Página principal Ayuda Índice de la sección

 

XIV.2 FUNDACIÓN UNIVERSITARIA DE INVESTIGACIÓN ARQUEOLOGICA

«LA ALCUDIA»

 

Memoria de la 64ª campaña de excavaciones

Informe preliminar de la 65ª campaña de excavaciones

 

 

La Alcudia de Elche (museo y parque arqueológico)

 

Dama de Elche

 

 

MEMORIA DE LA 64ª CAMPAÑA DE EXCAVACIONES


La 64ª Campaña de Excavaciones en La Alcudia de Elche se desarrolló durante el mes de Julio de 1.999 en el sector 7-F, que a partir de esta campaña denominaremos de las Termas orientales y anteriormente conocido como del Alcantarillado, que se comenzó a excavar en la segunda parte de la anterior campaña de excavaciones, desarrollada en Septiembre, Octubre y Noviembre de 1.998. Este sector se encuentra geográficamente emplazado en la parte central del lado oriental del yacimento.

Junto a los directores de la excavación, el Dr. Rafael Ramos Fernández, Director del Museo Monográfico de La Alcudia, y D. Alejandro Ramos Molina, arqueólogo de la Fundación Universitaria de Investigación Arqueológica La Alcudia, el equipo de investigación ha estado formado por la arqueóloga Dª. Mercedes Tendero Porras, los peones D. Vicente Bautista Ordoñez y D. Ezequiel Martínez Albaladejo, y los estudiantes María Cano Molina, Verónica López Quiles, Jimena Llopis Girón, MªAsunción Sansano Torres, Miguel Angel Quereda Leguey, David Gosálvez Martínez y Juan Pedro Sempere Requena. D. Rafael Ramos Molina, restaurador de la Fundación Universitaria de Investigación Arqueológica La Alcudia, ha llevado ha cabo las tareas de consolidación y restauración de las estructuras y los materiales que lo han precisado.

Con el objetivo de conocer esta estructura y de identificar en que tipo de dependencia nos hallamos decidimos centrar ahí nuestro trabajo.

En la parte Oeste de este sector, a escasamente veinte centímetros de profundidad aparecieron dos tumbas de la necrópolis visigoda, ambas orientadas de Este a Oeste y mirando hacia el Este. En ninguna de las dos se encontró nada que no fueran los huesos de los cuerpos, que habían sido enterrados directamente en la tierra cubierta con una fina capa de adobe y, posteriormente, cubiertas también únicamente con tierra. La tumba encontrada más al Norte estaba totalmente destruida por las labores agrícolas que hasta hace pocos años allí se desarrollaban. La otra tumba estaba mejor conservada pero también había sufrido desperfectos por el mismo motivo.

Comprobada la inexistencia de más tumbas y vista la profundidad del terreno de cultivo en el resto de la zona a excavar solicitamos la intervención de las palas mecánicas que en dos semanas nos extrajeron toda la tierra que cubría los restos que ahora ya podiamos descubrir.

La gran construcción que suponíamos existía se trataba de una piscina, natatio, de época romana altoimperial de 11 x 8 metros, con escalones en su lado Este, con una base o podium desde donde saltar al agua en su lado Oeste, orientada de Este a Oeste, construida con opus signinum, y en un magnífico estado de consevación. Sus bordillos laterales son planos con los bordes redondeados con una anchura de 52 cms. para los lados Sur y Este y de 43 cms. para los lados Norte y Oeste. Sobre el bordillo del lado Norte, en su extremo Oeste, hay un canal de rebose, de sección redondeada y 10 cms. de anchura máxima, que desemboca en la misma boca del alcantarillado donde vierte el desagüe de la piscina. La piscina tiene una profundidad de 1,55 mts. en su lado Este y 1,63 mts. en su lado Oeste.

El podium está constituido por un sillar de piedra caliza integrado en la obra al estar recubierto de opus signinum, de 47 x 43 cms. de superficie y sobresaliente 24 cms. sobre el nivel del bordillo en la parte Norte y 35 cms. en la parte Sur. Tiene una ranura de 10 cms. de anchura que parte desde el centro de la cara superior y va profundizando gradualmente hasta llegar a la cara exterior con una profundidad de 15 cms.

La piscina cuenta con un escalón que rodea todo el fondo, únicamente interrumpido por el desagüe en su esquina Noroeste. Este escalón tiene 39 cms. de altura pero su anchura varía en cada lado: 28 cms. en el lado Sur, 32 en el Oeste y 47 en el Norte. En el lado Este hay cuatro escalones, todos ellos con moldura, el primero mide 39 x 28, el segundo y el tercero 29 x 31, y el cuarto 24 x 28, quedando aún una altura de 42 cms. para superar el bordillo de la piscina. Toda la piscina cuenta también con una moldura vertical en todas sus esquinas.

Pero no era una obra aislada sino que se trataba de un elemento de un lugar dedicado a la práctica deportiva, palestra, puesto que en su lado Oeste encontramo una superficie a modo de stoa, de 5,8 x 9 metros, con tres columnas, de las que únicamente se conserva la base de la mas septentrional hasta una altura de 48 cms. Las peanas de las columnas miden 64 x 54 cms.

La natatio está rodeada por un pasillo también de opus caementicium con abundante grava con molduras de cuarto de caña en su unión con los muros de las dependencias adyacentes. El pasillo tiene una anchura, sin contar con las molduras, de 1,70 mts. en su lado Norte, 1,50 mts. en su lado Sur y 3,08 mts. en su lado Este. En el caso del pasillo del lado Sur la moldura es de unas dimensiones mayores, llegando a los 25 cms. de altura, por los 13 cms. del resto de las molduras. Este pasillo, de 19,60 mts. de longitud, cuenta con dos grandes vanos, uno en su extremo Este, de 1,90 mts., y otro en su extremo Oeste, de 1,38 mts. Todo el muro de este pasillo está estucado en blanco.

Tanto en la stoa como en el pasillo que rodea la piscina aparecieron fragmentos de alrededor de 15 ánforas diferentes, aproximadamente 400 fragmentos de cerámica gris, aproximadamente 2000 fragmentos de cerámica común romana, aproximadamente 30 fragmentos de tejas planas y curvas, 10 fragmentos de cerámica ibero-helenística, aproximadamente 300 fragmentos de sigillata clara, 12 fragmentos de sigillata itálica, un fragmento de placa de mármol beige, un fragmento de mármol con betas marrones, un fragmento de placa de pizarra, aproximadamente 20 fragmentos de cerámica tardorromana, 9 clavos de hierro, fragmentos de 11 lucernas diferentes, escasos restos óseos de cáprido, 58 conchas de ostras y 6 conchas de caracolas.

Dentro de la natatio apareció gran cantidad de escombro arquitectónico con abundantes restos de pinturas murales con motivos de imitación de mármol, pero no lo suficiente como para pensar que era una construcción cubierta, por lo que sabemos que se trataba de una piscina al aire libre. Aparecieron fragmentos de 12 lucernas, fragmentos de ánforas, cerámica común romana, sigillata clara, cerámica gris, cerámica de cocina, fragmentos de elementos escultóricos indefinidos en piedra caliza, fragmentos de tapones de desagües, fragmentos de tubos conductores de agua, 22 fragmentos de cerámica ibérica, plaquetas de mármol (3 beige, 1 roja, 1 azul, 1 con betas violetas, 1 blanco), un pondus, 5 agujas de hueso, 10 clavos de hierro, una funda de hierro de punta de bastón, unas pinzas de bronce y dos monedas de bronce.

En cuanto a los materiales orgánicos hay que destacar la gran cantidad de conchas de ostras tanto dentro como fuera de la piscina (39 conchas de ostra y 3 de caracolas dentro de la piscina). También aparecieron gran cantidad de restos óseos de cápridos y bóvidos, sobre todo en el interior de la piscina, lo que nos hace pensar que esta jugó un papel de vertedero después de que finalizara la época en que cumplía el papel para el que fue construida.

La primera moneda es un Antoniniano del emperador Gallienus, de bronce, acuñada en Roma, en el taller de fabricación X, datable entre los años 267 y 268, con 3,6 gramos de peso actualmente.

Anv.: Busto del emperador con corona radiada hacia la derecha.
GALLIENVS AVG.

Rev.: Ciervo hacia la izquierda.
DIANE CONS AVG. X (taller de fabricación).

La fecha de la moneda coincide con el momento de destrucción de la ciudad levantada en el periodo altoimperial, momento en el que también se elimina el uso del alcantarillado y con él el de estas instalaciones deportivas. Por lo tanto, esta moneda nos demuestra una vez más este dato referente a las invasiones sufridas por la colonia romana de Ilici, Colonia Iulia Ilici Augusta, en la segunda mitad del siglo III d.J.C. y que arrasaron la mayoría de sus edificios obligando a sus habitantes a levantar sobre sus ruinas una nueva ciudad con características mucho más austeras que las anteriores.

La segunda moneda es un As del emperador Marco Aurelio (140-160).

En la superficie exterior a la natatio apareció bastante menos cantidad de material, pero destacaba la presencia de fragmentos de tejas planas y curvas que nos indican que, a excepción de la natatio, el resto de las instalaciones eran cubiertas.

Más tarde decidimos excavar la estancia situada al Sureste de la natatio en la que tras un vano de acceso de 176 cms. y un escalón de bordes redondeados de 20 cms. de altura continua el pavimento de opus caementicium orientado hacia el Sur, que da a una escalera, orientada hacia el Este, de 334 cms. de anchura, 110 cms. de altura total y 45 cms. de anchura por escalón, orientada hacia el Este constituida por cuatro escalones de argamasa cubiertos por ladrillos. En el centro de esta escalera hay excavado un pozo circular con restos de su brocal hasta una altura de 58 cms. El pozo tiene un diámetro a nivel del pavimento de 104 cms. y a nivel de su fondo de 80 cms. Su profundidad es de 90 cms. Destacamos la aparición en el interior de ese pozo de una olla de base plana, completa, de cerámica tardorromana. Además, el fondo de este pozo tenía dos losas de piedra, un ladrillo rectangular, una tegula, un fragmento de teja plana, 6 fragmentos de cerámica tardorromana, 10 fragmentos de cerámica común romana, gran cantidad de conchas de caracoles y restos óseos de cápridos y bóvidos.

A partir de la escalera la estancia continua con un pavimento de mosaico de 830 cms. de longitud por 305 cms. en su lado Oeste y 288 cms. en su lado Este de anchura, lo que completa una estancia de con unas dimensiones totales 1160 cms. de longitud por 334 cms. en su lado Oeste y 288 cms. en su lado Este de anchura. La diferencia de anchura se debe a la existencia de una estructura muraria adosada al muro Sur de la estancia que reduce las dimensiones de este pavimento de mosaico, formado por teselas de mármoles blanco, rojo y azul. que crean una decoración geométrica compuesta por líneas rectas, rectángulos y cuadrados. Sólo rompe su disposición frente al vano oriental del muro Norte, detrás del cual continua probablemente en forma de pasillo.

Los muros Norte y Sur de esta habitación son de mampostería con ladrillos intercalados y están enlucidos de blanco al menos dos veces. El muro Norte, de 49 cms. de anchura y una altura máxima de 133 cms., tiene abiertos dos vanos de 154 cms. cada uno, flanqueados ambos por sillares y separados entre sí por una distancia de 220 cms. En el vano más oriental hay un portal de granito azul con una muesca circular en su esquina Suroeste de 5 cms. de diámetro y 1 cm. de profundidad. El otro vano tiene un portal de piedra caliza con muescas rectangulares con perforaciones circulares en los extremos de 5 cms. de diámetro y 6 cms. de profundidad en las dos esquinas de su lado Sur. El muro Sur, que no se desarrolla en línea recta sino que tiene dos ensanches, el primero a la altura del último escalón, es de 11 cms. y el segundo, a 60 cms. del final de la escalera, es de 47 cms. de anchura y tiene una altura máxima de 198 cms. Adosado a este muro por su parte interna hay una bancada de 25 cms. de altura y 48 cms. de grosor, de piedras y argamasa y enlucida con cal. Junto a esa bancada discurre un canal de 22 cms. de anchura que separa dicha bancada de un murete de 31 cms. de altura y 27 cms. de anchura que discurre por todo el lado Sur de la estacia desde que surge en el ensanche más oriental del Muro Sur hasta el final de la estancia por su lado Este, donde continua paralelo al muro Este hasta el vano. El muro Este, de 26 cms. de altura y 67 cms. de grosor, no incide sobre el muro Sur, ya que ente medias siguen su camino en dirección Este la bancada y el canal. El muro Este continua dirección Norte al otro lado del vano, llegando a tener una altura de 87 cms. Este muro, por su parte Este da a un pavimento de opus caementicium con molduras de media caña que continuan en el portal del vano sólo interrumpiéndose en un punto de este.

Este vano se encuentra en la mitad Norte del muro Este, con un portal de granito azul de 152 x 36 cms., en escalón con 8 cms. de altura con respecto al lado Oeste y 15 cms. con respecto al lado Este, en el que, como antes indiqué, tiene una moldura de media caña. Presenta cuatro muescas circulares en su esquina Suroeste y dos en su esquina Noroeste, todas de 5 cms. de diámetro y 2 cms. de profundidad. En el centro, en su lado Oeste tiene una muesca rectangular de 7 x 2 x 2 cms. Entre este portal y el mosaico hay un espacio cubierto por tres tejas planas de 156 x 45 cms..

El pavimento de mosaico tiene pendiente hacia el Este y un desagüe en su esquina Noreste que, cruzando por debajo del sillar del lado Este del vano más occidental del muro Norte de esta estancia, vierte el agua a una acequia que siguiendo la dirección Norte-Sur del muro Este de esta estancia y situada por debajo del nivel de pavimento, conduce el agua hacia el tramo de alcantarillado que se encuentra más al Norte.

En esta habitación aparece gran cantidad de cerámica tardorromana, común romana, sigillata clara, cerámica gris, algunos fragmentos de sigillata itálica, fragmentos de 33 lucernas diferentes, un fragmento de molde de pastelero decorado con un personaje sobre un cisne, una pieza cilíndrica estrangulada en el centro de cerámica, un cilindro óseo hueco con perforaciones y siete fragmentos, 12 fragmentos de direntes recipientes de vidrio, un fragmento de plaqueta de yeso cristalizado, una pieza circular de mármol blanco de 5 cms. de diámetro y 1 cm. de grosor, varias plaquetas de mármol (17 gris azulado, 2 rosa, 1 blanco,9 con betas violetas, 3 beige,1 verde), un fragmento de plaqueta de pizarra, un objeto punzante de sección cuadrada de hierro, un objeto con forma de almendra de bronce, objetos no identificados de bronce, un fragmento de cerámica jónica "rosa terrosa", un urceus tardorromano casi completo, unos 50 fragmentos de cerámica ibérica, 27 agujas de hueso, la cabeza de una aguja de bronce y dos clavos de hierro. También aparecen gran cantidad de tejas curvas y planas. Destaca la presencia de al menos 8 grandes pelvis, 4 mortaria y 10 grandes ánforas. Un vaso circular a modo de palangana de base plana con paredes de escasa altura, con bordes rectos y una parte exvasada para verter también ha aparecido. Todo este material nos indica que agua, vino, grasas y aceites estaban allí almacenados para su consumo inmediato. En cuanto a material orgánico destaca la presencia de gran cantidad de restos óseos de diferentes animales, sobre todo cápridos y bóvidos, y 46 conchas de ostras, 2 de lapas, 2 de berberechos, 3 de almejas y una de caracola. También debemos mencionar la presencia entre el relleno de algo de escoria de hierro. Entre el derrumbe apareció también parte de las ramas que constituirían el techo de esta estancia, conservadas gracias a que habían sido quemadas por el fuego. Hemos cogido una muestra de ellas para confirmar de que tipo de árbol proceden pero todo parece indicar que son de olivo, aunque también pudieran ser de vid.

Rafael Ramos Fernández
Alejandro Ramos Molina

 

Comienzo de la página

Torso de guerrero

 

INFORME PRELIMINAR DE LA 65ª CAMPAÑA DE EXCAVACIONES


El objetivo, de la 65º campaña, que contó con la colaboración de los licenciados Miguel Angel Quereda y Rosbea Gálvez, y de los estudiantes David, Gabriel y David Gosálvez, era descubrir la dependencia al noroeste de la parte del edificio actualmente identificada como vestíbulo con la que comunica por medio de un vano con portal. Desde un principio se trabajó con la hipótesis de que esta nueva estancia estaba destinada a vestuario –apoditerium- en base a su ubicación en la entrada del edificio. Actualmente, después de la excavación, no podemos evitar continuar con nuestra hipótesis ya que nada nos induce a pensar que no sea correcta, sino todo lo contrario, la carencia de estructuras internas en esta dependencia puede ser un factor a favor de esta suposición.

Los materiales aparecidos nos revelan una cronología posterior a la primera destrucción de la Colonia Iulia Ilici Augusta a mediados del siglo III vinculada a las primeras incursiones de los francos. Prueba de ello es la única moneda aparecida en esta unidad estratigráfica que pertenece a Claudio II el Gótico fechable entre los años 269-270. El material más abundante en esta unidad es la cerámica hispanogoda, junto con gran cantidad de material arquitectónico: tejas planas y curvas, ladrillos, pavimento de opus caementicium con moldura de cordón hidraúlico pequeña, lo que indica que este es posterior al de moldura grande, fragmentos de tubos conductores de agua, un fragmento de una pileta de piedra, adobe pintado de blanco que iría en la parte superior de los muros, un fragmento de estuco pintado con flores amarillas y blancas con hojas verdes sobre fondo negro y dos fragmentos de opus tesellatum blanco. Esta gran cantidad de material arquitectónico indica que este periodo también finalizó con una destrucción violenta y creemos que sin dejar mucho tiempo entre su construcción y su destrucción. También aparecieron algunos fragmentos cerámicos ibéricos, de sigillata clara, de ánfora, un fragmento de mortero, tres fragmentos de lucernas de disco, dos fragmentos de agujas de hueso, un fragmento de mango de alabastro y un fragmento de clavo de sección cuadrada. También aparecieron frecuentes restos óseos de fauna variada y algunas conchas de ostras.

Tras excavar diferentes estratos apareció una nueva unidad denominada ue 121 en la que destaca una construcción en muy mal estado de conservación, de opus caementicium únicamente, en la que se puede observar tres lados de un muro que cierran un pavimento con moldura de cordón hidraúlico y que parece pertenecer a la fase fundacional del edificio. En este estrato encontramos junto con cerámicas iberorromanas, campanienses y sigillatas una moneda ibérica, de Cástulo, fechable en el siglo II a.J.C., pero que su alto grado de erosión indica una larga pervivencia en uso. Todos estos elementos indican una cronología que sitúa este estrato a mediados del siglo I a.J.C. Sobre su pavimento de opus caementicium apareció cerámica sigillata sudgálica del siglo I d.J.C., a mediados del cual creemos que fue destruida esta primera fase del edificio.

Rafael Ramos Fernández
Alejandro Ramos Molina

 

 

Crátera de Ilici

 

 

Aspecto de la exposición «El Rey Lobo», celebrada en el Museo Universitario

 

X.1 ARTES PLÁSTICAS. EXPOSICIONES. 1. SALA ALTAMIRA (MUA)

EL REY LOBO DE LA ALCUDIA DE ELCHE

 

Comienzo de la página

 

La Alcudia de Elche (museo y parque arqueológico)

Página principal Ayuda Índice de la sección