Saltar apartados

Prologo del libro Smart university

En tan solo unas décadas hemos visto como nuestro mundo se intercomunicaba de forma masiva. Hemos pasado de unos pocos súper computadores ubicados en entornos empresariales, cerrados y fuertemente controlados, al “Internet de las cosas” (“Internet of Things”), donde cualquier “cosa”, ya sea un computador, una videoconsola, una puerta, un vehículo, una zapatilla o un llavero, puede tener capacidades de computación y comunicación, establecer vínculos con otros elementos e interaccionar con su entorno. Hace unos pocos años solo un puñado de privilegiados poseía una conexión a Internet en su hogar, bajo unos precios casi prohibitivos y con fuertes limitaciones tanto en los tiempos de acceso como en el ancho de banda disponible.

Hoy en día cualquiera, desde cualquier lugar, en cualquier momento, a través de un sinfín de artilugios puede acceder de forma ilimitada no solo a Internet sino a un innumerable catálogo de servicios que le ayudarán a desempeñar su trabajo de forma más eficiente, a interaccionar con sus compañeros, familiares y amigos, a resolver sus dudas o problemas o a acceder a nuevas formas de disfrute y ocio. El mundo ha cambiado, la tecnología ha cambiado el mundo. Tecnología y sociedad son ahora compañeros inseparables, se han fusionado para ofrecer un nuevo nivel de servicios a la ciudadanía y mejorar así su calidad de vida de un modo que hasta ahora era impensable. Desde el punto de vista de un ciudadano o una ciudadana cualquiera, ya no podemos concebir el día a día sin esos servicios que nos informan del tiempo que tardaremos en llegar al trabajo teniendo en cuenta el tráfico actual, de las últimas noticias relevantes según nuestro interés en el mismo instante en que suceden o comunicarnos con aquellos que deseemos en cualquier momento.

Nuestras ciudades, nuestros centros de trabajo, nuestros parques y jardines y, en general, nuestras ciudades están inmersas en una ola tecnológica que las hace más eficientes, más confortables, más cómodas, más útiles y, sobre todo, las pone a nuestro servicio. Ya no es necesario esperar el bus en la parada porque sabemos exactamente cuántos minutos tardará en llegar. Ni siquiera es necesario asomarse por la ventana para saber si hace frío, calor o si lloverá más tarde. Y es precisamente esta sociedad evolucionada la que permite mirar hacia el futuro e idear nuevos y más interesantes servicios. Igual que hasta que alguien no inventó el televisor, otro visionario no pudo idear las imágenes en color, ahora que existen estos nuevos servicios, como conocer en tiempo real por qué lugar circula un medio de transporte público, podemos idear otros completamente novedosos como establecer paradas de recogida del transporte público de forma dinámica en función de dónde residen los usuarios interesados en utilizar un cierto medio de transporte en un determinado momento. Igualmente, para gobernantes y gestores, resulta imposible lograr los niveles de trasparencia, participación, eficiencia y requerimientos económicos exigidos por órganos gubernamentales, instituciones internacionales y por los propios ciudadanos sin el apoyo de  la tecnología que proporciona nuevos y mejores canales de comunicación y ayuda a controlar gastos, consumos, gestiones, planes de contingencia, estrategias y los hechos que acontecen en la ciudad. Muestra de esta transformación es que gran parte de los trámites e interacciones que realizamos diariamente ya no requieren de una ventanilla física para llevarlos a cabo, ni de un estricto horario para realizarlos, además de abrir las puertas a facilidades antes impensables, como poder estar al tanto en todo momento del estado de nuestra tramitación.

Este escenario nos revela que estamos ante un nuevo paradigma social que, por su complejidad y transversalidad, ha evolucionado sin un modelo general de referencia. Es necesario detenerse un instante a pensar, reordenar ideas, establecer principios organizativos y diseñar modelos y arquitecturas que permitan sostener esta explosión de ideas, tecnologías y servicios a los ciudadanos. Y en este proceso de reordenamiento y planteamiento es necesario que las más altas instituciones y órganos gestores se impliquen y participen activamente, promoviendo, impulsando y sosteniendo los procesos ingenieriles de análisis, diseño, prototipado, implementación, despliegue y validación que se requieren. Es precisamente aquí donde las universidades tienen una gran capacidad de aportación. Debido a su naturaleza, las universidades son las mayores fuentes de aportación científica, ya que están formadas por cuerpos profesionales de investigadores y docentes en los que, día tras día, su labor consiste precisamente en realizar estos mismos procesos. Además, las universidades cuentan con otro punto a su favor: en sí mismas constituyen un escenario fidedigno donde ya se dan estos procesos de avance tecnológico y explosión de servicios. Ya sea por la propia necesidad en la universidad o por su capacidad de generación de conocimiento hacia la sociedad, las universidades son unas de las organizaciones idóneas para catalizar los procesos de reingeniería de la sociedad actual hacia la sociedad tecnológica del futuro.

LA MAQUETA PERFECTA: LA UNIVERSIDAD

La Universidad de Alicante, una universidad joven, plural y acogedora, está dotada de un magnífico campus que puede ser comparable a la mayoría de pequeñas, medianas e incluso grandes ciudades españolas en lo que al uso y aprovechamiento de las tecnologías se refiere. Con una población de habitantes formada por un colectivo diverso de estudiantes, trabajadores y visitantes altamente cualificados y tecnológicamente formados que puede superar los 40.000 ciudadanos y unas infraestructuras similares a las de cualquier urbe con calles, accesos y viales, aparcamientos, edificios, luminarias, infraestructuras de comunicaciones, gestión de aguas y residuos, almacenes, talleres, laboratorios, centro de salud, instalaciones deportivas, restaurantes, jardines y parques, nuestra universidad se enfrenta a los mismos retos y necesidades que las ciudades modernas. Es por ello que desde la universidad entendemos que es necesario apostar por un proyecto de innovación hacia las ciudades del futuro, que sirva tanto para la propia universidad como para exportar a cualquier otra ciudad. Por esta razón se creó en la Universidad de Alicante el proyecto Smart University.

Este proyecto no solo implica generar nuevo conocimiento útil para la sociedad, sino también implantar estas propuestas, siendo el primer escenario en demostrar su viabilidad y resolver las barreras que surgen en su desarrollo. Smart University se planteó como una de las líneas del Plan Estratégico UA 40 y pretende desarrollar un nuevo modelo de universidad abierta, basado en la prestación de servicios digitales que permitan aumentar la calidad de vida de la ciudadanía de la comunidad universitaria, ayudando a convertirla en una universidad mucho más transparente, innovadora, eficiente, ecológica, sostenible y en un referente para la sociedad moderna. La Universidad de Alicante es sabedora de que tiene la obligación de abordar las nuevas necesidades y requerimientos sociales, y más cuando estos están dibujando un nuevo mapa de la realidad en la que sociedad y tecnología se abrazan para no volver a caminar separadas nunca más. No podemos esperar a que las propuestas y soluciones vayan a provenir de otros ámbitos, ya que la universidad tiene las competencias adecuadas y el compromiso firme para generar dichas aportaciones. Muestra de ello es esta iniciativa de la Universidad de Alicante, donde se materializa el concepto Smart City sobre nuestro propio campus. Este libro blanco es el primer paso para lograr esta nueva sociedad, plasmando las ideas, necesidades, requerimientos y estado actual de nuestra universidad, para así comenzar a crear el marco común que permita dar luz a la Smart University, a la Smart City, del futuro.

 

El Equipo de Smart University

UA Smart University


Universidad de Alicante
Carretera San Vicente s/n
03690 San Vicente del Raspeig
Alicante (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3400

Fax: (+34) 96 590 3464

Twitter: https://twitter.com/uasmart

Smart University Dashboard para la Universidad de Alicante. La ciudad al servicio del ciudadano mediante el uso intensivo de tecnologías de la información.

Para más información: informacio@ua.es, y para temas relacionados con este servidor Web: webmaster@ua.es

Carretera San Vicente del Raspeig s/n - 03690 San Vicente del Raspeig - Alicante - Tel. 96 590 3400 - Fax 96 590 3464