Saltar apartados

Festivitat de Sant Tomás d'Aquino

Alacant, 28 de gener de 2013

Deixeu-me, primer de tot, que us done les gràcies a totes i a tots per haver-nos volgut acompanyar hui ací, al Paranimf de la nostra universitat, en aquest acte de la festivitat de Sant Tomàs d'Aquino. Per a mi és un plaer i un honor presidir-lo per primera vegada com a rector de la nostra Universitat. 

El solemne acte que celebrem avui manté viva una tradició universitària que es remunta a 1880, data en què el papa Lleó XIII va proclamar Sant Tomàs d'Aquino patró de les universitats. Des d'aquella data, totes les universitats han convertit aquesta festivitat en una jornada de celebració, durant la qual es fa lliurament de distincions molt sentides i totalment arrelades a la institució universitària. 

Les meues primeres paraules de reconeixement van adreçades a les titulades i titulats en el curs 2011-2012, que avui estan representats ací per les companyes i els companys que han aconseguit els premis extraordinaris en les respectives especialitats. 

Sóc coneixedor que els anys que heu passat en la universitat han sigut, per a totes i per a tots, una etapa de la vostra vida particularment intensa. Han sigut anys d'estudi, de qualificació professional i, també, de formació humana al costat dels vostres col•legues i del vostre professorat. Estic segur que sempre conservareu un gran i entranyable record dels temps d’estudiants universitaris en aquest campus. 

Els estudis que amb esforç heu seguit a les aules de la nostra Universitat us han enriquit, per tant, com a professionals i com a persones. En molts casos la possibilitat de cursar una carrera només ha sigut factible gràcies al compromís i l'esforç de les vostres famílies i al suport de les persones que estimeu. Estic convençut que també per a elles aquests estudis han significat sacrificis i, per això, el fet que els culmineu amb èxit és una satisfacció compartida per tots. 

En vosaltres, nous titulats i titulades, queda representada l'aspiració dels universitaris per accedir al coneixement científic i crític dels diversos camps del saber humà. 

Us felicite per l’èxit, i us anime, en el desenvolupament del vostre exercici professional, a ser un exemple vivent del comportament ètic dels estudiants de la Universitat d'Alacant; a ser ambaixadors permanents dels seus valors de tolerància, d’esperit crític i de comportament responsable. La societat posa en vosaltres totes les expectatives per a arribar a un món més just, més lliure i més solidari; i jo sé que sabreu estar a l’altura. 

Vull felicitar, també, els doctors que heu pujat a aquesta estrada per a rebre, després d’anys d'esforços, el premi extraordinari que mereixeu. Rebeu la més afectuosa i reconeguda enhorabona. 

Permeteu-me que faça extensiu el meu reconeixement als vostres directors de tesi, els quals us han orientat, ajudat i animat perquè el vostre treball arribe a bon port. Els agraïsc públicament la dedicació i l'interès que han posat perquè cadascun de vosaltres haja contribuït amb la tesi doctoral a generar nou coneixement i també a obrir noves vies per a investigacions futures. Sens dubte que per als vostres directors és un motiu de satisfacció i d'orgull veure que el treball que heu fet ha sigut reconegut avui amb el premi extraordinari.

En aquesta celebració de la festivitat de Sant Tomàs d'Aquino, acabem d’investir doctor honoris causa de la nostra universitat: el doctor Daniel Pauly. 

Vull donar-li la benvinguda i dir-li que ens sentim molt honrats amb la seua incorporació al claustre. La seua trajectòria, la seua dedicació, han de ser un exemple per a tots nosaltres. 

Les universitats reservem la concessió del grau acadèmic més alt a aquelles persones que, al llarg de la seua vida, han acreditat mèrits excepcionals en pro de la ciència, de la cultura, de l'art o del progrés de la societat. Com ha exposat el padrí, el nostre nou doctor reuneix mèrits sobrats per a ser mereixedor d'aquest guardó, i per això vull agrair-li que, acceptant incorporar-se a la nostra Universitat, ens permeta beneficiar-nos del seu prestigi i dels seus coneixements. 

Vull felicitar també el prof. Dr José Luis Sanchez Lizaso per la brillant laudatio, que posa de manifest la rellevancia científica i academica del profesor Pauly. 

Permítanme aquí y ahora, cuando soplan fuertes vientos privatizadores, que defienda abierta y claramente los servicios públicos. 

En la tercera oleada del Barómetro de Confianza Institucional, que periódicamente lleva a cabo Metroscopia, interrogados los encuestados sobre su aprobación o desaprobación respecto de la forma en que una serie de instituciones, grupos sociales y figuras públicas estaban desempeñando sus funciones, los resultados arrojan pocas dudas. De un lado, los ámbitos institucionales que, por su desempeño profesional, obtienen los mayores niveles de aprobación resultan ser precisamente los que se están viendo más castigados por los recortes en el dinero público: es el caso de los médicos y científicos, de la enseñanza pública, de la Universidad y de la sanidad pública, junto con las pequeñas y medianas empresas, las policías, las ONGs, Cáritas y hasta los funcionarios, todos ellos con márgenes de aprobación muy superiores a los de desaprobación. En concreto, la Universidad recibe, por el modo en que desempeña sus funciones, la aprobación del 74% y la desaprobación del 23%, con un saldo favorable de 51 puntos porcentuales. Y en el caso de los científicos, la mayor parte de los cuales radicados en las universidades, su grado de aprobación asciende al 90% y el de desaprobación al 6%, con un diferencial de 84 puntos positivos. En el otro extremo, bueno, ya saben, las que se imaginan, que son también, por cierto, las que más se han beneficiado y benefician de las aportaciones públicas. 

En condiciones de incertidumbre y riesgo, como las actuales, los servicios públicos, el compromiso moral y político de los Estados para con el bienestar de sus ciudadanos es más exigible y necesario que nunca, lo que debería obligarnos a repensar el papel de los gobiernos y sus prioridades autoasumidas o impuestas. 

Las sociedades desarrolladas son sociedades del conocimiento. En cierto modo, dicha denominación es redundante, ya que en todas las épocas lo que ha determinado decisivamente qué zonas o países eran ricos o pobres de forma duradera y sostenible ha sido en última instancia el dominio del conocimiento, más que la naturaleza de sus actividades o la dotación de recursos naturales. 

Resulta indudable, sin embargo, que en la producción y distribución del conocimiento la universidad ocupa una posición central, si bien sus potencialidades se ven circunscritas por el entorno sociocultural, el entorno económico y la cualificación y calidad del entorno empresarial. A su vez, los aportes de las universidades debieran contribuir a mejorar el entorno sociocultural, a promover y modernizar el entorno económico e institucional, y a acrecentar y recualificar el capital humano y la capacidad organizativa y directiva de las empresas. 

La Universidad, en consecuencia, lejos de rehuir sus responsabilidades, debe asumir los hechos, afrontar esta rugosa realidad, y emprender las medidas que estén en su mano para corregir un rumbo poco afortunado. En concreto, mejorando el ajuste entre oferta y demanda de estudios universitarios tanto respecto a los potenciales estudiantes como respecto al mercado de trabajo, favoreciendo una oferta diferenciada, ágil y atenta a nuevas necesidades, tendencias y problemas en los grados, pero aún más decisivamente en los posgrados, la piedra de toque de una estrategia de especialización. En segundo lugar, desarrollando la oferta de formación continua para los ya titulados, importante, sin duda, para la adaptación entre la formación inicial y los contenidos y atribuciones de los puestos de trabajo, pero también para el desarrollo profesional posterior. En tercer lugar, afinando la información sobre las oportunidades de inserción laboral que las distintas titulaciones brindan. Por último, promoviendo la formación para el empleo, acordonando la transparencia en las cualificaciones y su conciliación con las necesidades de las empresas, en el corto y largo plazo, a la hora de diseñar itinerarios formativos y complementos de formación, fundamentalmente prácticos. 

La Universidad, sin embargo, no trabaja única y exclusivamente para la corrección de sus ineficiencias internas. Sabe, en fin, que no es un ente abstracto y separado de un entorno que aspira a transformar, sino agente activo de un cambio imprescindible. Cambio, en primer lugar, del ambiente sociocultural, en favor de una vida más rica, informada y activa, fundamento del ejercicio de una ciudadanía plena. Pero también, cambio de un modelo productivo en declive y sin futuro. 

En las sociedades desarrolladas, como ya he señalado, se verifica una retroalimentación virtuosa entre las universidades y su entorno tecnológico, económico, institucional y sociocultural, de modo que en dicha “atmósfera” la economía, la sociedad y un cierto “ambiente”, que aúna tecnología, talento, creatividad y tolerancia sustentan a sus universidades demandando sus servicios y contribuyendo a su desarrollo, al tiempo que éstas generan la formación, la investigación y la transferencia tecnológica que demanda su entorno. 

Dicho entorno se ha caracterizado en las últimas décadas, y singularmente en la última, por su resistencia al cambio, por su “dependencia de la senda”, una senda agotada y equívoca, basada en sectores maduros y con baja intensidad tecnológica, insuficiente capacidad de innovación en procesos y escasamente productivos. 

El resultado, como es notorio, ha sido la negativa trayectoria de la economía alicantina en la última década, la pérdida de su posición relativa respecto a la media europea, española e, incluso, valenciana, y también su incapacidad para aprovechar el capital humano y tecnológico que la formación superior tendencialmente brinda. 

En esta tarea, sin embargo, la Universidad de Alicante no puede sustituir la acción de las administraciones públicas, de las empresas, de la sociedad civil en su conjunto, que tan importantes fueron para su puesta en marcha y desarrollo en sus inicios. Hoy como ayer, quisiéramos acompañar y ser acompañados, ayudar y ser ayudados para afrontar un cambio de piel tan difícil como estimulante. 

Así, de las Administraciones esperamos un marco de financiación suficiente y estable, que considere, como demandó el Comunicado de Rectores y Rectoras de las Universidades Públicas Españolas, emitido en diciembre del pasado año, la educación superior, la investigación, el desarrollo y la innovación, intrínsecamente unidas entre sí, no como un gasto, sino como una inversión, ya que sin conocimiento no habrá progreso. A cambio, las universidades nos comprometemos –y cito literalmente- “a incrementar la eficacia y eficiencia de nuestras instituciones, y a continuar con la transparencia y la rendición de cuentas ante la sociedad, con el fin de que nuestras universidades sigan impulsando la cohesión social en nuestro país y sean motores y fuentes de conocimiento y riqueza”. 

De las empresas, quisiéramos su apoyo, a través de múltiples vías, que deben definirse de mutuo acuerdo y mediante regulares y constantes contactos. 

La especialización y la internacionalización de las empresas no es una opción, sino una necesidad. Y la internacionalización y especialización de las actividades empresariales requiere de personal cualificado, capaz de gestionar la mayor complejidad que comporta, por más que el genio emprendedor sea insustituible, y la capacidad de conformar entidades colectivas de alta productividad el verdadero eje de una economía competitiva y dinámica. 

A las familias y a nuestros estudiantes, en fin, les pedimos no solo que tomen en consideración las características del mercado laboral sino que cultiven aquellas características personales –la motivación de logro, la cultura del esfuerzo, la disciplina y capacidad de autoorganización, la flexibilidad y movilidad- que favorecen la empleabilidad. 

Déjenme ahora recapitular sucintamente lo que aportamos y lo que demandamos las universidades. Y lo que pretendemos. Por supuesto, en el corto plazo, las universidades, por los impactos directos, indirectos e inducidos de su actividad son un motor no menudo de las economías locales, tanto en términos de Valor Añadido Bruto como de empleo. 

Un reciente informe ha calculado la contribución de las universidades públicas valencianas al crecimiento económico de la renta per cápita de la Comunidad Valenciana en las dos últimas décadas en 0.6 puntos porcentuales anuales, lo que representa casi una cuarta parte del crecimiento en dicho periodo (23.4%). 

Además, en la medida en que los universitarios muestran tasas de ocupación más altas y obtienen mayores salarios, pagan más impuestos directos e indirectos, e incrementan la recaudación fiscal. De modo que, en términos estrictamente económicos, el saldo entre el esfuerzo financiero que representa el gasto público en educación universitaria pública y el aumento de la recaudación fiscal derivado de los mayores impuestos que pagan los titulados universitarios, es positivo para el conjunto social. 

Acuciados, no obstante, por una agobiante situación económica haríamos mal en aceptar una conversación pública sobre las contribuciones de la universidad a la sociedad en términos exclusivamente económicos. 

Son evidentes y mensurables algunos de los efectos positivos de la educación universitaria en situaciones significativas de la vida societaria, desde estilos de vida más saludables hasta mayores y mejores vínculos sociales, desde una superior confianza en sí mismos y en los demás hasta una más alta valoración del trabajo, desde una mayor participación política hasta una reducción de las desigualdades entre los sexos en las relaciones personales, que desgraciadamente no ha resultado extensible al mercado de trabajo ni a la relación salarial, donde siguen primando la discriminación y la segregación. 

Aceptar, sin embargo, que solo lo mensurable existe nos retrotraería a la parábola del dipsómano que busca en la noche el objeto perdido bajo un farol, no porque crea que puede estar allí, sino porque es allí donde hay algo de luz, una restricción inaceptable. 

Quiero decir, que los estudios universitarios son también la ocasión para el disfrute de una vida más plena, para aprender a ser críticos con los males del mundo, para un mejor conocimiento del pasado que nos prevenga de los problemas del presente, para una participación informada en la vida social y política, o para el mero amor por el conocimiento. Y hay muchas disciplinas sin, en principio, ningún efecto directo, ni siquiera indirecto, en la productividad, que nunca hemos dudado en enseñar a nuestros hijos desde niños, conscientes de que en la práctica la mayor parte de los problemas que la vida nos plantea no tienen la elegancia de un modelo matemático ni la eficacia de una técnica probada. Más aún, hasta en los trabajos que aplican disciplinas que son relevantes para la productividad, gran parte de los conocimientos obtenidos en los colegios, institutos y en las universidades, carecen de importancia directa en la práctica laboral, sin que por ello hayamos dudado nunca de su necesidad; de la necesidad, en fin, de que un economista sepa algo de Mendel o de filosofía, de política o de historia, el diseñador de páginas web algo de arte, el ingeniero a redactar correctamente un informe, el informático a presentar en público sus resultados, o el bioquímico a disponer de un cierto sentido musical o filosófico sobre la aleatoriedad necesaria de la vida. 

Traigo esto a cuento de los debates recientes sobre el mapa de titulaciones. Cierto, como ya he señalado, estamos obligados, por imperativos económicos, a recortar gastos y a racionalizar nuestros recursos colectivos, mejorando el ajuste entre oferta y demanda en relación con las efectivas oportunidades que el mercado laboral brinda. Pero, además de que, en el caso de la Universidad de Alicante, la oferta de grados está bien estructurada y ajustada a la demanda, a la hora de establecer indicadores sobre qué titulaciones deben seguir ofertándose, deberíamos considerar alguna circunstancia más que el número de alumnos matriculados en los últimos cursos. Deberíamos, por ejemplo, tener en cuenta argumentos relativos a la relevancia de esos estudios en la preservación del patrimonio cultural local y global, la distribución geográfica del título y su singularidad en el contexto del sistema universitario público valenciano, su impacto en la producción científica reconocida de la universidad, su implantación y prestigio en la comunidad académica o social de referencia, el coste del PDI de la especialidad que se vería eventualmente privado de la docencia en su especialidad y la empleabilidad de sus egresados en el contexto de referencia. 

Quiero finalizar felicitando a toda la comunidad universitaria en este día del patrón de la universidades con el convencimiento de que el esfuerzo individual favorecerá el bien común de la universidad de Alicante y de todos que trabajamos en ella. 

¡Muchas gracias!

Oficina del Rector


Universitat d'Alacant
Carretera de Sant Vicent del Raspeig s/n
03690 Sant Vicent del Raspeig
Alacant (Spain)

Tel: (+34) 96 590 3866 / 9372

Fax: (+34) 96 590 9464

Per a més informació: informacio@ua.es, i per a temes relacionats amb aquest servidor web: webmaster@ua.es

Carretera de Sant Vicent del Raspeig, s/n - 03690 Sant Vicent del Raspeig - Alacant - Tel.: 96 590 3400 - Fax: 96 590 3464