Saltar apartados

Apertura del Curso Académico 2010-2011

Alicante, 30 de septiembre de 2010

Las universidades concedemos una gran importancia a los actos de apertura de curso académico, porque en ellos, además de presentar un balance de las actividades realizadas durante el último año, podemos hacer públicos los objetivos más importantes que se desean alcanzar, no sólo durante el nuevo curso que se inaugura sino también aquéllos cuya realización sólo es posible a medio y largo plazo.

Quiero agradecerles a todos Vds. su presencia en este acto. A cada una de las personas de la Comunidad Universitaria que estáis en este Paraninfo y a todas las autoridades y representantes de las diferentes instituciones que habéis querido compartir con nosotros el inicio de este nuevo curso.

Pero permítanme que agradezca especialmente la presencia en este acto del Molt Honorable Sr. President de la Generalitat Valenciana. Su presencia y la de todos Vds. es para nosotros muy estimulante, porque revela la importancia social que la sociedad concede a la institución universitaria.

Deseo, ahora, en nombre de todos los presentes, felicitar al profesor Marco Antonio López Cerdà por la lección inaugural que nos ha brindado. Estamos acostumbrados a tomar decisiones tanto en nuestra vida personal como cuando formamos parte de organizaciones. Tomar decisiones en las organizaciones complejas -y la universidad lo es- no es una tarea sencilla y el acierto que se tenga determina la eficiencia de la institución. Por este motivo, es de agradecer que en una institución que hace ciencia, como esta universidad, nos hayas ilustrado sobre cómo el método científico ha ayudado a resolver problemas reales y cómo la libre creación matemática ha encontrado posteriormente problemas reales a lo que se ha podido aplicar. En una universidad no podemos tener dudas acerca de la utilidad práctica de la Investigación Operativa o, en general, del método científico como instrumentos que nos ayudan a tomar decisiones de manera acertada. Muchas gracias, por tanto, por tu exposición.

Me dirijo, ahora, a todas y todos los compañeros que acabáis de subir al estrado para recoger la medalla de plata o la placa que la universidad -vuestra universidad- os ha concedido. También, a los recién jubilados quiero agradeceros la dedicación que, durante toda vuestra vida activa, habéis tenido hacia la Universidad. Esta casa ya no va a poder contar con vuestro trabajo, pero sé que desde ahora, de manera desinteresada, vais a ser los mejores defensores de nuestra institución en todos los rincones de nuestra sociedad.

Igualmente, hemos querido reconocer la dedicación y esfuerzo hacia la universidad a todos aquellos que acabáis de cumplir 25 años al servicio de esta institución. El prestigio de la Universidad de Alicante se ha sustentado de manera decisiva en vuestra dedicación. Os necesitamos y os pido que prosigáis con vuestro esfuerzo para que nuestra universidad siga hacia adelante.

Pero, si me lo permiten, querría testimoniar especialmente la gratitud que esta universidad debe a los 7 compañeros que fallecieron el pasado curso académico: los profesores José Antonio Martínez Bernícola, Jorge Juan Moltó López y Francisco Ramón Trives; nuestro querido compañero del personal de administración y servicios Francisco Candela Jaén; nuestro alumno de arquitectura, Adolfo León Márquez, así como nuestros Doctores Honoris Causa José Mª Bengoa Lecanda y Juan Antonio Samaranch.

No podemos evitar el dolor que sentís los familiares y amigos que estáis aquí presentes, pero quiero que sepáis que nos encontramos a vuestro lado. La Universidad de Alicante siempre recordará la huella dejada por cada uno de ellos.

Los últimos doce meses han estado marcados por una intensa actividad que ha sido detallada por nuestra Secretaria General durante su anterior intervención. De todas formas, quisiera destacar algunos de los hechos más relevantes que tuvieron lugar el pasado curso.

En 2008 tuvo lugar la creación de la Unidad de Igualdad y el nombramiento de la Delegada del Rector para Políticas de Género, a quienes se encomendó la tarea de impulsar la elaboración del Plan de Igualdad de nuestra universidad. Los trabajos realizados desde entonces por la Comisión de Igualdad culminaron con la presentación del I Plan de Igualdad de Oportunidades entre hombres y mujeres de la Universidad de Alicante, que fue aprobado por el Consejo de Gobierno en el mes de enero de este año. El Plan está articulado en torno a 7 ejes que abarcan todos los ámbitos de actividad de la universidad y define 86 acciones a llevar a cabo en un horizonte temporal de dos años, tras el cual se procederá a analizar el grado de cumplimiento de sus objetivos.

Quiero felicitar a las personas integrantes de la Comisión de Igualdad, que representan a todos los colectivos de la universidad, por el buen trabajo realizado y por el consenso alcanzado en la elaboración del Plan. Este I Plan de Igualdad de Oportunidades ha de contribuir a que nuestra universidad sea una institución más eficaz y, también, más justa.

El día 16 de este mes de septiembre procedí a nombrar como nueva Delegada del Rector para Políticas de Género a la profesora Dña. Mª José Rodríguez, a quien corresponderá continuar con el trabajo realizado por la profesora Mª José Frau, entre el que se encuentra el de hacer el seguimiento del I Plan de Igualdad de Oportunidades. Además de expresar públicamente mi reconocimiento y aprecio personal, quiero agradecer públicamente en este acto solemne la magnífica labor desempeñada al frente de la Unidad de Igualdad por la profesora Frau.

Igualmente quiero expresar públicamente mi aprecio personal y profesional por Rafael Carrillo que, tras 9 años como Gerente de nuestra universidad, solicitó ser relevado en sus funciones. Rafael Carrillo ha desempeñado, durante todos estos años, un papel clave en el funcionamiento de nuestra universidad con total rigor y plena dedicación, por lo que quiero manifestarle mi reconocimiento y agradecimiento por el excelente desarrollo de sus funciones.

Desde el 1º de febrero D. Álvaro Berenguer se ha incorporado como nuevo Gerente de nuestra universidad, a quien también quiero expresar mi agradecimiento por su disposición a aceptar mi propuesta para desempeñar un cargo de la máxima responsabilidad como es el de la gerencia de nuestra universidad.

Muy posiblemente, el acontecimiento de mayor envergadura que caracteriza al curso que ahora se inaugura es la puesta en marcha de los nuevos Títulos de Grado que sustituyen a los anteriores títulos de Diplomado, Licenciado, Arquitecto, Arquitecto Técnico, Ingeniero e Ingeniero Técnico, como títulos de primer nivel universitario.

Hace 12 meses, en el acto de apertura del curso que ahora termina anuncié que la Universidad de Alicante estaba ultimando su propuesta de 37 Títulos de Grado como oferta para poner en marcha en el curso académico que ahora comienza. Hace dos semanas se inició la actividad docente en cada uno de ellos, por lo que podemos decir que se han visto cubiertos los objetivos trazados y se han satisfecho las expectativas que se habían depositado.

Pero, para llegar a este momento, ha sido necesario realizar un intenso trabajo y hemos debido resolver los diferentes problemas que han surgido en el camino. Sin embargo, ahora podemos calificar el resultado como plenamente satisfactorio. Este proceso de adaptación al espacio Europeo de Educación Superior (EEES) ha necesitado implicar al conjunto de la comunidad universitaria, aunque el mayor esfuerzo ha recaído, sin duda, en los equipos directivos de los Centros de nuestra universidad y en el equipo del vicerrectorado de Planificación de Estudios.

Los 37 títulos que ahora se inician pertenecen a las 5 ramas de conocimiento: 8 de ellos, a la rama de Artes y Humanidades; 5, a la de Ciencias; 3, a la de Ciencias de la Salud; 7, a la de Ingeniería y Arquitectura y 14, a la de Ciencias Sociales y Jurídicas. Además, en este curso la Universidad de Alicante ofrece a nuestros estudiantes dos programas de estudios simultáneos, uno de ellos, DADE, con los títulos de Derecho y Administración y Dirección de Empresas y, el segundo de ellos, TADE, con los títulos de Turismo y Administración y Dirección de Empresas.

Nuestra universidad, por tanto, presenta una amplia oferta formativa en todos los campos del saber, como corresponde a la responsabilidad que tenemos con nuestra sociedad, para hacer posible que nuestros jóvenes puedan encontrar en su universidad los estudios universitarios que deseen realizar, sin que tengan que verse obligados a dirigirse a universidades alejadas de su lugar de residencia. Nuestra universidad, por consiguiente, va a continuar proporcionando a la sociedad unos profesionales con una sólida formación que contribuirán al progreso de nuestra sociedad y al prestigio de nuestra institución.

No obstante, sólo podremos afirmar que nuestra universidad ha acertado en su oferta formativa si comprobamos que ésta responde a las demandas sociales, esto es, si los títulos ofertados encuentran un número suficiente de estudiantes que deseen voluntariamente cursarlos.

Los datos de matrícula disponibles hasta el día de hoy nos permiten ser francamente optimistas, ya que un elevado número de los títulos ofertados tienen en estos momentos cubiertos sus cupos. Podemos afirmar, por tanto, que este año se va a producir, con respecto al curso pasado, un importante incremento en el número de estudiantes de nuevo ingreso.

Me gustaría destacar, en particular, el éxito obtenido en aquellos Títulos de Grado que presentan un importante grado de innovación en comparación con los títulos anteriores. Así, hay que destacar los excelentes resultados de matrícula conseguidos en Geología y en Ingeniería Multimedia; la fuerte demanda conseguida por los dos programas de estudios simultáneos (DADE y TADE) y los alcanzados en aquellos títulos que, hasta este último curso, sólo eran ofertados como títulos de segundo ciclo, como es el caso de los títulos en Ciencias del Mar, Criminología y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

La difícil coyuntura económica ha debido contribuir, sin duda, al importante crecimiento experimentado en la demanda de estudios universitarios, pero, ello no impide que también podamos afirmar que la Universidad de Alicante ha sabido adaptar con éxito su oferta formativa a las demandas sociales de estudios universitarios. Debemos alegrarnos por ello, porque estos resultados darán lugar a que en el futuro nuestra sociedad podrá disponer de un mayor número de profesionales bien formados que contribuirán al desarrollo de nuestra sociedad.

Hemos podido responder, por tanto, al reto establecido. Esto ha sido posible, como he comentado anteriormente, gracias al trabajo del conjunto de personas que integran nuestra institución. Quiero, en este solemne acto de apertura de curso, expresar el reconocimiento y agradecimiento a todas las personas han participado en este proceso y han hecho posible este resultado, pero especialmente a los equipos directivos de los Centros de nuestra universidad y al equipo del vicerrectorado de Planificación de Estudios.

Ahora nos corresponde a todos continuar con nuestro esfuerzo para hacer funcionar y proporcionar la máxima calidad y reconocimiento a cada uno de estos nuevos títulos. El éxito de los nuevos planes requiere la implicación del conjunto de la comunidad universitaria, que tendrá que realizar, de nuevo, grandes esfuerzos para dotar a nuestros títulos de la máxima calidad. Todos sabemos que no vamos a poder disponer de nuevos recursos para llevar a cabo esta tarea, como habría sido deseable. Pero, a pesar de ello, no tengo ninguna duda de que todos los colectivos de nuestra universidad, como siempre han demostrado, sabrán responder con entusiasmo e ilusión a este importante reto.

La oferta formativa de la Universidad de Alicante se completa con los títulos ofertados correspondientes a los niveles de Máster y Doctorado.

En el curso académico que ahora comenzamos nuestra universidad presenta una oferta de 61 Másteres Universitarios, 39 de los cuales están aprobados conforme a lo establecido en el R.D. 1393/2007, mientras que los 22 restantes, que fueron elaborados y aprobados conforme a regulaciones anteriores, continúan impartiéndose aunque no pueden incorporar en el presente curso académico alumnos de nuevo ingreso.

Asimismo, durante el presente curso académico, nuestra universidad oferta 97 Programas de Doctorado, de los cuales 37 obedecen a lo regulado en el R.D. 1393/2007, mientras que los 60 restantes, implantados conforme a regulaciones anteriores, continúan impartiéndose pero tampoco pueden incorporar en el presente curso académico alumnos de nuevo ingreso.

Finalmente, la oferta formativa de la Universidad de Alicante se completa con los Títulos Propios de nuestra universidad, que abarcan 22 títulos adicionales de Máster, 27 títulos de Especialista Universitario, 31 títulos de Experto y 41 Certificados de Estudios.

La puesta en marcha de la nueva oferta formativa adaptada al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) debe llevar asociado un refuerzo de la movilidad internacional de nuestros estudiantes. Puedo decir, con relación a esta movilidad internacional, que este año estamos de enhorabuena, porque los esfuerzos que hemos venido realizando están dando sus frutos. Así, en el curso académico que ahora comienza los alumnos que van a cursar una parte de sus estudios en una universidad europea a través del programa ERASMUS han experimentado un crecimiento próximo al 50% con respecto a los que hasta ahora venían acogiéndose a este programa de movilidad internacional.

Además, este dato es especialmente gratificante si tenemos en cuenta que, precisamente, en la convocatoria de este año la Universidad de Alicante ha aumentado el nivel de exigencia para poder acogerse a este programa, al requerir a los estudiantes que querían optar al mismo la acreditación de los conocimientos lingüísticos correspondientes. Adicionalmente, y aun teniendo presente el apoyo económico que nuestra universidad ofrece a estos estudiantes, la coyuntura económica recesiva que atravesamos hace más difícil para algunas familias asumir los costes que siempre entraña la movilidad internacional.

Por ello, es una verdadera satisfacción comprobar que contamos con estudiantes activos que apuestan decididamente por la movilidad internacional en su formación.

Todos sabemos que el prestigio exterior de una universidad se alcanza por su contribución a la creación de nuevo conocimiento. Por ello, debo hacer explícito el compromiso de nuestra universidad con la investigación, con la investigación de calidad.

Durante el último año nuestros grupos de investigación han continuado siendo muy activos, obteniendo resultados muy destacables. Así, hay que señalar que las publicaciones científicas en revistas de impacto han consolidado el buen nivel obtenido en los últimos años y que, a pesar de la mala coyuntura económica, el volumen total de recursos captados por investigación ha sido muy importante superando la cifra de 22 millones de euros. Pero el dato más destacable es, desde luego, el importante incremento de recursos obtenidos a través de proyectos europeos cuyo importe ha crecido sustancialmente, superando la cifra de 6 millones de euros.

Nuestros grupos de investigación presentan, por tanto, una trayectoria muy positiva sobre la que continuará asentándose el futuro y el prestigio de nuestra institución.

El acceso en el próximo ejercicio a los programas de financiación de la investigación no va a ser nada sencillo, si tenemos presente las importantes restricciones presupuestarias que se anuncian y que, muy posiblemente, van a afectar significativamente al sistema español de Ciencia y Tecnología en la actual coyuntura económica. Por ello, ante un contexto presupuestario desfavorable debemos reafirmar nuestro compromiso con la investigación de calidad, reforzando nuestras políticas de apoyo para que la actividad de nuestros grupos no se resienta.

Voy a referirme ahora a los avances que ha experimentado el Parque Científico de nuestra universidad a lo largo de los últimos meses. Como Vds. saben, la misión del Parque Científico es la de crear un entorno que potencie la innovación y propicie la transferencia a la sociedad de los resultados de nuestros grupos de investigación que sean susceptibles de ser incorporados a nuestro tejido productivo.

Habría dos vertientes desde las que podríamos examinar la actividad de un Parque Científico. Por un lado, desde un punto de vista organizativo un Parque Científico es una unidad gestionada por profesionales especializados cuya función es la de estimular y gestionar el flujo de conocimiento y tecnología entre universidades, instituciones de investigación y empresas.

En esta vertiente hemos dado pasos importantes a lo largo de este último curso. Quiero destacar en este ámbito que el pasado 31 de marzo el Consejo Social de nuestra universidad acordó, tras el informe favorable que había emitido el Consejo de Gobierno, aprobar la constitución de la Fundación Parque Científico de Alicante que tendrá la responsabilidad de gestionar todas las actividades del Parque Científico de nuestra universidad.

También quiero destacar que, a lo largo de este último curso, ha sido autorizada la creación de dos nuevas empresas de base tecnológica, promovidas y participadas por nuestra universidad, que han surgido de la investigación llevada a cabo en nuestro campus y que se encuentran ubicadas en nuestro Parque. Estas empresas son Glen Biotech S.L. surgida de los laboratorios de Fitopatología de nuestra universidad y que tiene como finalidad el desarrollo de productos, basados en agentes de control biológico, contra plagas que afectan a plantas agrícolas y ornamentales. La otra empresa autorizada es Olax22 S.L. y tiene como objetivo la solución de los problemas de residuos de la industria de impresión gráfica. Además, en estos momentos tenemos en cartera 15 iniciativas que se están estudiando y analizando su viabilidad.

Por otro lado, la segunda vertiente desde la que podríamos examinar la actividad del Parque sería la de las infraestructuras puestas a su disposición. En esta segunda vertiente también hemos avanzado en este curso. Así, en el mes de febrero, una vez completado su equipamiento, empezó a estar completamente operativo el edificio que alberga los Servicios Técnicos de Investigación que se encuentra dotado de una instrumentación científica de alto valor y que presta importantes servicios a las empresas asociadas a nuestro Parque Científico que necesiten la utilización de sus laboratorios y servicios.

En este mismo ámbito debo señalar que nuestro Parque Científico va a poder disponer, a lo largo del curso que vamos a iniciar, de un importante nuevo edificio: el Centro de Incubación de Nuevas Empresas de Base Tecnológica, cuyo concurso público fue adjudicado la última semana del pasado mes de julio.

Estas infraestructuras correspondientes al Parque Científico están localizadas en la zona de ampliación de la universidad al otro lado de la autopista A-77, en el ámbito de la primera fase de dicha ampliación y cuyo tratamiento urbanístico viene amparado por el Plan Especial de Reserva de Suelo Dotacional Público de la Universidad de Alicante. Este Plan Especial abarca una superficie de unos 159.000 m2 destinados todos ellos al Parque Científico de la Universidad y fue promovido por la Conselleria de Medi Ambient, Aigua, Urbanisme i Habitatge, a través del Instituto Valenciano de la Vivienda (IVVSA). La tramitación de este Plan Especial y su próxima aprobación definitiva ha sido fundamental para el desarrollo del Parque Científico, ya que sin este instrumento urbanístico habría sido imposible llevar a cabo todas estas actuaciones. Por ello, quiero, en este acto de apertura del nuevo curso académico, expresar públicamente el agradecimiento de la Universidad de Alicante a la Conselleria y al IVVSA por el decidido apoyo que nos han prestado.

Debo también expresar en este acto el agradecimiento a la Conselleria d’Infraestructures i Transport que está realizando importantes actuaciones que mejorarán sustancialmente tanto los accesos al campus como la comunicación entre nuestro actual campus y la zona de ampliación.

Como hemos podido comprobar, en los primeros días del mes de agosto se realizó un corte en la autopista A-77 y la construcción de un pequeño desvío, necesarios ambos para acometer el paso peatonal por debajo de la misma. Este paso inferior tiene como finalidad conectar nuestro actual campus y la zona de ampliación y, una vez concluido, mejorará sustancialmente las deficientes condiciones de acceso que, en estos momentos, tienen todavía que padecer todas las personas que trabajan en las instalaciones de nuestro Parque Científico.

La otra importante actuación que está llevando a cabo la Conselleria d’Infraestructures i Transport son las obras de la línea 2 del Tranvía y la construcción de la parada de la Universidad que prosiguen su ritmo de ejecución, y que, una vez entren en servicio, supondrán una mejora considerable de la comunicación entre la Universidad y la ciudad de Alicante, completando el servicio que RENFE viene prestando desde la Estación de Alicante hasta el apeadero de la Universidad. Con todas estas actuaciones se está contribuyendo a configurar una red pública de movilidad sostenible por la que nuestra universidad siempre ha querido apostar.

En el año 2008 el Gobierno de España aprobó el Plan Estrategia Universidad 2015 que fue presentado como la herramienta que tenía que contribuir a la modernización de las universidades españolas, y mediante la cual sería posible promover las mejoras necesarias conducentes a aumentar la eficiencia y eficacia de las universidades, incrementando la contribución socioeconómica de nuestras instituciones.

El Programa Campus de Excelencia Internacional ha sido el instrumento que ha utilizado el Ministerio de Educación para desarrollar la Estrategia Universidad 2015, cuyos objetivos declarados eran los de mejorar la calidad de nuestras universidades, conducir hacia la excelencia a los campus “mediante la especialización, la diferenciación, el establecimiento de alianzas y agregaciones y la internacionalización del sistema universitario español”.

Agregación, especialización e internacionalización constituyen tres ingredientes fundamentales sobre los que se articula la Estrategia Universidad 2015 elaborada por el Gobierno y son los ejes sobre los que se puede construir una estrategia de cooperación entre universidades.

La colaboración entre universidades puede hacer posible, desde luego, la mejora de dichas instituciones y ello puede ser más fácil cuando hay proximidad geográfica. La Universidad de Alicante y la Universidad Miguel Hernández de Elche somos muy conscientes de la importancia de la agregación estratégica de nuestras fortalezas. Sumando esfuerzos nos beneficiaremos cada una de nuestras dos instituciones y, lo que es mucho más importante, beneficiaremos a la sociedad de la que formamos parte y a la que nos debemos. Además, las dos universidades compartimos plenamente la importancia de reforzar nuestra visibilidad y proyección internacional y estamos persuadidas de que la cooperación nos aproximará a la consecución de este objetivo estratégico.

La Universidad de Alicante y la Universidad Miguel Hernández de Elche nos dimos cuenta de la oportunidad que podía significar la convocatoria del programa de Campus de Excelencia Internacional para la consecución de estos objetivos, por lo que decidimos concurrir conjuntamente a la convocatoria de este año 2010, sumando fortalezas de nuestras dos universidades. El proyecto presentado, Mediterranean Campus, ha identificado tres grandes áreas de especialización: (a) Tecnología lingüística aplicada a la lengua y cultura españolas, (b) Vida y Ciencia y (c) Ciencias Aplicadas al mercado; áreas de especialización en las que es posible incorporar todos los recursos y toda la calidad existente en nuestras dos universidades y en las que se ponen de manifiesto todas nuestras singularidades, experiencia y excelencia.

Pero, posiblemente, el aspecto más singular e importante del proyecto que hemos presentado se encuentra en la apuesta decidida por la internacionalización de nuestras universidades al plantear la creación con una universidad norteamericana de un campus en Estados Unidos que sirva de catalizador para la captación de talento y para el desarrollo de proyectos docentes, de investigación, de innovación y de transferencia. El proyecto Mediterranean Campus, con su propuesta de creación de un Campus en Estados Unidos, se convertía, así, en un instrumento con el que nuestras universidades podríamos llegar a ser un referente en la relación entre el sistema universitario español y el norteamericano, generando una oferta bilingüe inglés-castellano en las tres áreas de especialización definidas.

Nuestro proyecto, por consiguiente, recoge explícita y decididamente las características de agregación, especialización e internacionalización en torno a las cuales se articula la Estrategia Universidad 2015 aprobada por el Gobierno.

A pesar de ello, la resolución de la convocatoria del Programa Campus de Excelencia Internacional correspondiente al año 2010, y hecha pública el pasado 26 de julio por el Secretario General de Universidades, ha excluido a nuestro proyecto de la posibilidad de concurrir a la calificación de CEI.

Esta exclusión, sin embargo, se contradice con el informe de evaluación recibido, en el que se destacan las importantes fortalezas del proyecto y la ambición de sus objetivos. El informe de evaluación recibido hace totalmente imposible entender la resolución del Secretario General de Universidades. Es más, si la resolución desestimatoria se pretende sustentar en la falta de un acuerdo totalmente cerrado con una universidad norteamericana se estaría contraviniendo la Orden de convocatoria del programa de Campus de Excelencia Internacional que establece expresamente que los proyectos que se presentan a la primera fase sólo necesitan contener “una descripción general y resumida” de los mismos (art. 3.2.a de OM EDU 1069/2010).

Resulta totalmente inaceptable y rechazable que nuestro proyecto Mediterranean Campus no haya sido admitido por el Secretario General de Universidades para concurrir a la segunda fase, ya que el proyecto reúne todas las características de agregación, especialización e internacionalización recogidas en la Estrategia Universidad 2015 y en la convocatoria de CEI.

Pero, si observamos de cerca la resolución nos daremos cuenta de algunas características que contiene y que merece la pena destacar. Por un lado, más de la mitad de los proyectos que han sido tomados en consideración para poder concurrir a la segunda fase no contienen agregaciones estratégicas de universidades, y sólo un número muy reducido de ellos presentaban una apuesta tan decidida por la internacionalización como la que viene recogida en nuestro proyecto Mediterranean Campus.

Por otro lado, si tomamos en consideración los proyectos seleccionados entre las convocatorias de 2009 y 2010 observamos que cada Comunidad Autónoma cuenta con un proyecto, excepto Andalucía, Cataluña y Madrid que cuentan con más de dos y Galicia que tiene dos. Ahora bien, si el objetivo último de la resolución ha sido llevar a cabo un reparto geográfico por Comunidades Autónomas -y que sería totalmente contradictorio con la búsqueda de la excelencia- la foto resultante es también inaceptable y rechazable. La importancia cualitativa y cuantitativa del Sistema Universitario Valenciano es sustancialmente superior a la que ha quedado recogida en estas resoluciones administrativas. El reconocimiento que la comunidad universitaria española y la comunidad científica internacional conceden a las universidades valencianas es inequívocamente muy superior al que viene recogido en la resolución de la Secretaría General de Universidades.

Existe, por tanto, una notoria diferencia entre los objetivos declarados en las convocatorias de Campus de Excelencia Internacional y los verdaderos objetivos revelados por la resolución administrativa. Las agregaciones estratégicas entre universidades y la apuesta por la internacionalización no han sido los verdaderos objetivos que se han tenido presentes en la resolución, aun cuando éstos eran los que se declaraban retóricamente en la convocatoria.

Ahora bien, la excelencia no la otorgan las resoluciones administrativas de un órgano ministerial. La excelencia es un intangible y su consecución necesita del trabajo riguroso diario de todos los miembros de la Comunidad Universitaria, en el ejercicio de cada una de las tres funciones de la universidad, esto es, en la docencia, en la investigación y en la transferencia de conocimiento y responsabilidad social. Esta universidad lleva 30 años haciendo bien su trabajo, 30 años tratando de alcanzar la excelencia y de obtener el reconocimiento de los demás: el reconocimiento de la comunidad científica internacional y del conjunto de las diferentes instituciones sociales y de la ciudadanía.

Nuestra apuesta por la excelencia y la colaboración estratégica entre las dos universidades de la provincia de Alicante es firme. No era una apuesta coyuntural vinculada a una convocatoria del ministerio, sino un planteamiento de futuro surgido del convencimiento mutuo de las ventajas de la cooperación, que se expresa explícitamente en el proyecto conjunto que presentamos.

Las dos universidades tenemos la voluntad de desarrollar los importantes objetivos definidos en nuestro proyecto Mediterranean Campus, por lo que puedo afirmar que vamos a tratar de alcanzar las metas que en él se trazaban. En particular, puedo decir que vamos a seguir trabajado para poder constituir un campus en Estados Unidos conjunta y conveniadamente con una universidad norteamericana en el que poder llevar a cabo las acciones definidas en nuestro proyecto en sus tres grandes áreas de especialización, y que vamos a avanzar en la investigación colaborativa, en la incentivación del emprendedurismo universitario y en la puesta en marcha de recursos tecnológicos y de gestión conjunta, de acuerdo con los objetivos que se establecían en el proyecto Mediterranean Campus.

A continuación me voy a referir al estado actual en que se encuentra el Proyecto de Ampliación de nuestra universidad. No obstante, sólo me centraré en la ampliación contemplada en los espacios situados al otro lado de la autopista A-77, en el término municipal de Alicante, que comprenden una superficie próxima a los 900.000 m2, ya que las obras de construcción de la Facultad de Educación continúan su ritmo programado en los terrenos dotacionales cedidos generosamente por el Ayuntamiento de Sant Vicent del Raspeig.

La falta de espacios donde desarrollar nuestras actividades es muy notoria, lo que dificulta que podamos desplegar todas nuestras potencialidades. Este es un hecho fácilmente constatable, como lo pone de manifiesto que el ratio de superficie construida por alumno de nuestra universidad es muy inferior al de las demás universidades valencianas y españolas.

Como es bien sabido, desde hace años estamos trabajando, siempre de manera concertada con las diferentes administraciones públicas, para que este problema de insuficiencia de espacios deje de serlo.

Y esta voluntad de concertación entre todas las administraciones se hizo totalmente explícita el 6 de febrero de 2008, al procederse a la firma del Protocolo de colaboración entre el IVVSA, el Ayuntamiento de Alicante, y la Universidad de Alicante para la Gestión del Sector Parque Científico y Ampliación de la Universidad de Alicante, suscrito por el entonces alcalde de nuestra ciudad, D. Luis Díaz Alperi, el entonces Conseller de Medi Ambient, Aigua, Urbanisme i Habitatge, nuestro malogrado y querido José Ramón García Antón y por mi propia persona, en representación de la Universidad de Alicante.

En este Protocolo las tres administraciones públicas nos comprometíamos a colaborar, tramitar y apoyar los documentos del planeamiento urbanístico de la Ampliación de la Universidad de Alicante, cuya elaboración se encomendaba a la Conselleria de Medi Ambient, Aigua, Urbanisme i Habitatge, a través del Instituto Valenciano de la Vivienda (IVVSA).

Anteriormente ya me referí al desarrollo de la primera fase de este Protocolo, esto es, al Plan Especial relativo al Parque Científico, que, como dije, fue ya tramitada por el IVVSA, lo que ha hecho posible que nuestro Parque Científico disponga ya de un aceptable número de edificaciones.

La segunda fase de desarrollo del Protocolo se inició el año pasado cuando el IVVSA adjudicó el concurso para la “Redacción del Proyecto de Urbanización”, donde, además del Parque Científico contemplado en la primera fase, han de tener cabida la ampliación de la universidad y el Parque Tecnológico, A partir de ese momento, el equipo redactor, coordinadamente con el IVVSA y la Universidad de Alicante, empezó a elaborar diferentes documentos sobre la ampliación, coincidiendo con las exposiciones públicas del nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Alicante (PGOU).

Las discrepancias que existían entre los documentos elaborados en desarrollo del Protocolo y la ficha del Sector denominado Ampliación Universidad del Plan General (PGOU) se han ido reduciendo a lo largo de las dos exposiciones públicas a las que fue sometido el Plan General, tras las alegaciones presentadas por la universidad y las diversas reuniones de trabajo mantenidas entre el Ayuntamiento de Alicante, el IVVSA y la Universidad de Alicante.

Sin embargo, aun reconociendo los avances obtenidos en el tratamiento del Sector en todo el proceso, he de decir que el resultado final de la Ficha de la Ampliacion de la Universidad del Plan General, aprobado por el Pleno del Ayuntamiento de Alicante celebrado el pasado 31 de mayo, no permite pensar que, en este momento, el proyecto disponga de suficientes garantías que lo hagan económicamente viable.

La Universidad de Alicante necesita tener despejado su horizonte de futuro, necesita saber que podrá llevar a cabo su Ampliación, que dentro de otros 30 años va a poder seguir siendo útil a la sociedad a la que se debe.

El futuro se construye hoy, con las decisiones que hoy tomamos. Si hoy, con nuestras decisiones, contribuimos a que la Universidad de Alicante pueda disponer en el futuro -dentro de varias décadas, dentro de otros 30 años- de aquello que le permita ser una universidad importante, una universidad grande y prestigiosa, habremos acertado. Habremos contribuido a mejorar nuestra universidad y, con ello, habremos contribuido a hacer mucho más importante nuestra ciudad.

No estoy solicitando ni dinero, ni financiación. Pero sí que pido abiertamente que preparemos el futuro de nuestra universidad y, puesto que en sus manos, en las manos del Ayuntamiento de Alicante, están las herramientas para alcanzar este objetivo, tengo que solicitarles que, cuanto antes, encontremos las fórmulas necesarias que hagan posible que el proyecto de Ampliación del Campus disponga finalmente de las garantías que hagan viable su desarrollo.

Las universidades valencianas, como todas las administraciones públicas, estamos aplicando severas medidas de austeridad con las que estamos haciendo frente a la difícil coyuntura económica. Formamos parte de la sociedad y, como consecuencia de ello, estamos afrontando el mismo tipo de problemas económicos.

Ahora bien, la desfavorable situación económica no tiene que llevarnos al desánimo. La duración del actual ciclo económico no va a ser indefinida, sino que vendrá seguida por un período posterior más expansivo. Tenemos que estar preparados para que nuestra sociedad pueda aprovechar la expansión cuando ésta se presente. Y una de las certidumbres que compartimos todos es que las sociedades prósperas del futuro serán aquellas que hayan apostado decididamente por la formación, por la innovación y por la creación y difusión del conocimiento.

Pero si nuestra sociedad quiere apostar, de verdad, por la formación, por la innovación y por la creación y difusión de conocimiento deberá incluir a las universidades entre sus prioridades fundamentales. Y una manera explícita de situar a la universidad entre las prioridades fundamentales de la sociedad consiste en poner a disposición de ésta los recursos necesarios para que puedan desarrollar su labor. Recursos suficientes para su actividad ordinaria, pero estructurados de manera tal que contengan los incentivos adecuados para que las universidades promovamos mejoras continuas en la calidad de todos nuestros servicios.

Los programas plurianuales de financiación (PPF) de los que, hace más de una década, dispuso el Sistema Universitario Público Valenciano eliminaron la discrecionalidad en la asignación de recursos y contribuyeron a elevar el peso relativo de las universidades en el PIB valenciano. Estos programas plurianuales redujeron la incertidumbre, permitieron predecir los recursos con los que íbamos a poder contar a lo largo de varios años y nos ayudaron a las universidades a programar de manera mucho más eficiente nuestra actividad.

El esfuerzo presupuestario que, durante todo este tiempo, realizó la Generalitat fue, sin duda, muy importante. Así lo hemos reconocido siempre las universidades. Pero dicho esfuerzo no resultó baldío. Al contrario, los resultados a los que dio lugar fueron considerablemente beneficiosos, ya que contribuyeron de manera decisiva a elevar sustancialmente la calidad de nuestras universidades.

Desde hace un tiempo, las universidades públicas valencianas y la Conselleria de Educació éramos conscientes de la necesidad de poder disponer de un nuevo Plan Plurianual se Financiación (PPF) que nos permitiera programar, durante un horizonte temporal suficientemente amplio, nuestras actividades. Y he de decir que todos estábamos de acuerdo en que disponíamos de una gran oportunidad para incorporar importantes mejoras en la estructura del nuevo Plan. Y con este objetivo se empezó a trabajar conjuntamente hace poco más de un año.

Las reuniones de trabajo mantenidas por la Comisión mixta de financiación formada por los responsables de la Conselleria y por los equipos económicos de las universidades públicas han alumbrado felizmente un documento riguroso y consensuado que despeja el horizonte de financiación de las universidades públicas hasta el año 2017. Han hecho un buen trabajo y debemos felicitarles por ello.

Estos trabajos van a hacer posible que, al finalizar este acto, los rectores de las universidades públicas valencianas, suscribamos con la Generalitat el nuevo Plan Plurianual de Financiación.

Se trata de un gran acontecimiento que las universidades acogemos con verdadera satisfacción.

Hay que destacar que el nuevo PPF presenta innovaciones importantes con respecto a los anteriores, ya que más del 60 % de la financiación pública a la que las universidades accederemos vendrá determinada por los resultados de nuestra actividad, abarcando tanto los resultados docentes, como los de investigación y los de transferencia de conocimientos. El nuevo modelo incorpora, por tanto, unos poderosos incentivos que contribuirán de manera decisiva a mejorar todas nuestras actividades.

A partir de este momento los parámetros del nuevo modelo de financiación empezarán a computarse, si bien sus efectos económicos serán plenamente operativos entre 2013 y 2017.

Puedo transmitirles, en nombre de todas las universidades públicas valencianas nuestra satisfacción por el acuerdo alcanzado. Podemos, por tanto, felicitarnos todos por ello.

A lo largo de sus 30 años la Universidad de Alicante ha hecho bien sus deberes: es una universidad competitiva y tiene un importante reconocimiento social e internacional. Puedo asegurarles que nuestra universidad, nuestra Comunidad Universitaria, vamos a poner todo nuestro esfuerzo y toda nuestra ilusión para seguir mejorando la calidad de nuestra institución. Igualmente, quiero que sepan que colaboraremos con todas las instituciones públicas y con las organizaciones sociales y económicas, con el fin de contribuir a prestar un mejor servicio al conjunto de los ciudadanos a los que nos debemos.

Muchas gracias.

Oficina del Rector


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3866 / 9372

Fax: (+34) 96 590 9464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464