Saltar apartados

Festividad de San Raimundo de Peñafort

Alicante, 19 de febrero de 2010

Quiero iniciar mi intervención haciendo expreso el agradecimiento a todos Vds. por acompañarnos en esta celebración de San Raimundo de Peñafort, Patrón de nuestra Facultad de Derecho, acto en el que hemos procedido a la entrega de títulos a los egresados de la última promoción de esta Facultad.

Agradezco especialmente la presencia de D. José Luis Iglesias Buhigues, Catedrático de Derecho Internacional Privado de la Universidad de Valencia, a quien deseo felicitar, en nombre de todos los presentes, por la brillante lección magistral ”Un nuevo diseño para la Unión Europea: el Tratado de Lisboa” que nos ha ofrecido.

El profesor José Luis Iglesias es un buen amigo de la Universidad de Alicante. Ha sido una de las personas que ha contribuido de manera importante a que hoy tengamos la universidad de la que estamos tan orgullosos. Fue uno de los fundadores de nuestra institución, desempeñando importantes responsabilidades durante las primeras etapas de nuestra universidad. En aquellos momentos trabó fuertes vínculos de amistad con muchas personas entre las que me honro encontrarme, por lo que ha sido especialmente grato para mí tenerle de nuevo entre nosotros en este solemne acto académico.

El profesor Desantes ha expuesto en su excelente presentación la larga trayectoria académica del profesor Iglesias, por lo que no voy a incidir en sus méritos. Tan sólo quisiera decirte, José Luis, bienvenido de nuevo a tu casa.

Como Vds. saben, estamos ultimando, en estos momentos, el proceso de adaptación de toda nuestra oferta de títulos al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). Entre las diversas formas de adaptación a este proceso, coloquialmente conocido como proceso de Bolonia, nuestra universidad, como el resto de las universidades españolas, está siguiendo las pautas establecidas por el Gobierno español en el Real Decreto 1393/2007 de Ordenación de las Enseñanzas Universitarias Oficiales.

Este proceso de reestructuración de la oferta de títulos se inició en nuestra universidad el 30 de junio de 2008, cuando el Consejo de Gobierno aprobó la normativa para la implantación de los nuevos Títulos de Grado. A partir de ese momento los Centros de nuestra universidad hicieron, en su ámbito, las propuestas de los nuevos títulos que consideraban debían formar parte de la oferta de títulos de primer nivel de nuestra universidad, procediendo posteriormente a la elaboración de los correspondientes planes de estudio. Todo el proceso interno de nuestra universidad quedó concluido el año pasado y ha dado lugar a que nuestra universidad haya sometido un total de 37 Títulos de Grado tanto al trámite de verificación, que corresponde desarrollar a la ANECA, como al de autorización, que es competencia de la Generalitat Valenciana.

La Facultad de Derecho ha promovido un total de 4 Títulos de Grado que, con total seguridad, empezarán a impartirse a partir del mes de septiembre de este mismo año. Las actuales Diplomatura en Relaciones Laborales y Licenciatura en Ciencias del Trabajo quedarán transformadas en el Grado en Relaciones Laborales y Recursos Humanos. La Diplomatura en Gestión y Administración Pública se transformará en un Grado con la misma denominación; la actual licenciatura de 2º ciclo en Criminología se transformará en un Grado de igual denominación, así como nuestra actual Licenciatura en Derecho. Asimismo, esta Facultad de Derecho impartirá el próximo curso académico el primer curso del programa de estudios simultáneos de Grado en Derecho y en Administración y Dirección de Empresas.

La Facultad de Derecho ha trabajado intensamente a lo largo del último curso académico, elaborando las memorias correspondientes a los nuevos Títulos de Grado. Este proceso ha exigido un gran esfuerzo y una ardua dedicación por parte de muchas personas de la Facultad. La tarea desarrollada no era sencilla y no ha estado exenta de importantes dificultades e incomprensiones. Sin embargo, gracias al esfuerzo de todas y todos ha sido posible solventar de una manera muy satisfactoria los problemas que han ido surgiendo en el proceso de elaboración de los planes de estudio.

Soy consciente de que, en una institución tan variada y plural como es la universidad, algunos miembros de la Comunidad Universitaria continúan teniendo ciertas reservas sobre el alcance de la reforma que estamos acometiendo pero, es importante destacar que el nivel de consenso alcanzado ha sido, y es, muy elevado y que los resultados han de ser calificados inequívocamente como muy positivos. La Facultad de Derecho ha sabido responder al reto y ha obtenido una buena nota pese a la dificultad de la tarea que debíamos abordar. Gracias al trabajo realizado, nuestra universidad va a continuar proporcionando a la sociedad unos profesionales en el ámbito del derecho con una sólida formación que contribuirán a consolidar el prestigio de esta Facultad.

Quiero, en este solemne acto de celebración de la festividad de San Raimundo de Peñafort, expresar, en nombre de la universidad, el reconocimiento y agradecimiento a todas las personas que se han implicado en el proceso, especialmente a nuestra Decana y a todo su equipo por el magnífico trabajo realizado. Muchas gracias, Amparo.

Pero la adaptación de nuestra universidad al Espacio Europeo de Educación Superior no culmina con la elaboración de los planes de estudio de los títulos de grado. Como sabemos, esto constituye únicamente el primer paso, porque nuestra universidad ha de proseguir su trabajo ofertando a la sociedad aquellos títulos oficiales de nivel superior, masters y doctorados, que se consideren adecuados en el ámbito del derecho. Queda, por tanto, bastante trabajo por realizar ya que hemos de ser capaces de proporcionar la formación especializada que nuestra sociedad necesita y demanda. Somos una universidad pública y nos corresponde -es nuestra obligación- cubrir las necesidades de formación especializada existentes en nuestro entorno social. Disponemos del profesorado más cualificado y de una Facultad de Derecho de gran prestigio, por lo que esta tarea no podemos dejarla en otras manos.

Entre los programas de postgrado que la Universidad de Alicante tiene que ofrecer han de encontrarse aquellos programas que, de acuerdo con lo establecido en la Ley 34/2006 de 30 de octubre, sobre el Acceso a las Profesiones de Abogado y Procurador de los Tribunales, acrediten la formación especializada y permitan superar la evaluación que dará acceso a dichas profesiones.

Como sabemos, la Ley 34/2006 desvincula el título universitario en Derecho del ejercicio de las profesiones de Abogado y Procurador de los Tribunales; profesiones y título universitario que, hasta el momento en que se produzca la entrada en vigor de dicha ley, siempre han estado unidos.

Ahora hace un año, en el acto de conmemoración de la festividad de San Raimundo de Peñafort, ya expresé mis reservas sobre algunos aspectos de esta Ley, fundamentalmente porque desvelaban una desconfianza en la formación universitaria superior que realizamos las universidades. No voy a reiterar este año los argumentos que entonces expuse, pero creo que debo manifestar mi preocupación por el contenido del borrador del Reglamento de la Ley sobre Acceso a las Profesiones de Abogado y Procurador de los Tribunales que recientemente ha dado a conocer el Ministerio de Justicia.

El borrador de Reglamento evidencia el difícil encaje que la Ley 34/2006 tiene con la Ley Orgánica 4/2007 de 12 de abril, por la que se modifica la Ley Orgánica de Universidades (LOMLOU), y con el Real Decreto 1393/2007 de 29 de octubre, que en desarrollo de la LOMLOU, ordena las Enseñanzas Universitarias Oficiales.

Así, el proyecto de Reglamento que el Ministerio de Justicia ha dado a conocer contempla que la formación especializada necesaria para poder realizar las evaluaciones que den acceso a las profesiones de Abogado y Procurador de los Tribunales se realizará a través de cursos de formación impartidos por las Escuelas de Práctica Jurídica creadas por los Colegios de Abogados o a través de cursos oficiales de postgrado impartidos por las universidades, y cuyo trámite de acreditación deberá dirigirse al Ministerio de Justicia quien, posteriormente, trasladará su propuesta de acreditación al Ministerio de Educación.

Ahora bien, los cursos oficiales de postgrado a los que hace referencia la Ley 34/2006 y el borrador de Reglamento sólo pueden ser Masters Universitarios según lo establecido en la LOMLOU y en el Decreto de Ordenación de las Enseñanzas Universitarias Oficiales, por lo que estos Masters deberán estar sometidos a los trámites de verificación, autorización y acreditación exigidos por la normativa de enseñanzas universitarias, que difieren sustancialmente de los procedimientos de acreditación que contempla el borrador de Reglamento.

Pero la mayor objeción que tenemos que hacer al borrador de Reglamento tiene que ver con el requisito establecido en su artículo 2, apartado a, que restringe el acceso a los cursos de formación a aquellos títulos de Grado en Derecho cuyos créditos ECTS tengan, al menos, un 80 % de contenido jurídico. Todos los títulos de Grado en Derecho que vamos a impartir las universidades están sometidos a un trámite de verificación y posterior acreditación, por lo que es de todo punto rechazable cualquier proceso posterior de evaluación de la formación jurídica de nuestros graduados en Derecho al margen de lo establecido en el Decreto 1393/2007.

La desconfianza implícita en la formación superior universitaria que subyace en el borrador de Reglamento y en la propia Ley que regula el acceso a las profesiones de Abogado y Procurador de los Tribunales habría sido, sin duda, menor si la iniciativa reglamentaria hubiera surgido del Ministerio de Educación en lugar del Ministerio de Justicia. De todas maneras existe todavía un cierto margen de tiempo para poder corregir el contenido tan desacertado del borrador. No obstante, este margen no es muy amplio porque la superación de la formación especializada que contempla la Ley y la realización del Examen de Estado será ya exigible para todos los estudiantes que obtengan su título de licenciado en Derecho a partir del curso 2011/2012.

Las discrepancias que las universidades tenemos con relación al borrador de Reglamento al que me acabo de referir no afectan para nada a la futura implantación en nuestra universidad de los cursos oficiales de postgrado necesarios para dar acceso a las profesiones de Abogado y Procurador de los Tribunales. El compromiso de la Universidad de Alicante con la formación en todos los ámbitos jurídicos ha sido y es total, por lo que la puesta en marcha de los dos Másters a los que me he referido se llevará a cabo a partir del momento en que el desarrollo reglamentario de la Ley se haya completado.

Por otra parte, nuestra Universidad y el Colegio de Abogados venimos manteniendo una estrecha y fructífera colaboración desde siempre en una amplia variedad de terrenos. Esta colaboración entre nuestras dos instituciones es la mejor garantía de que vamos a proporcionar a nuestros estudiantes, y con el máximo nivel de calidad, la formación especializada establecida en la Ley 34/2006, necesaria para poder realizar las evaluaciones que den acceso a las profesiones de Abogado y de Procurador de los Tribunales.

Quiero referirme ahora a las instituciones y empresas que en este acto han sido distinguidas por la estrecha colaboración que vienen manteniendo con la Facultad de Derecho. La Facultad, y con ella la Universidad de Alicante, ha querido reconocer el importante apoyo que nos prestan y que posibilitan que nuestros estudiantes puedan realizar prácticas pre-profesionales en sus instalaciones sedes. Esto es de suma importancia para la formación de nuestros estudiantes y, por tanto, fundamental para nuestra Universidad.

Por este motivo, quiero agradecer públicamente a Garrigues Abogados y Asesores Tributarios, a la Direcció Territorial d’Indústria i Innovació de la Conselleria d’Indústria, Comerç i Innovació y a la Direcció Territorial d’Ocupació i Treball de la Conselleria d’Economia, Hisenda i Ocupació todo el apoyo que nos brindáis.

Celebramos hoy también la entrega a los egresados de sus títulos en Derecho, Derecho-ADE, Criminología, Ciencias del Trabajo, Gestión y Administración Pública y Relaciones Laborales. La entrega de estos títulos es una gran satisfacción para todos aquellos que formamos parte de la comunidad universitaria porque, hoy, la Universidad de Alicante presenta a la sociedad los frutos de muchos años de esfuerzo, dedicación, ilusiones, experiencias de vida y, en definitiva, de aprendizaje en su sentido más amplio.

Vosotros, graduadas y graduados, termináis hoy una etapa de vuestra vida, unos años que, estoy seguro, recordaréis con acentuado cariño y quizás, más adelante, hasta con nostalgia. Pero, al mismo tiempo se abren ante vosotros nuevas puertas, un futuro profesional prometedor y alentador, cargado de múltiples retos que ya estáis preparados para afrontar.

Habéis debido aprender a aprender durante todos estos años, pero nuestra Universidad está obligada también a ofertar una variada relación de postgrados que contribuya a vuestra formación a lo largo de toda la vida. Nuestras aulas estarán, por tanto, abiertas para vosotros en el futuro, contribuyendo, así, al imprescindible aprendizaje continuo que los persistentes cambios en el entorno hacen necesario, para que os mantengáis como unos profesionales valiosos y competitivos.

Os felicito a todas y a todos, por culminar con éxito el trabajo que habéis desarrollado en vuestra Facultad.

Este acto protocolario os distingue por vuestro esfuerzo y sacrificios en la adquisición de los conocimientos necesarios para afrontar vuestro futuro profesional. A partir de ahora, tendréis que tomar ciertas decisiones relevantes para vuestras vidas y es muy posible que sintáis algo de vértigo ante los retos que tenéis que afrontar. No obstante, pensad que la graduación es un reconocimiento de vuestra madurez, de vuestra mayoría de edad y de vuestra capacidad para superar las dificultades. Estoy convencido de que la Universidad también habrá contribuido a vuestra formación integral como ciudadanos.

Tengo la seguridad de que, en esta nueva etapa de vuestra vida, recordaréis siempre los años que habéis pasado aquí con nosotros, y que seréis los mejores embajadores que puede desear esta Universidad.

La sociedad actual reclama nuevos titulados y especialistas, formados para aportar con su profesionalidad soluciones innovadoras y proyectos ilusionantes que den respuesta a las necesidades presentes y futuras en los diferentes ámbitos profesionales. Por ello, la Universidad de Alicante participa activamente en la definición de este horizonte futuro, como creadora, gestora y emisora de conocimiento a la sociedad.

Reitero mi felicitación a los nuevos titulados. Habéis vivido un tiempo de dedicación y esfuerzos compartidos también con vuestras familias y amigos, y que no ha estado exento de sacrificios, pero que, finalmente, se han visto culminados con brillantez y éxito.

Al profesorado de la Facultad de Derecho y al Personal de Administración y Servicios os animo a seguir trabajando con ilusión y a continuar con vuestro compromiso por la mejora de la calidad de todos los servicios que proporciona nuestra Universidad.

Muchas gracias.

Oficina del Rector


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3866 / 9372

Fax: (+34) 96 590 9464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464