Saltar apartados

Acte de Graduació de l'alumnat de l'Escola Politècnica Superior

Alacant, 29 de novembre de 2012

Molt bona vesprada.

Deixeu-me, primer de tot, que us done les gràcies a totes i a tots per haver-nos volgut acompanyar hui ací, al Paranimf de la nostra universitat, en aquesta solemne cerimònia de graduació de titulats i titulades de la promoció 2009-2012, de la Universitat d’Alacant, que per a mi és un plaer i un honor presidir.

He de confessar-vos que em fa molta il•lusió estar ací amb tots vosaltres, i per diversos motius. En primer lloc, perquè veig que la vostra faena durant aquests anys, el vostre esforç, ha culminat en un procés de formació i en un resultat tangible, que és la vostra graduació. I en segon lloc, perquè també comprove que la nostra faena com a docents, com a personal d’administració i serveis, com a, en definitiva, comunitat universitària, ha fructificat en tots vosaltres, que al capdavall sou la justificació i el motor que ens impulsa, i ens ha d’impulsar, a treballar cada vegada més i millor.

A pesar de totes les dificultats, de tots els entrebancs, dels moments de desànim, si tenim els objectius clars i si conservem la il•lusió que ens va portar, per exemple, a estudiar, o a dedicar-nos a l’ensenyament, o a la investigació, eixirem endavant i aconseguirem les nostres metes. Vosaltres, hui, heu fet el primer pas.

Ara, heu d’oferir a la societat tot el que heu après, i heu de donar-li el millor de vosaltres, que estic segur que és molt. Teniu per davant, doncs, un repte apassionant, que sé que acomplireu de manera satisfactòria, i que farà que la Universitat d’Alacant se senta orgullosa de vosaltres.

Quisiera aprovechar la ocasión que me brinda este acto para destacar delante de todos vosotros el valor del conocimiento y de la formación universitaria. La formación universitaria supera la mera transmisión y acumulación de la información, ya que aporta un elemento altamente valioso para nuestro desarrollo personal y profesional, en proporcionarnos una comprensión mucho más compleja y profunda de la realidad. Además, nos hace menos vulnerables, nos aporta seguridad, nos hace menos manipulables y, por consiguiente, dueños de nuestro propio destino.

Si la formación universitaria, por tanto, nos aporta este elemento añadido que nos permite aprehender la complejidad del mundo y consolidar nuestra personalidad, alcanzar el conocimiento aún va más allá, puesto que nos proporciona una serie de habilidades transversales, moldea nuestra actitud hacia un aprendizaje constante y a lo largo de toda la vida, y nos obliga a forjarnos una disciplina de trabajo que nos será útil en cualquier situación de nuestra vida laboral y profesional, con independencia de los estudios que hayamos realizado.

Todo ello, por tanto, requiere que la universidad ofrezca una formación integral y de calidad al alumnado, que sea capaz de motivarlo y despertar en él una inquietud permanente en pos del conocimiento que repercuta, una vez egresado, en una mayor competencia en su trabajo, una motivación permanente por mejorar y continuar formándose, y una disposición para asumir y desarrollar todo tipo de tareas y de responsabilidades. Y al alumnado, huelga decirlo, hay que pedirle trabajo y dedicación; que sea capaz de asumir una cultura del esfuerzo que, en definitiva, le lleve a la excelencia personal y profesional.

Vosotras y vosotros habéis adquirido ese conocimiento a través de la formación universitaria de una Universidad pública, la Universidad de Alicante, y quisiera felicitar y agradecer a todo el personal que trabaja en la Escuela Politécnica Superior por el compromiso y lealtad institucional con la enseñanza al servicio de los estudiantes.

Como ya es tradición, cada mes de noviembre, en la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alicante celebramos la graduación de nuestros egresados. En esta ocasión, es un orgullo contaros que por el elevado volumen de estudiantes que habéis acabado con éxito los estudios, hemos tenido que dividir el acto de graduación y celebrarlo en dos días consecutivos. Y digo que es un orgullo porque es una evidencia del éxito de aquel proyecto de Escuela técnica universitaria, que nació en este mismo campus, en el edificio que hoy es el negociado de Becas. Eran los primeros albores de los años 70 y aquellos estudios de Obras Públicas, dependían de la Universidad Politécnica de Valencia. Sólo 8, de los 29 estudiantes matriculados en aquel germen de politécnica alicantina, consiguieron terminar sus estudios. Nada más alejado del día de hoy en el que otorgaremos sus títulos a 948 estudiantes, 148 de posgrado.

Han sido muchos los avatares históricos por los que ha atravesado esta Escuela hasta convertirse en la actualidad, en el centro más grande de nuestra Universidad de Alicante.

Sin duda, hacer un repaso de aquellos años iniciáticos pasa por reconocer la labor, el tesón y el esfuerzo de todos y cada uno de los directores que han estado al frente de esta escuela, pero también al de tantos y tantos profesores, profesionales y personal de administración y servicios, muchos de ellos todavía miembros de esta casa, sin quienes esta Escuela ahora de referencia internacional, no hubiese sido posible.

Fueron épocas de estrecheces espaciales, de carencias de instalaciones, tiempos en los que los cursos se medían por semestres y el cuerpo docente repartía su tarea formativa con el trabajo en otras instituciones o empresas. Fue una época en la que incluso la Universidad de Alicante, era todavía un proyecto.

En 1979 se creó la Universidad de Alicante pero la Escuela Politécnica, entonces denominada Escuela universitaria de Ingeniería Técnica de Obras Públicas de Alicante, continuaba vinculada a la Universidad Politécnica de Valencia.

Con la llegada de los años 80, en el curso académico 84-85 se introdujeron los estudios de Informática y Arquitectura Técnica, gracias a la financiación de organismos y entidades externas como la Diputación de Alicante. Ese fue el primer y más rotundo éxito de la Escuela hasta ese momento y el impulso necesario para conseguir el cambio de nomenclatura a Escuela Universitaria Politécnica de Alicante, en 1987; la posterior adquisición del rango de Escuela Politécnica Superior, en 1991 y su adscripción definitiva a la Universidad de Alicante, en 1992.

A partir de ese momento, y pese a las trabas de algunos momentos históricos, el ascenso de la EPS ha sido imparable en los últimos 20 años, tanto en volumen de titulaciones, como en cantidad de matrículas, grupos de investigación vinculados y resultados obtenidos por los mismos.

De ser un centro, Escuela Universitaria, recién llegada en 1992 a ser un centro de referencia nacional e internacional y por supuesto en la Universidad han pasado 20 años. Una Escuela Politécnica joven pero madura, dinámica, innovadora, cercana que se ha creado por el esfuerzo de muchas personas, mujeres y hombres que siempre han creído en el potencial de esta Escuela y por consiguiente de esta Universidad.

En la actualidad, la Escuela Politécnica Superior, a pesar de ser el centro más joven de la Universidad de Alicante, se ha convertido en un centro de referencia obligada tanto a nivel nacional, como cada vez más en el plano internacional en los estudios de ingeniería y arquitectura. Actualmente se imparten 7 títulos de grado adaptados al Plan Bolonia, 9 máteres oficiales y se culminan los programas de las 8 titulaciones modificadas por la entrada en vigor del Espacio Europeo de Educación Superior. Siempre, con el firme compromiso tanto desde el gobierno de la Universidad de Alicante, a quien dirijo, como desde la propia dirección de la Escuela, de adecuar la formación a las demandas de la sociedad.

Y me van a permitir que, llegado este punto, exprese mi agradecimiento de un modo especial, a la figura de Fernando Llopis, director de esta Escuela desde el año 2005. Han sido unos años, en los que sin duda, la Escuela Politécnica Superior ha experimentado un enorme crecimiento y se ha situado en posiciones de cabeza en cuanto a innovación, vanguardia y modernización de los servicios. Un centro en el que tanto investigadores como docentes han contado con el apoyo de la dirección para llevar a cabo sus proyectos y mantener acreditados niveles de calidad y excelencia formativa.

De Fernando Llopis, con quien comparto Departamento, el de Lenguajes y sistemas informáticos, así como grupo de investigación, el de procesamiento del lenguaje natural y sistemas de información, puedo decir que es una persona absolutamente entregada y comprometida con la institución y que desde su puesto, al frente de esta Escuela, ha luchado firme y decididamente en la defensa de uno de nuestros principios esenciales, la educación superior, pública y de calidad. También coincido con él en su descripción de esta Escuela que también es la mía, como un centro abierto, con vocación de servicio a la sociedad y con un compromiso firme por la internacionalización y la profesionalización de sus egresados, para quienes desde la dirección, se ha llevado a cabo un enorme esfuerzo a fin de conseguir un amplio programa de prácticas en empresas e instituciones de todas las partes del mundo, que además se complementan con un ambicioso programa de formación en inglés, pionero en nuestro campus universitario. Por todos estos logros, y también por su tesón, he de reiterar mi agradecimiento a quien dirige este centro con el propósito de formar a profesionales versátiles capaces de interactuar con especialistas de la más diversa índole y de adaptarse y afrontar sin temor los cambios a que obligan los nuevos tiempos, sobre todo en carreras tan técnicas como las que aquí se imparten.

Fernando Llopis ha puesto en valor la académica, sabiendo situar la Escuela en el centro de las decisiones de la Universidad. Fernando, con su carácter, talento e indudable compromiso institucional ha sabido establecer un clima de trabajo, consenso y dialogo altamente demandado en el actual contexto. Fernando gracias por tu trabajo, casi ocho años al frente de la Escuela, gracias a ti y a todos los que te han acompañado en estos años en la dirección de la Escuela.

Dejadme, por último, que dé a las nuevas graduadas y a los nuevos graduados mi más sentida enhorabuena.

Muchas gracias / Moltes gràcies.

 

Oficina del Rector


Universitat d'Alacant
Carretera de Sant Vicent del Raspeig s/n
03690 Sant Vicent del Raspeig
Alacant (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3866 / 9372

Fax: (+34) 96 590 9464

Per a més informació: informacio@ua.es, i per a temes relacionats amb aquest servidor web: webmaster@ua.es

Carretera de Sant Vicent del Raspeig, s/n - 03690 Sant Vicent del Raspeig - Alacant - Tel.: 96 590 3400 - Fax: 96 590 3464