Saltar apartados

Acto de Investidura de nuevos Doctores y Doctoras

Alicante, 18 de mayo de 2017

Muy Buenos días.

Dejadme, antes que nada, que os dé las gracias por habernos querido acompañar hoy aquí, en el Paraninfo de la Universidad de Alicante.

El acto de investidura de nuevos doctores está rodeado de un importante ceremonial. Este acto, además de permitir hacer un balance de las principales actividades llevadas a cabo por la Universidad, es también el lugar apropiado para plantear objetivos y metas a las que la Universidad querría poder llegar a medio y largo plazo.

Este acto que ahora acaba, ha estado protagonizado por la entrega del máximo título académico que las universidades podemos otorgar: el título de doctor.

Etimológicamente, Doctor es una palabra que define al maestro, al profesor, a quien genera conocimiento. La primera colación del título de doctor tuvo lugar, el año 1140, en la Universidad de Bolonia, a la que siguieron, al poco tiempo, otras universidades europeas. En nuestros días, el título de doctor está asociado al reconocimiento de la capacidad investigadora.

Capacidad investigadora para la generación de conocimiento, que es una de las funciones que la universidad ha de llevar a cabo, sin la que no podríamos hablar propiamente de universidad.

En este sentido, las cifras corroboran que vamos por el camino correcto. Nuestra universidad ha experimentado un aumento importante en el número total de nuevos doctores en los últimos años.

Por lo tanto, para todos los que formamos parte de esta Universidad, es un motivo de orgullo comprobar que el esfuerzo y la dedicación de nuestros investigadores han dado fruto con los nuevos doctores y doctoras.

Quiero felicitar, pues, a los doctores que habéis recibido hoy el birrete que simboliza vuestra nueva condición. Después de diversos años de esfuerzos habéis conseguido la colación del más alto grado académico que concede la universidad: el título de doctor.

La Universidad de Alicante os ha hecho entrega del máximo título académico y, con este, acaba de reconocer vuestra capacidad investigadora.

Vosotros sois un ejemplo destacado del trabajo que se lleva a cabo en nuestra Universidad y, por eso, en nombre de toda la comunidad universitaria, vuelvo a reiteraros el orgullo que sentimos y nuestra felicitación por el éxito que habéis conseguido.

Sobre la Educación Superior, sobre la Universidad

El futuro de una sociedad está vinculado a la vitalidad y creatividad de su universidad, y por eso, la educación superior ha de ser el proyecto social más importante.

La Universidad española por su pasado reciente, por su presente y por su condición de liderazgo social es el motor imprescindible para lograr un futuro de prosperidad y de progreso.

La sociedad española así lo percibe pues la universidad es la tercera institución mejor valorada por los españoles, detrás de científicos (la mayoría radicados en las universidades) y de los servicios de salud.

Si queremos seguir avanzando por la senda del progreso social y cultural, del desarrollo equilibrado y sostenible, hay que apostar sin duda por la educación y por la investigación.

La universidad tiene que ser un elemento esencial en este progreso, pues nunca antes el bienestar y la prosperidad económica y social dependieron tan estrechamente del rendimiento de las universidades como en el presente.

La universidad como proyecto social en la sociedad actual debe entenderse:

- Como institución responsable de la formación de los talentos y de la generación y trasmisión del conocimiento.

- Como ámbito para la creatividad, pensamiento, reflexión y crítica.

- Como motor de innovación y emprendimiento.

- Y por su capacidad para interpretar el pasado, construir el presente y adelantar el futuro.

Si somos capaces de entender, creer y apoyar la educación superior como un proyecto social tan importante podremos favorecer la transformación y completar la revolución del sistema de desarrollo de los talentos, para ello debemos seguir favoreciendo.

- La enseñanza para saber saber y saber hacer. Para compatibilizar y equilibrar las habilidades cognitivas y las habilidades transversales.

- Enseñar de manera diferente, que el estudiante se convertirse en un sujeto activo del aprendizaje.

- Enseñar a un colectivo que ha cambiado. El impacto digital, los nativos digitales y el impacto de la tecnología está creando un colectivo diverso, distinto y diferente.

- Enseñar a lo largo de toda la vida de cada persona.

Aspectos esenciales hacia una transformación. 

Sobre el desarrollo del talento científico

Pero la universidad no solo es docencia y educación, es también investigación.

Los países más desarrollados no invierten en I+D+i porque sean más ricos. Sino que son más ricos, por que han estado invirtiendo más en I+D+i, lo que les ha hecho de paso más competitivos.

Analistas, expertos e investigadores alertamos a diario de las dificultades que muchos grupos de investigación tienen…

- para continuar la actividad investigadora,

- del éxodo de jóvenes investigadores doctores

- y de la dificultad para mantener las infraestructuras, equipamiento e instalaciones de investigación.

El esfuerzo inversor en ciencia debe ser sostenido y creciente. No debe ser discontinuo porque es ineficiente y le incapacita para ser el impulsor socio-económico que necesitamos.

Si no hay inversión en ciencia no hay progreso socio-económico.

Empleabilidad

Ahora quisiera subrayar el firme compromiso de la Universidad de Alicante con la promoción de un mayor y mejor empleo para nuestros egresados, patente ya en el hecho de que disponemos de un centro integrado para el empleo. Somos, en fin, conscientes de que el éxito profesional y social de nuestros titulados son esenciales para el éxito y prestigio de nuestra universidad, lo que nos obliga a desarrollar nuestras actividades velando por los logros futuros de nuestros egresados, del mismo modo que esperamos de vosotros el reconocimiento y el respeto que redundarán en el fortalecimiento de nuestra universidad.

Por tanto, estamos obligadas las Universidades, a afinar la información acerca de los procesos de inserción laboral, las oportunidades para las que las distintas titulaciones habilitan, y los problemas que afrontan en el mercado de trabajo. Mejoramos, día a día, la formación para el empleo, orientadas a las necesidades expresas del tejido productivo, diseñando itinerarios formativos en alianza con las empresas verdaderamente interesadas en la inversión en capital humano, y ofreciendo complementos de formación esencialmente prácticos. Igualmente actuamos para mejorar la oferta de formación continua para los ya titulados, conscientes de que estos deberán cursar –cursan, en realidad, ya- a lo largo de su vida laboral tantas horas dedicadas al aprendizaje formal después de egresados como las invertidas en obtener un título oficial, porque mejora el ajuste a los puestos de trabajo efectivos y facilita el desarrollo profesional.

En la Universidad de Alicante, no lo duden, asumimos dichos desafíos con el mismo ánimo austero con el que hemos afrontado transformaciones decisivas en los últimos y terribles años. Importa, sin embargo, resaltar que la empleabilidad no es algo que competa en exclusiva, ni siquiera, tal vez, esencialmente, a las universidades. No habrá empleo sin crecimiento y recuperación económica. Y no habrá recuperación económica si no conseguimos reorientar la economía hacia actividades más productivas y con mayor valor añadido, más intensivas en capital humano; hacia sectores, en fin, con alto potencial de crecimiento y empleo, máxime en una coyuntura crítica, en una convergencia de crisis en la que el agotamiento de nuestro modelo de crecimiento se verifica en un contexto de recesión económica en la zona euro y de cambios geopolíticos fundamentales, cambios sin los que no se puede entender y afrontar la crisis de empleo.

Las universidades públicas valencianas, en fin, somos plenamente conscientes de que nuestras aportaciones a la sociedad y a la economía nos convierten, o nos deberían convertir, en uno de los pilares básicos del desarrollo económico y del bienestar de la sociedad, y en una de las principales fortalezas en las que apoyarse para su transformación. Poner en valor esas aportaciones es una demostración de responsabilidad, que no sólo sirve para convencer a la opinión pública de que nuestras contribuciones son sustantivas y merecen ser apoyadas, sino, además, para reivindicar un papel más activo de las universidades en la transformación ineludible que la economía necesita para hacer frente a la actual situación económica.

En la tarea de potenciar la formación para el empleo y en la mejora del Sistema Universitario, educación e investigación, siempre nos encontraremos, afanados en nuestras tareas propias, pero ávidos de colaboración con las instituciones políticas y económicas que nos dan sentido y nos proporcionan el necesario soporte financiero, fieramente orgullosos de nuestra aportación al bienestar y a la riqueza colectivas.

Quiero finalizar como empecé agradeciendo a todas y a toda su presencia en este acto, y felicitando a las nuevas y nuevos doctores por la Universidad de Alicante.

Muchas gracias. 

Oficina del Rector


Universidad de Alicante
Carretera de San Vicente del Raspeig s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3866 / 9372

Fax: (+34) 96 590 9464

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464