Logotipo de la Universidad de Alicante foto de cabecera
mover menú hacia arriba mover menú hacia abajo
 

Contenido de la página

DISCURSO DEL RECTOR EN EL ACTO DE APERTURA DEL CURSO 2007-2008

 

Honorable Señor Conseller de Educación;
Magníficos Señores Rectores de las Universidades de Murcia, Miguel Hernández y Honorario de la Universidad de Alicante;
Sra. Secretaria General de la Universidad de Alicante;
Ilustrísimo Señor Presidente de la Diputación Provincial de Alicante;
Excelentísimo Señor Presidente del Consejo Social;
Ilustrísimo Señor Secretario Autonómico de Universidad y Ciencia; 
Ilustrísimos Señores Directores Generales de Universidades y Estudios Superiores, de Política Científica y de la Agencia Valenciana de Evaluación y Prospectiva;
Autoridades Académicas;
Dignísimas autoridades, señoras y señores:

 

Los actos de apertura de curso académico de las universidades son una buena oportunidad para presentar un balance de las actividades realizadas durante el último curso académico. Igualmente, los actos de apertura son también el lugar apropiado para hacer públicos los objetivos más importantes que se desean alcanzar, no sólo durante el nuevo curso que se inaugura sino también aquéllos cuya realización sólo es posible a medio y largo plazo.

A esto me referiré más adelante, pero en esta primera parte de mi intervención querría agradecer la presencia del Conseller d’Educació, la de los Rectores de las Universidades que nos acompañáis en este acto y la de las autoridades y representantes de las diferentes instituciones que estáis con nosotros en este Paraninfo. Quiero que sepáis que vuestra presencia es para nosotros muy estimulante. 

El rector de la Universidad de Alicante, D. Ignacio Jiménez Raneda en su discurso de apertura del curso 2007-08

 

Quiero, ahora, felicitar al profesor Augusto Beléndez por la lección magistral que nos ha brindado. No es fácil elegir una lección inaugural de curso que sea capaz de concitar el interés de todos los asistentes y que, al mismo tiempo, en su exposición se preserve, aunque sea a nivel divulgativo, el rigor que corresponde a todo tema científico especializado. Creo, Augusto, que lo has conseguido: todos hemos podido entender qué es la holografía, su evolución a lo largo del tiempo y la relevancia de algunas de sus aplicaciones. Permíteme, por tanto, que te felicite en nombre de todos los presentes.

Querría ahora dirigirme a todos los compañeros que acabáis de subir al estrado para recoger las distinciones que la universidad -vuestra universidad- os ha concedido. En primer lugar me voy a referir al Profesor Francisco Ramón Trives que acaba de recibir la Medalla de Oro de nuestra Universidad. La Facultad de Filosofía y Letras, por unanimidad, y un buen número de investigadores de gran prestigio de distintas universidades españolas y extranjeras promovieron el curso que acaba de terminar la concesión de esta medalla como reconocimiento a la dedicación que, durante más de 30 años, el profesor Trives ha concedido a la institución universitaria. Esta medalla no tiene valor material, es sólo un símbolo, pero en ella la Universidad de Alicante quiere reconocer tu calidad humana y el entusiasmo que has puesto siempre en tu trabajo callado pero eficaz. 

A todos los que habéis accedido a la jubilación, ya sea por haber cumplido la edad o por motivo de enfermedad, quiero agradeceros la dedicación que, durante toda vuestra vida activa, habéis tenido hacia la Universidad. Esta casa ya no va a poder contar con vuestro trabajo, pero sé que desde ahora, de manera desinteresada, vais a ser los mejores defensores de nuestra institución en todos los rincones de nuestra sociedad. 

Igualmente, hemos querido reconocer la dedicación y esfuerzo hacia la universidad a todos aquellos que acabáis de cumplir 25 años al servicio de esta institución. El prestigio de la Universidad de Alicante se ha sustentado de manera decisiva en vuestra dedicación. Os necesitamos y os pido que prosigáis con vuestro esfuerzo para que nuestra universidad siga hacia adelante. 

Pero, si me lo permiten, querría testimoniar especialmente la gratitud que esta universidad debe a los 2 compañeros -los profesores Eliseo Chordá Sáez  y José Javier Ramos Alegre - que fallecieron el pasado curso académico. También querría testimoniar el pesar de nuestra universidad por el fallecimiento el curso pasado de nuestro Doctor Honoris-Causa, el profesor D. Enrique Fuentes Quintana. No podemos evitar el dolor que sentís los familiares de estos compañeros que estáis aquí presentes, pero quiero que sepáis que nos encontramos a vuestro lado. La Universidad de Alicante siempre recordará la huella dejada por cada uno de ellos.

-  -  -  -  -  -  -  -  -  -

La Universidad de Alicante, durante el último curso académico, ha desplegado una actividad incesante, cuyo resumen ha sido expuesto por la Secretaria General. Durante el curso pasado han quedado concluidos casi todos los desarrollos reglamentarios de nuestro Estatuto que quedaban pendientes. Hay, no obstante, dos mandatos estatutarios cuya tramitación se ha iniciado, pero que todavía no ha concluido, dada su complejidad. Me refiero, por un lado, a la elección del Defensor Universitario que dentro de unas semanas realizará el Claustro y, por otro lado, a la reestructuración de Centros, cuyos criterios mínimos y generales serán establecidos en la sesión de octubre del Claustro Universitario y cuya estructura definitiva quedará ultimada dentro de unos meses.

Entre las actuaciones de mayor alcance llevadas a cabo me referiré a las dos siguientes:

En febrero de este año, el Consejo de Gobierno aprobó el Plan de Ordenación Integral de la Universidad de Alicante que sustituye al anterior Modelo de Plantilla que ha venido aplicándose desde su aprobación en 1995. En el nuevo Plan se recogen todas las actividades universitarias que un profesor puede y debe desarrollar, con el objetivo de elevar el nivel de excelencia docente e investigadora de nuestra Universidad y contribuir a su proyección hacia la sociedad. El Plan de Ordenación Integral contiene el plan docente, el plan de investigación y los distintos planes y programas de mejora de la universidad, convirtiéndose así en el instrumento interno de asignación de recursos de profesorado y de incentivación de la calidad.

En el acto de apertura de curso del año pasado anuncié que se estaban iniciando los trabajos de elaboración del Plan Estratégico de la Universidad, con la voluntad de que se convirtiera en el instrumento clave con el que abordar los retos de futuro de la universidad. El Sistema de Planificación Estratégica nos debe de marcar hacia dónde quiere ir la Universidad de Alicante, señalándonos los pasos que hay que dar para alcanzar la máxima calidad en la prestación de todos nuestros servicios. Pero la consecución de estos objetivos requiere la implicación de toda la organización en la elaboración del Plan, que ha de ser el resultado del trabajo y la participación de todos, tanto de los miembros de la comunidad universitaria, como de la sociedad alicantina a la que la Universidad de Alicante debe servir. 

He de decir que la respuesta de la comunidad universitaria en el proceso de elaboración del Plan ha sido magnífica. Varios centenares de personas han participado activamente en los diferentes grupos de trabajo que se fueron constituyendo y quiero aprovechar este acto para agradecer públicamente la participación de todos ellos. El pasado 28 de febrero el Consejo de Gobierno aprobó el Marco para el Plan Estratégico, que incluye la Misión, la Visión y los Ejes y Objetivos Estratégicos de la Universidad, todo ello en un horizonte de planificación que abarca hasta 2012, cuando se habrá completado toda la adaptación de nuestras titulaciones al Espacio Europeo de Educación Superior. Algunos Planes Sectoriales han sido ya concluidos, como es el caso del Plan Estratégico de Gestión, y en estos momentos estamos trabajando en la realización de otros Planes Sectoriales -formación, I+D+i, agenda 21- con la voluntad de irlos extendiendo sucesivamente a todas las unidades de la universidad.

-  -  -  -  -  -  -  -  -  -

Debo referirme ahora, aunque sea brevemente, a un conjunto de actuaciones que la Conselleria de Infraestructuras y Transportes ha llevado a cabo o está ejecutando y que afectan muy positivamente a nuestra universidad. Quiero aprovechar mi intervención para agradecer la realización de estas actuaciones porque van a mejorar notablemente los accesos a nuestro actual campus y a su ampliación.

En el curso que acaba de terminar, la Conselleria de Infraestructuras y Transportes ejecutó y puso en funcionamiento, en la línea de ferrocarril, el Apeadero de la Universidad de Alicante en la zona de ampliación de la universidad. Esta actuación fue completada por la universidad acondicionando el enlace entre el apeadero y la rotonda de bomberos, lo que ha permitido poner en marcha una lanzadera de autobuses que transportan a los viajeros desde el apeadero hasta los distintos puntos de nuestro campus, haciendo posible el uso de un medio de transporte sostenible para realizar nuestros desplazamientos diarios.

Por otro lado, hace varios meses el Ente Gestor de la red de transporte y puertos de la Generalitat adjudicó las obras de construcción del tramo 3 de la línea 2 del Tranvía de Alicante, que va a tener una parada en nuestra universidad. Estas obras están bastante avanzadas y son muy beneficiosas para la Universidad porque mejorarán sensiblemente nuestras comunicaciones con Alicante y con Sant Vicent y contribuirán a configurar una red pública de movilidad sostenible por la que esta universidad quiere apostar. 

Por último, está pendiente de ejecutar la construcción de dos pasos de comunicación por debajo de la autovía de Castalla que permitirán conectar el actual campus con la zona de ampliación del mismo. El proyecto de los dos pasos fue encargado por nuestra universidad y remitido para su supervisión a la Conselleria de Infraestructuras y Transportes. La ejecución del mismo deberá posiblemente esperar a la puesta en servicio del nuevo ramal de la autopista de Castalla que desde el oeste de Sant Vicent enlaza con la autovía A-7, por lo que confiamos que el inicio de su ejecución se demore poco tiempo. La construcción de estos dos pasos es muy importante para la universidad, porque hará posible una comunicación directa -tanto peatonal, como de bicicletas y automóviles- manteniendo la unidad entre nuestro actual campus y su ampliación. 

-  -  -  -  -  -  -  -  -  -

En esta apertura de curso de la Universidad de Alicante es obligado señalar que este año 2007 ha sido declarado Año de la Ciencia. Uno de los dos pilares fundamentales de la actividad de cualquier universidad es hacer Ciencia. Es indudable que el gran avance que, en las dos últimas décadas, ha experimentado la ciencia española, tanto en términos cuantitativos como cualitativos, se explica en gran medida por el empuje de las universidades, entre las que se encuentra esta universidad, la Universidad de Alicante.

Sin duda, queda mucho por hacer y debemos realizar esfuerzos para conseguir situarnos inequívocamente entre los países más avanzados en materia de ciencia y tecnología. Pero también queda por hacer una labor pedagógica muy importante: tenemos que ser capaces de explicar al conjunto de la sociedad el papel que la ciencia y la tecnología desempeñan en el desarrollo socioeconómico de nuestro país. Tenemos que ser capaces de promover la cultura científica entre la ciudadanía, mejorando la comunicación entre los investigadores y la población en general. Hemos de conseguir que no tengan eco aquellas voces que, de manera miope, discuten la rentabilidad social de los recursos invertidos en la promoción de la ciencia. 

Esta labor pedagógica es una tarea a la que los universitarios debemos prestar atención, pero no es una tarea exclusivamente nuestra. Necesitamos, Sr. Conseller, que nuestra máxima institución, la Generalitat Valenciana, nos apoye en todo momento en esta tarea de valoración de la Ciencia. Necesitamos que nos ayude a consolidar la imagen pública de la ciencia y la tecnología, la imagen pública de las universidades como instituciones generadoras de riqueza, desarrollo y calidad de vida. 

-  -  -  -  -  -  -  -  -  -  -

La riqueza de una sociedad y el nivel de vida de sus ciudadanos viene determinada por los recursos productivos que dicha sociedad posee e invierte productivamente. Entre los recursos que dispone una sociedad, su activo más importante es, sin duda, su capital humano, que incluye a todos y cada uno de sus ciudadanos con su formación y grado de cualificación. Y el segundo activo más importante es la capacidad de innovación de dicha sociedad, ya que la misma contribuye a mejorar la productividad. 

En ambos procesos las universidades intervenimos decisivamente. Así, las universidades nos encargamos de la formación superior de los jóvenes y, por otro lado, la actividad investigadora de las universidades crea nuevo conocimiento que hemos de procurar sea transferido a la actividad productiva. Por consiguiente, las universidades participamos en la creación y en la transmisión del conocimiento, desempeñando un papel económico y social fundamental. Además, estas funciones que las universidades realizamos son reconocidas por nuestros ciudadanos y, así, las familias nos confían a sus hijos para que les proporcionemos la formación que, en el futuro, les hará más productivos y les permitirá disponer de mejores niveles de vida. 

Por otro lado, no debemos olvidar que la incorporación a la Universidad Pública de estudiantes procedentes de amplias capas sociales se ha convertido en un magnífico mecanismo de promoción social, incrementando notablemente la cohesión y la estabilidad social. No debe de sorprendernos, por tanto, que en todos los estudios sociológicos que se realizan las universidades públicas seamos consideradas por los encuestados como una de las instituciones más respetadas por la población. 

Invertir en universidad, esto es, invertir en formación superior y en generación de nuevos conocimientos es, por consiguiente, una manera excelente de beneficiar a las generaciones futuras. 

En los últimos 15 años la sociedad valenciana ha sido muy consciente de la alta rentabilidad económica y social que proporcionan los recursos invertidos en la universidad pública. Los planes plurianuales de financiación impulsados por la Generalitat Valenciana durante este tiempo han contribuido de manera muy importante a mejorar la calidad de las universidades públicas valencianas, que, en estos momentos, gozamos de un gran reconocimiento y prestigio dentro del conjunto de las universidades españolas. Sr. Conseller, los rectores de las universidades públicas valencianas somos conocedores de su voluntad de promover un nuevo Plan Plurianual de financiación que sea operativo a partir de enero de 2009. También sabemos de su voluntad de suscribir una prórroga del último acuerdo sobre financiación suscrito hace un año, que confiamos mantenga el peso relativo del gasto universitario sobre el PIB valenciano. En ambos puntos contará con todo nuestro apoyo para alcanzar estos objetivos.

Como Vd. conoce, los Planes Plurianuales de financiación han ido acompañados de sus correspondientes Planes de Inversión, pero éstos se vieron interrumpidos a partir del ejercicio de 2004. Las necesidades de infraestructuras docentes de las universidades surgidas a partir de esa fecha dieron lugar a que se fuera acumulando una cartera de proyectos de inversión, cuya resolución recibió un impulso decisivo en octubre de 2005, cuando, en esta Universidad, los Rectores tuvimos el honor de firmar con el President de la Generalitat un Protocolo para la puesta en marcha de un Plan Plurianual de Infraestructuras Docentes, en cuyo anexo se incluía la relación de proyectos que dicho Protocolo amparaba.

Este Protocolo fue finalmente desarrollado en septiembre del año pasado mediante la firma de dos convenios con el Conseller de Empresa, Universidad y Ciencia. Uno de estos convenios contenía un conjunto de obras de rehabilitación que, en estos momentos, están terminando de ejecutarse. 

El segundo convenio se ocupa en exclusiva del proyecto de inversión de mayor envergadura considerado en el anexo del Protocolo. Este proyecto corresponde a la construcción del edificio que debe albergar a la Facultad de Educación, que tiene que levantarse, a pocos metros de este Paraninfo, en los terrenos dotacionales cedidos generosamente por el Ayuntamiento de Sant Vicent del Raspeig. El procedimiento ofrecido en este convenio por la Conselleria de Empresa, Universidad y Ciencia establecía que este edificio y su equipamiento tendrían que contratarse mediante el sistema de concesión de obra pública, procedimiento que, sin embargo, no goza del informe favorable de la Junta Superior de Contratación Administrativa de la Generalitat Valenciana. Sabemos que, en estos momentos, la Conselleria d’Educació está estudiando este problema y confiamos que muy pronto se nos proporcione la vía administrativa que permita poder construir el edificio de la Facultad de Educación lo antes posible.

-  -  -  -  -  -  -  -  -  -  -

Comenzamos hoy un curso académico que va a estar marcado por la incorporación de profundos cambios. Desde hace años estábamos esperando que llegaran estos cambios que se anunciaban una vez y otra, pero que no acababan de materializarse. Pero ya están aquí. El pasado mes de mayo entró en vigor la Ley de Modificación de la LOU (LOMLOU) que ha introducido importantes modificaciones en las normas que regulan las universidades, especialmente en dos ámbitos que forman parte del núcleo de la actividad universitaria: los procedimientos de selección del profesorado universitario y la estructura de las titulaciones oficiales. Los Reales Decretos que tienen que desarrollar estas dos importantes modificaciones se encuentran en estos momentos pendientes del informe preceptivo del Consejo de Estado, por lo que, con total seguridad, entrarán en vigor en el último trimestre de este año.

La próxima entrada en vigor de los Decretos sobre Acreditación y Acceso a los cuerpos docentes universitarios pone punto final al mecanismo de las habilitaciones que en 2001 había instituido la LOU y que, en la práctica, ha significado un importante obstáculo para la incorporación a las plantillas permanentes de las universidades del profesorado formado que necesitábamos. El insuficiente número de plazas para habilitación que se convocaban ha hecho que las universidades nos viéramos obligadas a recurrir -muy por encima de lo deseable- a las figuras de contratación indefinida.

El nuevo mecanismo de acreditación establece que los aspirantes a integrarse en los cuerpos docentes deben, como paso previo, someter a evaluación toda su trayectoria académica. Un solicitante estará acreditado cuando supere el estándar de calidad establecido por las comisiones de acreditación, que, por su parte, no podrán establecer restricciones cuantitativas al número de certificaciones de acreditación que puedan conceder. Con este nuevo procedimiento, para poder concurrir a los concursos de acceso a los cuerpos docentes universitarios los aspirantes necesitarán cumplir dos requisitos: disponer del título de doctor y tener acreditada la trayectoria académica realizada. 

En este nuevo escenario las universidades asumiremos una gran responsabilidad ya que vamos a disponer de una amplia capacidad para seleccionar nuestro profesorado permanente, como sucede en todas las universidades de prestigio del mundo. A partir de ahora, deberemos restringir sustancialmente el recurso a las contrataciones indefinidas, que tendrían que limitarse únicamente a situaciones excepcionales, por ejemplo, para profesores que no sean ciudadanos de la Unión Europea.

-  -  -  -  -  -  -  -  -  -

La modificación de mayor calado que introduce la LOMLOU se encuentra en la reestructuración de los títulos universitarios oficiales que, hasta ahora, venían definidos por el Gobierno en un catálogo y cuya estructura básica también era establecida por el Gobierno al dictar las directrices propias de cada una de ellos. En adelante, como sucede en los países que cuentan con las mejores universidades, seremos las propias universidades quienes determinaremos los títulos oficiales aunque, a diferencia de lo que sucede en estos países, en nuestro caso necesitaremos la autorización previa de la Comunidad Autónoma. 

La puesta en marcha de este proceso se iniciará en muy pocos meses, a partir de la entrada en vigor del Real Decreto de Ordenación de las Enseñanzas Universitarias Oficiales. Por tanto, los primeros pasos de adaptación de nuestros títulos universitarios al Espacio Europeo de Educación Superior se van a dar en este curso académico que hoy inauguramos. Y esta adaptación tendrá que estar terminada, como muy tarde, en septiembre de 2010, ya que las universidades no podremos ofertar plazas de nuevo ingreso para las actuales titulaciones de Licenciado, Diplomado, Arquitecto, Arquitecto Técnico, Ingeniero e Ingeniero Técnico. A lo largo del curso que hoy inauguramos y durante los dos siguientes cursos académicos se va a producir, por consiguiente, una transformación de la estructura de los títulos universitarios como nunca antes había experimentado la universidad española. 

La responsabilidad que vamos a adquirir es considerable. He de confesarles que da un cierto vértigo contemplar la etapa de transformaciones que ahora vamos a iniciar. Pero, al mismo tiempo, no quiero ocultarles que es apasionante tener que afrontar durante los próximos años un reto de esta magnitud. Sin duda, va a ser un privilegio poder tener responsabilidades universitarias durante los próximos años en esta importante etapa de cambio.

Algunas de las nuevas reglas que tendrán que cumplir los nuevos títulos de Grado pueden ser discutibles, por ejemplo el número uniforme de créditos ECTS -240- que han de tener cada uno de ellos,  o la disociación entre las competencias académicas y las atribuciones para el ejercicio profesional que paulatinamente se irán produciendo como consecuencia de la desaparición del catálogo de títulos que hasta el momento establecía el Ministerio de Educación y Ciencia. 

No me voy a detener en otros detalles, pero sí que querría resaltar alguna de las consecuencias que, en mi opinión, la nueva ordenación de las enseñanzas universitarias va a tener a medio y largo plazo. Aunque la mayor parte de los títulos de Grado que las universidades pongamos en marcha inicialmente es muy posible que sean transformaciones de títulos actuales, la inexistencia de directrices propias para estos títulos conducirá a que en cada universidad tratemos de incorporar en los nuevos planes de estudio aquellos puntos fuertes que nos distingan, de manera que, progresivamente, las universidades empezaremos a diferenciarnos y, al cabo de un tiempo, empezaremos a competir. Esto es, cuando -como ha venido sucediendo hasta el momento- los títulos universitarios son determinados por el Gobierno se hace imposible exteriorizar las diferencias entre las distintas universidades ya que todas las universidades estamos obligadas a hacer lo mismo, mientras que cuando empiece a ser posible que cada universidad diseñe su oferta de títulos con importantes niveles de libertad, entonces ya será posible diferenciarnos y esas diferencias podrán empezar a ser percibidas por la sociedad.

Los mayores márgenes de libertad que, en el futuro, vamos a tener las universidades hacen que nuestro futuro sea, en buena medida, el resultado de nuestras propias decisiones, entre las que, sin duda, se encuentran las decisiones que vamos a empezar a tomar en los próximos meses. La apuesta por la calidad y la capacidad de atender la demanda de formación superior, tanto de Grado como de Postgrado, van a ser, con seguridad, factores claves que acabarán perfilando buena parte de nuestro prestigio futuro como universidad. Hemos de aprovechar la oportunidad que nos brinda la aparición de los títulos de Grado para mejorar nuestras metodologías docentes, hemos de situar a los alumnos en el centro del trabajo docente, proporcionando una atención personalizada a los estudiantes. El reto que nos aguarda no va a ser, desde luego, sencillo, pero es, sin duda, apasionante.

Ahora bien, las universidades no somos los únicos agentes en este proceso. El nuevo marco regulador de la LOMLOU pone en manos de las Comunidades Autónomas una capacidad de intervención superior a la que, hasta el momento, tenían. Sr. Conseller, el futuro de las universidades valencianas se beneficiará notablemente de la colaboración entre las universidades públicas valencianas y la Conselleria d’Educació. Sabemos muy bien -porque le conocemos- que Vd. es una persona dialogante, pero querría aprovechar esta ocasión para ofrecerle públicamente nuestra máxima colaboración.

-  -  -  -  -  -  -  -  -  -  -

Sr. Conseller, para terminar mi intervención quiero reafirmar el compromiso de todos los miembros de la Universidad de Alicante de poner nuestro máximo esfuerzo para conseguir que nuestra institución alcance los máximos niveles de calidad. Tenemos una universidad competitiva y prestigiosa, pero debemos seguir trabajando para mejorarla continuamente. Queremos que el empeño y el cariño que toda la sociedad alicantina puso en el momento de creación de nuestra universidad -de su universidad- perdure. Puedo decirles que vamos a hacer todos los esfuerzos para retener su afecto.

Muchas gracias.