Saltar apartados

Concesión del Laurel de Oro, a título póstumo, a D. Germán Bernácer.

Alicante, 3 de junio de 2015

Como rector de la Universidad de Alicante tengo el honor de presidir la concesión de este Laurel de Oro a título póstumo a uno de los alicantinos más significativos de nuestra historia más reciente. Como sabéis, este galardón se concede a aquellas personas o instituciones de excelente prestigio nacional o internacional en el campo de las ciencias, de las letras, de la investigación científica, de la docencia, de la creación artística, del de porte y de la solidaridad. Hasta el momento actual, un total de trece personas lo han recibido, desde el primero, el investigador en ciencias penales y criminología Luis Garrido, al escrito Miguel Delibes o al investigador en ciencias José M. Santiago. Trece personas que han sabido trabajar en los campos de la ciencia, la docencia y la creación y que la Universidad de Alicante ha querido reconocer. 

Siguiendo nuestro reglamento de símbolos y distinciones honoríficas, el Laurel de Oro que ahora otorgamos, representa un punto culminante en la historia de nuestra universidad. Se convierte así en el reconocimiento póstumo de Germán Bernácer, un alicantino nacido el 1883 y que este año, hace poco más de unas semanas, se cumple el 50 aniversario de su desaparición. Catedrático de la Escuela de Comercio de Alicante, ligada a nuestra primera sede universitaria en Alicante, destacó en su labor como director del Servicio de Estudios del Banco de España. 

Autor de publicaciones tan relevantes como Sociedad y Felicidad. Ensayo de mecánica social (1916), Interés del capital. El problema de sus orígenes (1925) o Una economia libre sin crisis y sin paro (1955), entre otros, siempre fue un economista heterodoxo que no se alineó en ninguna de las corrientes clásicas o modernas de su época. Como precursor de Keynes, fue un avanzado en su época. Una persona comprometida en su contexto, en un momento difícil de nuestra historia. Queda muestra de todo ello la relación de amistad y de complementación artística con otros alicantinos como el escritor Gabriel Miró, el compositor Óscar Esplá, el arquitecto Juan Vidal o el periodista Emilio Costa. 

Germán Bernácer creía en su trabajo y en el desarrollo del conocimiento. Así fue también amigo de matemáticos como Rey Pastor, Gallego Díaz, entre otros, y creó la Sociedad Española de Matemáticas Aplicadas en el seno del CSIC. En el 1952 fue nombrado miembro de la Asociación Internacional de Ciencias Económicas y en el 1960, académico de la Real Academia de Ciencias Económicas y Finanzas de Barcelona. 

Pero si hay un ámbito del intelectual que nos interesa es su compromiso en la promoción del conocimiento. Compartía con una institución como la nuestra el sentido crítico de la sociedad y la formación de ésta. Desde su experiencia docente, se preocupó por la enseñanza de las materias científicas y las prácticas en el laboratorio de su alumnado. Él mismo había sido alumno de aquella Escuela Superior de Comercio en el actual edificio de La Asegurada y, con posterioridad, en éste mismo. 

Del mismo modo, su figura encarna uno de los principios básicos de nuestra Universidad, la preocupación por una investigación rigurosa y su difusión. Así, se planteaba la investigación como una herramienta para mejorar el conocimiento, tanto por la transferencia a través de la docencia (prueba de ello son sus diversos manuales de prácticas), como por la contribución directa de la universidad a la sociedad a través del ineludible compromiso que tenía con el desarrollo cultural, científico y tecnológico. 

Estamos seguros que Germán Bernácer estaría a gusto en una universidad como la nuestra que aspira cada día a reforzar sus valores como una institución abierta, transparente, tolerante, participativa, accesible, moderna, colaborativa, solidaria y sostenible. Que estaría de acuerdo con el pensamiento crítico y con la intención de tener una proyección global y de ser un espacio de encuentro en la sociedad. Por este motivo, Bernácer siempre ha estado presente en la constitución de nuestra universidad. Desde el edificio que lleva su nombre en el Campus (construcción del arquitecto Javier García-Solera) y que acoge la antigua Escuela de Empresariales y diversos centros y unidades de formación internacional y de gestión académica, pasando por nuestra Sede Universitaria en Alicante, el edificio donde nos encontramos, tan vinculado a su figura. 

La Sede de la Universidad en Alicante se ha convertido en un referente habitual para el desarrollo social y formativo, un punto de enlace con la sociedad a través de sus actividades y que ha servido en los últimos años como refugio de su legado personal. Una biblioteca despacho que lleva su nombre y que gracias al acuerdo de la familia y de la extinta CAM ha podido ser visitada por estudiosos y conocedores de su obra. En aras a su difusión, y ahora tengo que agradacerte de nuevo Ana María tu preocupación por este punto, nuestros técnicos del Archivo han iniciado un proceso de digitalización, que complementa el ya realizado por la CAM en años anteriores. Un cuidado y preservación de una documentación única que tiene que estar disponible para los investigadores que sepan reconocer la importancia de su trabajo. Esta conexión física y digital, necesaria en los tiempos actuales, se convierte pues en el reto de la relación entre las tres partes aquí implicadas: la Universidad, la familia y la Fundación Caja Mediterráneo. Un punto de encuentro con un fin común, la difusión y el reconocimiento de este gran intelectual, nuestro guía y ejemplo en responsabilidad social e investigadora.

 

Oficina del Rector


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3866 / 9372

Fax: (+34) 96 590 9464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464