intensos, años de estudio, de cualificación profesional, y también de formación humana.

Los estudios que con esfuerzo habéis realizado en las aulas de nuestra Universidad os han enriquecido como profesionales y como personas, y en muchos casos sólo ha sido posible gracias al compromiso y al esfuerzo de vuestras familias, al apoyo de vuestros amigos y de vuestras personas queridas. Estoy seguro de que para vosotros y, también para ellos, han significado sacrificios y, por eso, que los hayáis culminado con éxito, es una satisfacción compartida por todos.

En vosotros, los nuevos diplomados, licenciados, arquitectos e ingenieros, queda representada la aspiración de los universitarios por acceder al conocimiento científico y crítico como componentes que deben presidir los diferentes campos del saber humano.

En esta que es vuestra Universidad, además de los contenidos teóricos, os hemos facilitado la utilización de las tecnologías de la información y de la comunicación, hemos promovido el trabajo en equipo, os hemos animado a “aprender a emprender” y a poner en práctica vuestros propios proyectos e iniciativas.

La sociedad ha invertido en vuestra formación y en vuestra cualificación como universitarios y, de ahora en adelante, fuera ya de estas aulas, tendréis que empezar a devolver a la sociedad los recursos que ella ha invertido en vosotros. Es probable que algunos de vosotros tengáis una lógica incertidumbre ante los nuevos horizontes que se os abren, ante los nuevos caminos que vais a emprender. Para recorrerlos será necesario vuestro trabajo con renovado esfuerzo pero, si de algo estamos seguros es de que todos disponéis de la formación adecuada para poder hacerlo, y de que la Universidad de Alicante está también comprometida en brindaros la ayuda necesaria para el perfeccionamiento de vuestros perfiles profesionales.

Os felicito por vuestro éxito y os animo a que, tanto en el ejercicio de vuestra profesión como con vuestro comportamiento ético, seáis siempre ejemplo y reflejo de los estudiantes de la Universidad de Alicante y sus embajadores permanentes ante la sociedad, puesto que estoy convencido de que siempre mantendréis un grato recuerdo de los años que habéis pasado como estudiantes en este Campus.

La generación de conocimiento es una de las funciones que la universidad ha de llevar a cabo; sin ella no podríamos hablar propiamente de universidad. Para desempeñar adecuadamente esta función, nuestra universidad ha de propiciar todos los años la aparición de nuevas cohortes de investigadores que se incorporen al proceso de creación y de ampliación del conocimiento por medio de la investigación.

Quiero felicitar, pues, a los doctores que habéis subido a este estrado para recibir, tras varios años de esfuerzos, el premio extraordinario de doctorado.

Vosotros sabéis bien que durante todo este tiempo habéis tenido el apoyo de la institución y de muchas personas de nuestra comunidad universitaria. Habéis contado, en particular, con la orientación y la ayuda de vuestros directores de tesis, a quienes agradezco públicamente la dedicación y el empeño que han puesto para que cada uno de vosotros hayáis contribuido con vuestras tesis doctorales a generar nuevo conocimiento, y también a abrir nuevas vías para investigaciones futuras. Estoy seguro de que para cada uno de vuestros directores es un motivo de satisfacción y de orgullo ver que vuestro trabajo ha sido hoy reconocido con el premio extraordinario.

Ahora os corresponde asumir nuevas responsabilidades. Debéis de conseguir que los resultados de vuestra investigación se materialicen en publicaciones que acrediten la calidad de vuestro trabajo investigador. Y, una vez que este objetivo esté cubierto, tendréis que demostrar vuestra autonomía investigadora, y encontrar nuevas líneas de investigación, porque la generación de nuevos conocimientos ha de ser para vosotros, como lo es para la Universidad, un objetivo permanente.

Acabamos de proceder en esta celebración de la festividad de Santo Tomás de Aquino al acto de investidura del profesor Boris Mordukhovich como Doctor Honoris Causa de nuestra universidad. Como ha destacado el padrino en la laudatio, el profesor Mordukhovich está reconocido internacionalmente como la primera autoridad en el campo de la Optimización. Numerosos conceptos que, hoy en día, son clave para el enfoque de complejos problemas de optimización se deben a sus aportaciones. Los méritos del profesor Mordukhovich son excepcionales y, por ello, la Universidad de Alicante se siente hoy honrada al poder incorporarlo a nuestro claustro de doctores.

En nombre de todos los presentes debo, en primer lugar, felicitar a la Facultad de Ciencias por haber propuesto incorporar al profesor Mordukhovich al claustro de nuestra universidad, felicitación que quiero dirigir particularmente al Departamento de Estadística e Investigación Operativa por haber tomado la iniciativa que nos ha conducido al acto académico que acabamos de celebrar.

Asimismo, quiero hacer público nuestro reconocimiento al padrino, el profesor Marco Antonio López Cerdà, que ha expuesto de forma resumida, pero clara y convincente, los sobrados méritos que concurren en nuestro nuevo doctor y que fundamentan indiscutiblemente su incorporación a nuestro claustro.

No es la primera vez que el profesor Mordukhovich visita la Universidad de Alicante. En mayo del año 2006 el profesor Mordukhovic inició su relación con nuestra universidad, cuando realizó una visita al departamento de Estadística e Investigación Operativa, en la que impartió un seminario sobre Análisis Variacional. Nos visitó por segunda vez el pasado otoño y realizó una estancia de un mes de duración. Esta visita fue la primera etapa de su año sabático y le permitió iniciar un proyecto de investigación conjunta con el equipo del profesor Marco López Cerdà, una investigación que ya ha producido los primeros logros científicos.

No voy a extenderme en glosar el trabajo desarrollado a lo largo de su vida profesional por el profesor Mordukhovich, porque sus méritos ya han sido expuestos por el padrino mucho mejor de lo que yo podría hacerlo aquí. No obstante, quiero destacar que nuestro nuevo Doctor Honoris Causa representa el paradigma de auténticos valores universitarios, como lo son el tesón y la curiosidad científica sin límites. Pero si hay algo que destaca de su talante científico es su vocación por la enseñanza y su entusiasmo por atraer hacia la investigación a los jóvenes matemáticos. En la actualidad el profesor Mordukhovich participa en proyectos con grupos de investigación de varios continentes, formados, fundamentalmente, por jóvenes investigadores.

El profesor Mordukhovich es un buen exponente de la formación interdisciplinar y sus conocimientos eruditos traspasan las fronteras de las Matemáticas, extendiéndose a diversas áreas de la Ciencia, la Tecnología y la Economía. Como economista que soy, déjenme que destaque sus aportaciones al campo de la Economía, entre las que mencionaría las siguientes:

a) Modelos de economía del bienestar con conjuntos de demanda neta.

b) Condiciones, fuertes y débiles, de cualificación de la demanda.

c) Versiones del segundo teorema del bienestar, en economías no-convexas y bajo cierto nivel de compacidad, y

d) Modelos con precios no-lineales.

Nuestra universidad ha venido ofertando una Licenciatura en Matemáticas, que dentro de poco será transformada en un Título de Grado. Estos títulos son una buena oportunidad para poder mostrar a las sucesivas promociones de alumnos un modelo de científico que destaque por su brillante trayectoria como matemático y por una persistente vocación por las aplicaciones. Por este motivo, estoy plenamente convencido de que la elección hecha por nuestra universidad en la persona del profesor Mordukhovich ha sido, sin duda, una elección "óptima".

El acto de hoy tiene también un contenido singular y especialmente emotivo por su significado. Se ha hecho entrega a D. Manuel Peláez Castillo de la Medalla de Oro, la más alta distinción honorífica que la universidad puede otorgar y que debe recaer en personas que han estado al lado y que han apoyado de manera especialmente relevante a la Universidad de Alicante. Así lo ha reconocido el Consejo de Gobierno de nuestra Universidad cuando, el pasado día 28 de noviembre y por unanimidad, reconoció la importante labor que has realizado a favor de la universidad y, especialmente, la que has realizado por la Universidad de Alicante.

Tu trayectoria de colaboración con la Universidad de Alicante se remonta a hace más de dos décadas, cuando tuviste la iniciativa de convocar los “Premios ECISA” dirigidos a los alumnos que estaban preparando sus proyectos fin de carrera en la Escuela de Obras Públicas, que en aquellos días todavía dependía de la Universidad Politécnica de Valencia. Desde entonces hasta hoy has prestado una colaboración ininterrumpida a nuestra Universidad, bien de forma directa o a través de las diferentes sociedades y fundaciones que has impulsado. No corresponde en este acto hacer una relación exhaustiva de toda la colaboración que has brindado a la Universidad de Alicante, pero todos tenemos presente la intensa actividad que has desplegado en nuestra institución durante los últimos años a través de la Asociación de la Empresa Familiar de Alicante y de la Fundación Manuel Peláez Castillo.

Destaca de ti tu espíritu emprendedor, tu apoyo e impulso a muchas iniciativas relevantes que han contribuido a mejorar nuestra sociedad, entre ellas, iniciativas de apoyo a los discapacitados y a manifestaciones culturales, en colaboración constante con las universidades. Nuestra sociedad necesita muchas más personas, como tú, comprometidas con estas iniciativas.

Para que una sociedad proporcione un buen nivel de vida a sus ciudadanos ha de alcanzar elevados niveles de productividad, incorporando nuevos conocimientos a su tejido productivo. Para conseguirlo, es necesario establecer una estrecha relación entre la Empresa y la Universidad con una colaboración continua entre ambas. La Universidad de Alicante quiere y debe estar al lado de la sociedad, somos parte de ella y a ella nos debemos, pero también queremos que la sociedad esté a nuestro lado. Manolo, tú lo has estado y nos has demostrado tu incondicional apoyo. Quiero hoy agradecerte públicamente tu interés y tu actitud hacia nuestra Universidad. Eres, sin duda, merecedor de la Medalla de Oro, nuestra máxima distinción honorífica, y hoy yo he tenido el privilegio de hacerte entrega de ella.

Para finalizar mi intervención quiero dirigirme de nuevo a vosotros, graduados, diplomados, licenciados, arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros e ingenieros técnicos y premios extraordinarios de doctorado, aquí presentes como representantes del conjunto de nuestros estudiantes.

Vosotros sois un ejemplo destacado de la labor que se desarrolla en nuestra Universidad, y por ello, en nombre de toda la comunidad universitaria, os reitero el orgullo que sentimos y nuestra felicitación por el éxito que habéis obtenido.

Santo Tomás de Aquino dejó un gran legado y aportó importantes reflexiones. Quisiera destacar una de sus célebres frases por la filosofía de adquisición de conocimiento que implica: “Teme al hombre de un solo libro”.

Continuad ampliando vuestros conocimientos y apostad por una formación a lo largo de la vida. Así, permitidme que hoy no me despida de vosotros porque nunca dejaréis de formar parte de la Universidad de Alicante. Tan sólo os brindaré un Hasta Luego.

Muchas gracias.

Oficina del Rector


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3866 / 9372

Fax: (+34) 96 590 9464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464